Domingo 21 de abril, 2002. San José, Costa Rica.
Teleguía Teleguía Secciones Suplementos
Portada
Mapa del sitio
Si tiene alguna sugerencia o comentario sobre esta noticia, escriba a nuestros redactores.
Costa Rica en el Mundial 2002

Campeonato futbol

Historia de los mundiales

Copa de Oro 2002

Vídeos goles Costa Rica

Resultado encuestas pronósticos partidos hexagonal

Vídeos de Claudia en 200 y 400 libre (medalla bronce en ambas)

Vídeos Costa Rica en Italia 90

UNAFUT

Alexandre Guimaraes

Alajuelense

Cartaginés

Herediano

Saprissa

Manchester City

Fútbol Guatemala

Grandes Ligas

FIFA

NBA

Especiales

Tiempos de Selección

100 años de deportes

Noticias Deportes:

Recio. Juan José Rodríguez marca a Doo-Ri Cha, quien le dio problemas a la defensa tica y anotó el primer gol para su selección. /Foto Mariano Matamoros.

"Guima" pule la lista

Corea del Sur 2 - Costa Rica 0

Ante surcoreanos, experimentar fue la prioridad

Hárold Leandro
hleandro@nacion.com
Enviado de La Nación

Daegu. La mitad de la baraja tricolor quedó oculta en la manga del timonel Alexandre Guimaraes.

En su lugar, Guima parchó la alineación ante Corea del Sur con hombres que todavía están bajo la lupa del seleccionador.

Además:
  • Ficha del partido
  • De Wílmer para Juan Bautista
  • Apuntes tácticos

    Gráfico:

  • Minuto 78
  • Mas, nos atrevemos a inferir que tantos cambios en la formación pueden ir más allá de la simple necesidad de darle minutos a quienes reclaman tiquete de último momento.

    Porque hay partidos imposibles de comprender si no se echa mano de las circunstancias.

    Y recordemos que, en una semana, China –rival tico en el Mundial– también se enfrentará a los surcoreanos. La comparación será inevitable.

    Así que, poner entre paréntesis a la columna vertebral del equipo –Érick Lonis, Gilberto Martínez, Mauricio Solís y Wílmer López– podría denotar la intención de esconder cartas.

    Todo esto juega. Poner la carne en el asador desde el arranque ante los surcoreanos podría haber evitado la derrota de 2 a 0, pero hubiera sido una ostentación innecesaria ante los espías que le están tomando el pulso a la Selección.

    El marcador adverso fue el precio de ensayar. De alterar la estructura del grupo para ver cómo encajan las fichas nuevas, de ocultar ciertos ases para confundir las miradas indiscretas.

    Ayer había 11 periodistas chinos y un asistente de Bora Milutinovic viendo el partido. También un asesor del timonel turco Senol Gunes. No estaba de más ser algo discretos.

    Como parte de estos ejercicios, Guimaraes prescindió de Gilberto Martínez, quien suele convertir el área tica en un búnker sin accesos.

    También limitó la proyección de sus laterales, empeñados ayer en brindar protección por los costados, y evitó reunir a Wílmer López con Wálter Centeno, lo cual parece ser uno de sus soportes tácticos de cara al Mundial.

    Pero el cambio que más resintió la Tricolor fue, quizás, la ausencia de Mauricio Solís.

    Porque, fiel a los dogmas del balompié moderno, Solís corta, mas también es hábil con el balón en sus pies.

    Y sin su aporte (entró a 15 minutos del final), Costa Rica careció del enlace que comunicara a zagueros con los volantes y los laterales.

    Sin conexión

    Con las líneas inconexas, el equipo padeció lagunas en algunos tramos del partido y propició el primer tanto local.

    Aún así, del primer tiempo podemos rescatar la labor de Luis Marín y Mauricio Wright, atinados en defensa, y de Winston Parks, una de las mejores figuras de los partidos ante Japón y Corea del Sur.

    Conforme avanzó el segundo lapso, el experimento fue cediendo paso. Aparecieron, entonces, caras que sí tienen campo asegurado en el Mundial.

    La Tricolor mejoró, gracias especialmente al empuje de Wílmer López y Rónald Gómez.

    Y en el afán por cazar a los surcoreanos, la defensa quedó descobijada y abrió el portillo para que entrara el segundo tanto asiático.

    El pitazo final significó el banderazo de salida para el período de reflexiones.

    El equipo no puede jugar siempre en piloto automático. Tiene sus titulares, bastiones indispensables, y también cuenta con hombres de refresco, piezas de ajedrez que sorprenden y ayudan a dar golpes de timón.

    La gira terminó, y las conclusiones reposan ya en la libreta del entrenador.

    Solo resta confirmar quiénes serán los ungidos para la gran cita.


    Ficha del partido

    COREA DEL SUR

    2 Kim Byung-Ji 6; Kim Tae-Young 6, Hong Myong-Bo 6, Lee Min-Sung 6, Song Chong-Gug 6, Lee Eul-Yong 6, Lee Young-Pyo 6, Ahn Jung-Hawn 7, Choi Tae-Uk 7, Seol Ki-Hyeon 6, Cha Du-Ri 7.

    Cambios. Hyun Young-Min 6 (Tae-Yong, 66'); Choi Jin-Cheul 6 (Ming-Sung, 69'); Lee Chun-Soo (Ki-Hyeon, 76'); Choi Sung-Yong (Jung-Hwan, 77').

    D. T.: Guus Hiddink.

    Costa Rica

    0 Álvaro Mesén 6; Luis Marín 7, Mauricio Wright 7, Aléxander Madrigal 6, Daniel Vallejos 6, Juan José Rodríguez 6, Rodrigo Cordero 5, Wálter Centeno 6, Oscar Rojas 5, Rolando Fonseca 5, Winston Parks 7.

    Cambios. Steven Bryce 5 (Rojas, 46'); Max Sánchez 6 (Madrigal, 46'); Léster Morgan 6 (Mesén, 46'); Wílmer López (Vallejos, 60'); Rónald Gómez (Centeno, 64'); Juan B. Esquivel (Rodríguez, 70'); Hárold Wallace (Parks, 75'); Mauricio Solís (Cordero, 75').
    D. T.: Alexandre Guimaraes.

    DETALLES

    Arbitraje: Yoshida Toshimitsu (Japón).
    Goles: 1 a 0 (25'): Cha Du-Rai; 2 a 0 (83'): Choi Tae-Uk

    Estadio: Daegu, Corea del Sur.

    Asistencia: 35.000 espectadores.

    Motivo: Partido amistoso de preparación para el Mundial Corea-Japón 2002.


    De Wílmer para Juan Bautista

    Enyuntados por la izquierda, ambos armaron la jugada de gol más clara de todo el partido.

    La vieja fórmula del "toma y dame" no pasa de moda. Y por esa vía se presentó la mejor y más clara oportunidad de anotación para la Selección Nacional.

    Los protagonistas fueron el lateral izquierdo Juan Bautista Esquivel y el volante Wílmer López, en una jugada muy similar a la que provocó el penal ante Marruecos, el 27 de marzo.

    Era el minuto 78 cuando Esquivel (relevo de Juan José Rodríguez, al 70í) cabalgó por la izquierda y sirvió a Wil, quien a su mejor estilo recibió y devolvió.

    Juan Bau nunca dejó correr y llegó destapado al marco, pero perdió el "mano a mano" con el arquero Byung-Ji Kim. Era el empate..., se fue.

    "La jugada fue muy rápida y pensé en rematar. Con más cabeza fría hubiera visto si alguien más podía hacerlo, pero cuando me vi de cara al portero pensé en rematar".


    Apuntes tácticos

    Cortar las alas para pasar la aldaba

    Los carrileros indiscutibles de la Tricolor, Hárold Wallace y Carlos Castro (ausente en la gira), cedieron espacio a dos laterales con vocación represiva, como Daniel Vallejos y Juan José Peché Rodríguez. Con ellos, zagueros recios, el equipo pierde proyección ofensiva, pero gana en solidez.

    Por primera vez en la era de Guimaraes, el estratega archiva la fantasía de volar por las alas, y apuesta por el hierro y la cautela, previendo el vértigo que se anticipa ante China y Turquía, nuestros primeros adversarios en el grupo D, en la cita mundialista de Corea y Japón 2002.

    Wálter Centeno, solo en la creación

    Era uno o el otro. Nunca juntos. Mas, en el transcurso de la segunda fase eliminatoria, el técnico atinó a ubicarlos a ambos en la alineación titular. Wálter Centeno y Wílmer López pasaron a ser complementarios. Si los dos están en la cancha Wálter se convierte en el regulador del juego, en el administrador del balón y de las pausas, mientras que Wílmer se agiganta en su función de media punta con una propuesta vertical decididamente ofensiva, cuyos principales beneficiarios son los carrileros. Ayer, en un partido tildado de cautela, Centeno intentó hacer lo que sabe: administrar el juego, hacer la pausa y esconder la pelota.

    Winston Parks, una daga por dentro

    Winston Parks, el "gran hallazgo" de la gira, transitó en el borde del área durante el primer fogueo, el miércoles contra Japón, con la idea de desequilibrar, montar el preámbulo del gol y, si era posible, hacerlo.

    Mientras que, ayer frente a los surcoreanos, Winston interpretó la función típica de Paulo Wanchope, enquistado entre los centrales adversarios, o bien en tarea de pivote en tres cuartos de cancha, en las cercanías de la media luna, con el claro objetivo de desequilibrar y provocar, con su fuerza, que otros entraran con ventaja y el panorama abierto para ensayar el disparo al marco.

    Ases vitales y cartas escondidas

    Si los llevó tenía que probarlos. La ocasión se presentaba de perlas para Guimaraes, a fin de que pudiera observar a todos los hombres que convocó para esta gira, por demás, la última oportunidad antes de la hora de la verdad. En el último cuarto de hora del choque, Guima pretendió retomar la opción de buscar primero el empate y después una posible victoria. Con ese afán introdujo a tres o cuatro de sus figuras indiscutibles, a quienes, con el Mundial a la vuelta de la esquina, se imponía la necesidad de esconder, por temor a los espías.


    Archivo y Ediciones
    anteriores
    Última hora por email
    Escríbanos
    Envíe un
    fax gratis
    Servicios
    Avisos
    Económicos
    Noticias en
    Agenda digital
    Chats

    Agenda



    Reglamento: "Dos Pinos y La Nación te lleva a Corea"
    Actualidad nacional
    Encuentro de candidatos con La Nación
    Especial Mujeres, tecnología y ciencia
    Reglamentos derechos de vía y publicidad exterior
    Leyes e informes
    Lista leyes y proyectos
    Opine
    Foro: Segunda ronda electoral
    Lista de foros
    Deportes
    Juegue Digigol
    Campeonato de futbol
    Educación
    Imágenes de orquídeas
    25 aniversario UNED
    Fechas históricas
    Tribuna del idioma
    Columna Raíces
    Belleza, hogar y moda
    Conozca a Miss Costa Rica
    Moda, decoración y belleza
    Libertad de prensa

    Condena periodista costarricense
    Pasatiempos
    Tiras cómicas
    Cinemanía
    Sitios de interés
    Sitios Costa Rica


    © 2002. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com