Domingo 28 de abril, 2002. San José, Costa Rica.
Teleguía Teleguía Secciones Suplementos
Portada
Mapa del sitio
Si tiene alguna sugerencia o comentario sobre esta noticia, escriba a nuestros redactores.

Leyes y proyectos

Obituario

La Gaceta en breve

Diario Oficial La Gaceta

Sitios de Costa Rica

Tiras cómicas

Teléfonos de Emergencia

Noticias Nacionales:

Rodríguez.
"No me gusta ser prepotente y decirle al próximo gobierno qué es lo que se debe hacer. Ellos tomarán sus decisiones. Yo seré un expresidente muy respetuoso". (Foto: Carlos Borbón)

Admite en qué falló

Rodríguez: balance final

"No me dejaron hacer las reformas que yo propuse"

Alexánder Ramírez S.
aleramirez@nacion.com
Redactor de La Nación

Incluyendo la de hoy, en su calendario solo le quedan diez hojas por contar como presidente de Costa Rica.

Este 8 de mayo, Miguel Ángel Rodríguez Echeverría, economista liberal de 62 años, entregará la banda tricolor a su sucesor, Abel Pacheco de la Espriella, un psiquiatra de 68 años.

Si de logros se trata, se le nota satisfecho cuando los enumera y cuando sostiene que deja un país mejor preparado para los retos del futuro.

Además:
  • La verdad del mandatario
  • Momentos en el poder y después de él
    Gráfico:
  • Frases presidenciales
  • Pero, ¿en qué se equivocó?, ¿por qué no cumplió metas que se trazó y ofreció hace cuatro años cuando tomó posesión de su cargo?

    Hoy admite sus fallas; alega que no le permitieron ejecutar las reformas que propuso y no escatima en repartir culpas. Pero aclara que tampoco se quedó de brazos cruzados.

    En su última entrevista como gobernante, respondió las preguntas que le formularon Juan Fernando Cordero, jefe de información, y los periodistas Alexánder Ramírez, Édgar Delgado y Emilia Mora, el miércoles pasado en la Casa Presidencial.

    Este es un extracto de la conversación que sostuvo por una hora con La Nación.

    Tres desaciertos

    –Si tuviera que priorizar tres desaciertos que, a su juicio, tuvo en su gestión, ¿cuáles serían?

    –El primero fue haber parado el proceso de concertación que nos permitió grandes acuerdos con la sociedad civil. Cometí el enorme error de pararlo cuando tuve el dictamen de las comisiones. Ante la presión de la gente, incluso de los medios, de que estábamos perdiendo el tiempo, caí en la trampa de solo irme a la Asamblea Legislativa.

    "Segundo, tal vez debí comenzar con la apertura de seguros y no con el ICE. Comenzar con una institución que levantara menos emociones y que le permitiera a la gente razonar tranquilamente.

    "Y tercero (silencio), no haber procedido con mano más fuerte en la primera interrupción de los embarques en Caldera. Esto debilitó nuestra posición para evitar que grupos de la población crean que tienen el derecho de interrumpir las vías, el tránsito y romperle los derechos a los demás, porque eso en un país es potencialmente muy grave".

    Repartición de culpas

    –Usted, en su discurso de toma de posesión, el 8 de mayo de 1998, anunció: "es nuestro objetivo alcanzar al final de mi gobierno un crecimiento económico superior al 6 por ciento, lograr que la inflación no supere el 5 por ciento, disminuir los índices de pobreza a menos del 17 por ciento en el año 2002 y volver a reducir el desempleo a menos del 5 por ciento". ¿Cómo le explica ahora a los costarricenses que esas metas no se hayan logrado?

    –Muy fácilmente: no me dejaron hacer las reformas que yo propuse. Para hacerlo, dije que había que vender el INS, el Banco de Costa Rica, FANAL, BICSA, pagar deuda interna, abrir el monopolio de las telecomunicaciones. Eso era indispensable para alcanzar los objetivos.

    –¿Responsabilidad legislativa, suya o de otros actores?

    –Creo que de todo el país. No tuve mayoría parlamentaria. De manera que llegué con un programa que dependía de que otros grupos políticos me dieran apoyo. Acuérdese que el Partido Liberación Nacional se opuso a la venta de cualquier activo después del enfrentamiento por la apertura en telecomunicaciones y energía. "Ahí se cerraron las puertas para esa reforma.

    "También podría decir que me tocó gobernar en un contexto internacional complicado, pero no me voy a escudar en eso. Aunque fue complicado, si nos hubieran permitido hacer las reformas, creo que hubiéramos logrado los objetivos casi en su totalidad.

    Dos herencias

    –En ese discurso, usted también ofreció: "un nuevo gobierno que convierta una precaria situación fiscal en una sólida hacienda pública". Hoy, la deuda pública es el problema económico más grave que enfrenta el país. ¿Qué pasó?

    –La misma respuesta. Pero quiero decirle que durante cuatro años la deuda interna no aumentó ni la deuda total como porcentaje del PIB, como era la tendencia. Dejamos una situación fiscal muy similar a la que recibimos, no la logramos mejorar y resolver como hubiera querido, pero dejamos la manera de resolverla. Ahí están las propuestas de los exministros de Hacienda, en la Asamblea Legislativa.

    "¿No aceptaron nuestra propuesta? En lugar de decir: ë¡Bueno, salados; yo vine con una propuesta, no me la aceptaron, me voy para mi casa, que busquen otra!í, dijimos: ëSomos responsables. Vamos a buscar una segunda alternativaí, y ahí está".

    –¿Cree que el país llegará inevitablemente a la apertura de energía y telecomunicaciones? Si así es, ¿qué factores ve que presionarán en esa dirección y a qué plazo?

    –Sigo creyendo que la solución es la apertura, porque el sector es muy dinámico, el cambio tecnológico es muy rápido y hay muchas alternativas que se plantean.

    "Pero hemos probado que se puede trabajar sin apertura. Trajimos a Guy de Téramond (ministro de Ciencia Y Tecnología); trajimos una visión distinta de transmisión de datos y de Internet. Don Guy y el ICE empezaron a ver lo que tenía el ICE, y vieron que lo que el ICE tenía para telefonía era la base de una gran obra de transmisión de datos".

    Un dilema

    –Como académico, candidato y gobernante ha insistido en que la mejor solución es la apertura. Pero termina su gestión hablando de subsidios para los arroceros y mayores aranceles a la importación de granos. ¿Cambió de visión?

    –No. Sigo creyendo que la mejor solución es la apertura. Pero sigo creyendo que un país tiene el derecho de darle apoyo a un grupo al que quiera defender.

    "Los subsidios deben ser directos y establecidos en el presupuesto nacional, para que les permitan a los pequeños y medianos arroceros producir. Eso mientras el pobre pueda comprar el arroz barato a precio de mercado mundial.

    "Recurrimos a la salvaguardia para proteger al mercado en amenaza de destrucción cuando hay importaciones masivas. Pero es algo provisional, porque el país no puede romper sus obligaciones de comercio internacional. Nos pueden parar nuestras exportaciones y tenemos que acordarnos que exportamos $1.600 millones en bienes agrícolas e importamos $400 millones.


    La verdad del mandatario

    Miguel Ángel Rodríguez destaca algunos logros de su gestión en tres grandes áreas:

    Modernización:

  • Apertura de mercados, tratados de libre comercio y atracción de inversiones.

  • Reparación y mantenimiento de la red vial, infraestructura portuaria y aeroportuaria, mejoras en telecomunicaciones, el proyecto de Internet de banda ancha, desregulación de trámites.

  • Preparación del capital humano: aumento de la cobertura en secundaria y preescolar.

  • Fortalecimiento de la policía: reducción de la tasa de homicidios, profesionalización policial y mayores recursos.

  • Micro y pequeña empresa: los préstamos de BN Desarrollo cerraron, en el 2001, en ¢30.000 millones y otros por ¢10.000 millones del Banco de Costa Rica.

    Programas sociales:

  • Reordenamiento de programas y plan de solidaridad: ayuda a madres adolescentes, adultos mayores, niños hasta los cinco años, becas estudiantiles y personas con discapacidad.

  • Sistema de información de la población objetivo: permite detectar a las familias pobres para que los recursos lleguen efectivamente a ellas.

  • Becas: 11.000 en 1997; 47.000 en el 2001.

  • Bonos escolares: cobertura del 20 por ciento de la población, el porcentaje de familias en condición de pobreza.

  • Ley de protección al trabajador.

    Cambio en la forma de hacer política:

  • Sistema más transparente de rendición de cuentas. El Sistema Nacional de Evaluación cubre a toda la administración pública.

  • Triángulo de Solidaridad: un instrumento para que las comunidades decidan, con el apoyo de las municipalidades y el Gobierno, las obras que se deben realizar. Fortalecimiento y más recursos a los gobiernos locales.


    Momentos en el poder y después de él

    Rodríguez confiesa cuáles fueron sus ratos gratos, amargos y de soledad en el poder. También habla de su futuro.

    El momento más grato

    "No podría citar un solo momento. Son muchos momentos en estos últimos meses: cuando se me acerca un joven, una abuelita, un agricultor, una señora que es jefa de hogar y me abrazan, me expresan su cariño y me agradecen el trabajo que hemos hecho. Estos son momentos que definitivamente se graban en el corazón".

    El momento más amargo

    "Sin duda, los días siguientes a la aprobación, en primer debate, de la ley de apertura de los monopolios de telecomunicaciones y electricidad.

    "También fue el momento de, humildemente, entender las limitaciones de mi oficina, las reglas de la democracia y la necesidad de no desfallecer, y buscar opciones para escoger la mejor entre las varias alternativas que quedaban abiertas".

    El momento de mayor soledad

    "Yo no me he sentido solo. Me he sentido muy acompañado por mi familia, por mis asesores, por los ministros, los presidentes ejecutivos; muy acompañado por el personal que trabaja conmigo directamente en mi oficina. Yo me he sentido muy acompañado por Dios, principalmente. De manera que no me he sentido solo. Pero si tuviera que escoger el momento en que me he sentido menos acompañado, sería el momento después de la aprobación, en primer debate, de la ley de apertura de telecomunicaciones y electricidad".

    Su papel en el PUSC

    "Yo siempre he sido parte de mi partido (Unidad Social Cristiana). En estos cuatro años la Constitución me ha obligado a establecer un paréntesis que es un paréntesis en la forma, en la práctica, pero no en mi corazón. En mi corazón he seguido perteneciendo a mi partido.

    "Toda una vida he estado en el partido. Empecé a los 16 años en la precampaña para escoger como candidato a la presidencia a don Mario Echandi Jiménez, en la convención del 20 de enero de 1957.

    "Fui ministro de José Joaquín Trejos; fui uno de los jefes de campaña de don Rafael Ángel Calderón en el 86. Ayudé a don Rafael en el 82, en el año 78 me fui a trabajar en el partido como encargado del cantón de Hojancha, que era el más liberacionista del país. Lo que quiero decir con esto es que el partido me trajo al Gobierno y yo quisiera ayudar a mi partido en todo lo que necesite".

    Ofertas laborales

    "Trabajaré en la Universidad George Washington (Estados Unidos) y más adelante veremos otras posibilidades (de trabajo)".


  • Archivo y Ediciones
    anteriores
    Última hora por email
    Escríbanos
    Envíe un
    fax gratis
    Servicios
    Avisos
    Económicos
    Noticias en
    Agenda digital
    Chats

    Agenda




    Reglamento: "Dos Pinos y La Nación te lleva a Corea"
    Actualidad nacional
    Encuentro de candidatos con La Nación
    Especial Mujeres, tecnología y ciencia
    Reglamentos derechos de vía y publicidad exterior
    Leyes e informes
    Lista leyes y proyectos
    Opine
    Foro: Segunda ronda electoral
    Lista de foros
    Deportes
    Juegue Digigol
    Campeonato de futbol
    Educación
    Imágenes de orquídeas
    25 aniversario UNED
    Fechas históricas
    Tribuna del idioma
    Columna Raíces
    Belleza, hogar y moda
    Conozca a Miss Costa Rica
    Moda, decoración y belleza
    Libertad de prensa

    Condena periodista costarricense
    Pasatiempos
    Tiras cómicas
    Cinemanía
    Sitios de interés
    Sitios Costa Rica


    © 2002. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com