Miércoles 31 de julio, 2002. San José, Costa Rica.
Teleguía Teleguía Secciones Suplementos
Portada
Mapa del sitio
Si tiene alguna sugerencia o comentario sobre esta noticia, escriba a nuestros redactores.

Obituario

La Gaceta en breve

Diario Oficial La Gaceta

Sitios de Costa Rica

Servicios

Tiras cómicas

SuperSite (inglés)

Teléfonos de Emergencia

Artículo de Opinión:

Fotografía Buenos días

Fuga de cerebros


Alejandro Urbina
aurbina@nacion.com

Pocas inversiones sociales rentan menos que la educación de jóvenes que terminan residiendo en el extranjero. La llamada fuga de cerebros cuesta al país por partida doble: la inversión pública nunca se recupera y, lo más perjudicial, la competitividad extranjera aumenta, en perjuicio de la nacional, gracias a ese talento que emigró.

Desgraciadamente aquellos que deciden permanecer en el extranjero tienen razón. Los lazos familiares o amorosos, el estilo de vida costarricense y una tradición nacionalista ya no bastan para que un joven profesional regrese. Las mejores oportunidades económicas y menores impuestos (al principio de la carrera), así como una creciente inseguridad física en el país conspiran a favor de la expatriación. Pese al balance positivo que genera la inmigración de profesionales de otras nacionalidades, el país podría adoptar políticas para que también residan aquí mañana los ticos que hoy estudian en el extranjero.

Podrían restablecerse algunos incentivos que antes existían (becas con compromiso de retorno o la posibilidad de importar un automóvil libre de impuestos). Pero una forma de aumentar la probabilidad de que el estudiante regrese al finalizar sus estudios es incrementar la frecuencia de sus visitas al país durante su carrera. Para esto el Gobierno podría negociar con las aerolíneas, tarifas especiales –en fechas restringidas– para estudiantes.

La fundación CAATEC, www.caatec.org, brinda un registro voluntario a profesionales en el extranjero que facilita el reclutamiento de los cerebros expatriados. Para minimizar el impacto de la fuga cerebral se requieren más esfuerzos como este. El costo nacional de la fuga de cerebros es difícil de cuantificar pero, en el largo plazo, podría superar al de la fuga de capitales pues cuesta más que regresen.



Archivo y Ediciones
anteriores
Última hora por email
Escríbanos
Envíe un
fax gratis
Servicios
Avisos
Económicos
Noticias en
Agenda digital
Chats

Agenda
Actualidad nacional
Caminata espacial Franklin Chang
Consulta conteo presidente y diputados 2002
Leyes e informes
Lista leyes y proyectos
Opine
Lista de foros
Deportes
Ganadores concursos Mundial 2002 de nacion.com

Educación
Fechas históricas
Tribuna del idioma
Columna Raíces
Belleza, hogar y moda
Moda, decoración y belleza
Libertad de prensa

Sitio Libertad prensa y expresión
Condena periodista costarricense
Pasatiempos
Tiras cómicas
Cinemanía
Sitios de interés
Sitios Costa Rica


© 2002. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com