Lunes 15 de diciembre, 2003. San José, Costa Rica.
documentos,leyes,proyectos,informes,estudios,fallos,reglamentos,decretos,encuestas,deportes,educacion,cocina,politica,salud,historia,fotos,tecnologia,video,audio,navidad,libertad.de.prensa.y.expresion,moda,servicios.nacion.com Suplemento Cultural Áncora Estación 21 Metro Cuadrado Revista Dominical Teleguía Tiempo Libre Zurquí Secciones Suplementos
Portada

Obituario

La Gaceta en breve

Diario Oficial La Gaceta

Teléfonos de Emergencia

Noticias Opinión:

CAFTA y control parlamentario

• En pos de equilibrio entre legitimidad democrática y efectividad

Sergio Vinocour Fornieri
Profesor de Derecho Internacional UCR-SEP
svinocour@hotmail.com

Ante la trascendencia del Tratado de Libre Comercio entre EE. UU. y Centroamérica (CAFTA por sus siglas en inglés) para el desarrollo del país, un número importante de diputados han planteado recientemente la necesidad de revisar los textos antes de que se firmen. Tal pretensión evidencia una tendencia creciente en la Asamblea Legislativa a ejercer un efectivo control político de las negociaciones comerciales internacionales. Pero esta tendencia no se puede ver como una variable aislada de nuestro país, sino que obedece a una tendencia mundial de los parlamentos ante la constatación de una de las consecuencias de la globalización: la internacionalización del derecho interno; es decir, el proceso progresivo mediante el que las normas que rigen las principales actividades internamente no son producto del legislador local, sino de los poderes ejecutivos dentro del marco de negociaciones celebradas entre los estados.

Ya la Unión Interparlamentaria, foro que representa la unión de la mayoría de los parlamentos del mundo, fue contundente sobre este tema en Ginebra este año, cuando declaró: “creemos que los días en que la política exterior, y más específicamente la política comercial, fueron de exclusivo dominio del Poder Ejecutivo ya terminaron. Las relaciones internacionales están dibujando las políticas internas, y las relaciones internacionales han venido a ser parte de la agenda nacional. Sin la introducción de mecanismos sustanciales y de procedimiento que permitan pesos y contrapesos similares a aquellos que son usualmente aplicados al proceso de las demás políticas públicas, esta tendencia inevitablemente causará un déficit en la democracia en el ámbito internacional”.

Tendencia histórica. Ahora bien, el control parlamentario de la política exterior es de extraordinaria complejidad porque ya desde su primer momento parece enfrentarnos con una disyuntiva de difícil solución. Se trata de compaginar las necesidades de la eficacia de la acción exterior, que casi por definición debe ser conducida de manera discreta y rápida, con las no menos respetables exigencia de supervisión y control por parte de los representantes del pueblo democráticamente elegidos. Ante esta disyuntiva la tendencia histórica en muchos países, incluido el nuestro, fue inclinarse más por la “efectividad”, temiendo que el control político perjudicara la consistencia de los objetivos de la política exterior. Sin embargo, otros países, como EE. UU., consideraron que no necesariamente el control parlamentario excluía la efectividad de la acción exterior y plantearon un esquema donde ambos elementos encuentran un mayor equilibrio.

Así, mientras las potestades de la Asamblea Legislativa se reducen prácticamente a la aprobación o improbación de los tratados y, como algunos dicen, el derecho al “berreo”, en Estados Unidos los congresistas, tienen bajo el sistema de fast track , la potestad de autorizar o no al Ejecutivo a negociar y con quién negociar, de fijarle precisamente en la ley de autorización los objetivos y límites generales de la negociación, de revocar la autorización si no se cumple su mandato, de ser obligatoriamente consultado durante el proceso de negociación y de tener un amplio acceso a la información sobre los términos de la negociación y de sus resultados.

El sistema norteamericano es una importante referencia de cómo un país buscó lograr mayor equilibrio entre la legitimidad democrática y la efectividad de la acción exterior. Costa Rica podría aprender de esta experiencia y diseñar, de acuerdo a sus condiciones y circunstancias, los mecanismos que permitan encontrar ese equilibrio. Lo que sería un error es ignorar esta exigencia que cada vez se escucha con más fuerza y que sin duda alguna será uno de los temas de mayor debate cuando se discuta el CAFTA en la Asamblea Legislativa.


Archivo y Ediciones anteriores
Última hora por email
Noticias en Celular GSM
Emails de Redacción
Envíe un fax gratis
Servicios
Avisos Económicos
Infórmese en su Agenda digital
Chats



Agenda
Nacionales
Metro Cuadrado
Foro sobre TLC Centroamérica - EE.UU.
Foro sobre seguridad en Costa Rica
Informe sobre desarrollo humano 2003
Promociones
Reglamento público del concurso "Compras Promoetiquetas" del diario La Nación
Reglamento de la promoción para suscripciones al Periódico: La Nación "Libros de Coelho"
Educación
Fascículo Aula Verde: ecología para niños
Fechas históricas
Tribuna idioma
Columna Raíces
Deportes
Campeonato Fórmula 1
Mundial Sub-17 Finlandia 2003
Tour de Francia 2003
Deporte Aventura
Belleza, hogar y moda
Especial Miss Costa Rica 2004
Recetarios
Salud!: Pinchazo de belleza
Pasatiempos
Cinemanía
Sitios de interés
Sitios web de Costa Rica
50 de los sitios ticos más populares de Internet
Libertad de prensa
Sitio Libertad prensa y expresión



© 2003. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com