Sábado 17 de enero, 2004. San José, Costa Rica.
documentos,leyes,proyectos,informes,estudios,fallos,reglamentos,decretos,encuestas,deportes,educacion,cocina,politica,salud,historia,fotos,tecnologia,video,audio,navidad,libertad.de.prensa.y.expresion,moda,servicios.nacion.com Suplemento Cultural Áncora Estación 21 Metro Cuadrado Revista Dominical Teleguía Tiempo Libre Zurquí Secciones Suplementos
Portada

Vuelta Ciclística a Costa Rica

Pronostique y gane con Digigol

Mundial futbol 2002

Vídeos goles Costa Rica hacia Mundial 2002

Historia de los mundiales

Grandes Ligas

FIFA

NBA

Noticias Deportes:

Crítico. Max Villalobos, amplio conocedor del futbol azteca, criticó el nivel del Irapuato. “Siempre fue un equipo mediocre que se colaba en el medio para arriba. Vea que ahora disputa el descenso”, afirmó ayer.
Lara Shipley para/LA NACIÓN


Max Villalobos fue ídolo en Irapuato

“Deben ser profesionales”

• Exjugador y técnico augura éxito a Solís, Gómez y Guimaraes

Rodrigo Calvo C.
rcalvo@nacion.com
Redactor de La Nación

Todo lo que representa Irapuato le llena de emoción a Maximiliano Max Villalobos. Allí, en esa ciudad de Guanajuato, cosechó elogios y puso punto final a su brillante carrera, en la madurez de su trayectoria futbolística.

Despedida en 1968
Irapuato le hizo un partido de homenaje contra los extranjeros de México

Allá vivió 17 años, participó en 13 torneos en el profesionalismo mexicano y fue todo un ídolo. Hoy, en esa zona agrícola e industrial, figuran el técnico Alexandre Guimaraes, el volante Mauricio Solís y el goleador Rónald Gómez.

Previo al debut esta noche de Guima y compañía ante Morelia, en el arranque del Clausura, Villalobos meditó sobre el futbol azteca y se llenó de nostalgia para recordar sus pasajes por el equipo fresero , llamado así por la vasta producción de fresas en Irapuato.

Además:

  • ’Tico de oro‘ destacó con freseros
  • Max en corto
  • “Es difícil aconsejar, porque el trabajo en Costa Rica es diferente al de México. Allá el trabajo es trabajo. Prevalece el profesionalismo y hay que hacer lo que le piden. Son muy rigurosos y siempre te están investigando”, sentenció ayer en su residencia de Bello Horizonte, en San Rafael de Escazú.

    De 75 años, Villalobos dijo que ellos pueden triunfar en México si se manejan como profesionales y siguen la misma ruta de cuando estuvieron afuera: Alexandre en Guatemala; Mauricio en Inglaterra, Guatemala, Estados Unidos y Grecia; y Rónald en España, Guatemala, Grecia y Kuwait.

    “El problema de un equipo que viene de segunda es que Guimaraes tiene que apuntalarlo y ver cómo lo levanta. Es un muchacho estudioso e inteligente que no tuvo suerte con Cartago. Eso no quita que sepa mucho de futbol”.

    Gómez y Solís son “buenos jugadores” que deben entrenar el doble en un medio competitivo como el azteca. “Los dos saben cómo se trabaja y qué hacer en el profesionalismo. Y deben responder a esa exigencia”, subrayó Max .

    Contó que en sus comienzos en Irapuato los rivales lo escupieron y lo trataron muy mal. Pero una vez que lo conocieron, se ganó su respeto y el cariño de la afición.

    Zona agrícola



    De voz pausada, Max describió Irapuato como un sitio de clima templado, cuyos pobladores se dedican a labores de la tierra. Sus agricultores cultivan las fresas, el trigo, el maíz y diversas frutas.

    “Su gente es muy apasionada. Me enteré que durante el festejo de cuando ascendieron a primera, hubo un desbarajuste con cristales rotos y comercios saqueados”.

    Según recordó, su directiva fue estricta y no le otorgó el permiso para integrar la famosa Selección de los Chaparritos de Oro , que se consagró en el tercer lugar en el II Panamericano del 56 en México.

    Su fidelidad a la Trinca fresera se reflejó en las cifras. Esto porque posee el récord de 111 partidos consecutivos con el Irapuato, en cuatro años de campeonato.

    Su constancia, clase y regularidad lo consagraron. “Yo amaba el futbol y entrenaba como campeón. Me gustaba ser el primero en todo. Fui un jugador regular”.

    Luego sugirió a Gómez y Solís seguir su sendero. “En México tuve que imponerme, porque trabajé mucho, con fe, disciplina y sacrificio, porque allá son estrictos, organizados y muy patrioteros”.

    Allí sembró una semilla. Hace dos años, después de tres décadas de ausencia, fue recibido con fervor con motivo del aniversario de bodas de uno de sus amigos, el empresario Fernando Barba.

    “En Irapuato, me quieren mucho. Yo fui muy honesto con ellos. Allá coseché muchas amistades. Cuando nos vinimos, mis hijos lloraron mucho. Dejé raíces en Irapuato”, afirmó Max Villalobos.


    DESTACÓ. Max Villalobos en una clásica jugada suya en los años 50. El herediano sobresalió cinco años en Colombia y 13 en México.
    Archivo /LA NACIÓN


    ’Tico de oro‘ destacó con freseros

    Después de que había cumplido una respetable trayectoria en Costa Rica y Colombia, Max Villalobos llegó al futbol mexicano hace casi 50 años, en 1955, donde se mostró como un defensor elegante pero enérgico, que se consagró en las filas del Irapuato.

    ¿Cómo llegó allá? Era el capitán de la Selección tica en el torneo Centroamericano y del Caribe del 55, cuando fue visto por un delegado del club en el juego ante Guatemala, en el cual el técnico ya fallecido, Alfredo Chato Piedra, lo ubicó en la zaga central.

    Toda su carrera lo hizo como lateral derecho, pero fue Chato el que le descubrió ese puesto que lo hizo famoso, después de un amistoso del Vasco da Gama con Herediano. Esa vez le tocó marcar con acierto a Ademir, goleador brasileño del Mundial 1950.

    “No jugaba de central. Yo lo hacía en el lugar que ocupaba Palmareño Solís, en la zaga derecha de la Selección. La defensa era Alex Sánchez, Catato Cordero y yo”, recordó el Tico de oro , como lo bautizó la prensa azteca.

    Llegó a sustituir a un central local de apellido Rivas, quien se había lesionado. No pensó que lo iban a contratar, porque pidió una cifra muy alta por su traspaso, procedente del Herediano.

    “El enviado me dijo: ‘no le podemos dar ese dinero. Eso no lo gana ni el defensa del Monterrey, el argentino Susal’. Yo trabajaba en el ICE y Herediano me pagaba ¢3.000 que en el 55 era mucha plata. Ya tenía mi casita y me fui”.

    Dirigido por el exjugador Manolo Alonso, no se afincó para ganar títulos con Irapuato, salvo un subtítulo de copa ante Toluca.

    “Mi debut fue especial ante Toluca. Todos me felicitaron. Por eso quiero tanto a Irapuato. Ahí hicimos una vida: nació mi hijo Armando. Ya habían nacido mis hijas en Colombia y Costa Rica”.

    En Irapuato se mantuvo fiel a los freseros por 13 campañas, pese a que recibió ofertas de León, Atlante y del Rácing de Santander (España). “En Irapuato me quieren mucho, porque yo nunca salí de ahí para irme a otro equipo”, comentó ayer con orgullo.

    En 1960 realizó con los freseros una gira alrededor del mundo, que duró un mes. Algunos de los lugares visitados fueron Japón, Hong Kong, Filipinas, Malasia, Líbano, Egipto y Austria. “Todo fue una felicidad”, dijo.

    Se retiró del futbol el 16 de setiembre de 1968, en un partido de homenaje contra la selección de extranjeros. “Se llenó el estadio y me alzaron en hombros. Me despidieron como un presidente...”.

    Y por un lapso de cuatro meses fue técnico del Irapuato. “No seguí porque no le vi posibilidades y ahí quise iniciar el regreso a Costa Rica”, enfatizó Max .


    Max en corto

    Nombre: Maximiliano Max Villalobos Miranda.

    Edad: 75 años. Nació el 26 de enero de 1928, en Heredia.

    Familia: Casado desde hace 52 años con Ligia Castañeda (colombiana). Padre de tres hijos: Ranghild, Jessica y Armando. Tiene 6 nietos y pronto un bisnieto.

    Trayectoria en equipos: Su carrera en el futbol de la Primera División la realizó entre 1947 y 1968. Fue defensor del Herediano (1947-49 y 1954-55), en Costa Rica; Universidad de Bogotá (1949-52) y Cúcuta Deportivo (1953-54), en Colombia; e Irapuato (1955-68), en México. Fue seleccionado nacional en 1955 y disputó esa vez seis partidos internacionales de clase A.

    Logros: Con Herediano fue campeón nacional en 1947, 1948 y 1955, y ganador de la Copa Gran Bretaña, en 1947. Monarca centroamericano y del Caribe, en Tegucigalpa, Honduras (1955). Subcampeón de Copa en México, en los años 60. Realizó una gira mundial con Irapuato, en 1960.

    Trayectoria como técnico: Comandó al Irapuato mexicano, a Alajuelense (dos veces), a Herediano y a Barrio México. Se retiró en 1983.

    Detalle: Radica con su familia en Bello Horizonte, San Rafael de Escazú. Pensionado, después de laborar 20 años con el ICE. Gusta de la lectura, la televisión, escuchar boleros y esquiar en la nieve.


    Archivo y Ediciones anteriores
    Última hora por email
    Noticias en Celular GSM
    Emails de Redacción
    Envíe un fax gratis
    Servicios
    Avisos Económicos
    Infórmese en su Agenda digital
    Chats



    Agenda
    Nacionales
    Foro sobre TLC Centroamérica - EE.UU.
    Foro sobre seguridad y presas en Navidad
    Promociones
    Reglamento suscripciones y VIP a espectáculo Disney
    Reglamento Vajilla 5 senses Kahla, revista Sabores
    Reglamento del concurso Digigol
    Educación
    Tecnoavances
    Escogiendo carrera
    Padres expertos
    Fascículo Aula Verde: ecología para niños
    Fechas históricas
    Tribuna idioma
    Columna Raíces
    Deportes
    Copa del café 2004

    Especial Campeonato de Clausura

    Especial Vuelta Ciclística
    Deporte Aventura
    Belleza, hogar y moda
    Navidad con La Nación
    Especial Miss Costa Rica 2004
    Recetarios
    Salud!: Pinchazo de belleza
    Pasatiempos
    Cinemanía
    Sitios de interés
    Sitios web de Costa Rica
    50 de los sitios ticos más populares de Internet
    Libertad de prensa
    Sitio Libertad prensa y expresión
    Sobre nacion.com

    Anúnciese
    Preguntas frecuentes
    Edición más actual
    Equipo de nacion.com

    Sobre La Nación impresa
    Tarifario 2003-2004
    Suscríbase
    Envíe su currículum
    kasanabria@nacion.com



    © 2004. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com