Búsqueda
Avanzada
Viernes 30 de diciembre, 2005
San José, Costa Rica.

Servicios | Archivo | Escríbanos | Fax gratis | Nacion.com en PDA, celular, e-mail,

Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review
Campeonato futbol 2005-06
Elecciones 2006
Copa del Café 2006

Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Chats
Foros

Especiales Noticiosos
Texto preliminar de reforma fiscal y noticias publicadas
Texto preliminar del TLC Costa Rica-EE.UU. y noticias publicadas
Listado Completo

Ocio y Cultura
Calendario 2006
Su | Do | Ku
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (revista dominical)
La Nación en Imágenes
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Sitios Costa Rica

Educación y Ciencia
Zurquí (Niños)
Raíces (Geneología)
Tribuna del Idioma

  Otros formatos
nacion.com en su PDA
nacion.com en el celular
nacion.com en formato
Noticias por e-mail

Quiénes somos
Preguntas frecuentes nacion.com
Ver edición más actual de nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Trabaje en Grupo Nación

Noticias Obituario:

Foto Principal: 1152138
Mario Jones jugó con la Selección tica en las justas regionales de El Salvador 1935 y Panamá 1938.

Mario Jones Vargas: El arco le pertenecía

Futbolista liberto

Rodrigo Calvo C.
rcalvo@nacion.com

Mario Jones Vargas pasará a la historia como un guardameta de indiscutible categoría, que se distinguió como uno de los mejores de Costa Rica de todos los tiempos.

Su estilo debajo de los tres tubos era de un portero ágil, que intuía las acciones del adversario y era garantía de que los delanteros nacionales en los años 30 debían doblar esfuerzos y tener mucha capacidad para enviarle el balón a la red.

La descripción forma parte de la rica y profusa trayectoria del Club Sport La Libertad, el equipo de sus amores en el país, con el que militó en su juventud, entre 1932 y 1938.

La Selección de futbol se aprovechó de sus virtudes cuando él fue figura clave para la conquista de las medallas de plata en los Juegos Deportivos Centroamericanos de El Salvador, en 1935, y en Panamá, en 1938. Allí registró nueve presencias internacionales de categoría A.

En ligas del extranjero también recogió elogios de la crítica y dejó huella, pues en Chile fue un arquero excepcional del Audax Italiano.

Mario Jones dejó de existir, a la edad de 91 años, el pasado 10 de diciembre en San José. La portería nacional está triste por su muerte, pero su legado ya pertenece a la mejor historia del balompié nacional.

Raíz caribeña. Su padre, Claudio Jones Marichal, nació en 1890 en Kingston, Jamaica, y seis años después emigró con su familia a Costa Rica. Allí conoció a Bettina Vargas Ramírez, con la que se casó y formó un hogar que procreó a seis hijos.

El segundo retoño fue Mario Jones, quien nació el 4 de agosto de 1914 en San José. Comenzó su carrera deportiva como portero en las filas del Club Sport Plaza Víquez e intervino en los campeonatos de la segunda división de 1929 a 1931.

Pero el gran paso lo dio en 1932, con casi 18 años, cuando ingresó a La Libertad. En esa misma temporada debutó en el primer equipo liberto, con el que se ganó pronto la titularidad y el campeonato de 1934 y los subtítulos en 1932 y 1936.

"Mi hermano tenía una flaqueza como portero: no era muy alto (1,65 m.). Pero tenía gran agilidad para lanzarse de un lado a otro y una gran intuición para anticiparse a las jugadas. Eso le valió muchos éxitos en su carrera", recordó ayer Fernando Jones, de 88 años.

Era la época en que compartió con grandes futbolistas como Rafael Macho Madrigal, Eduardo Goldoni y Hernán Bolaños. Éste último intercedió para que en Chile lo contratara el Audax Italiano, en 1938. Luego regresó al país en 1942 y actuó durante varios partidos con los libertos hasta su retiro ese año.

Por mucho tiempo se dedicó a su profesión de ebanista, pero en Chile estudió electrónica y cambió de oficio: laboró 40 años en Panamá con la firma Otis, fabricante de ascensores, y fue su gerente para Centroamérica, México y el Caribe.

Más tarde inició aquí, en 1986, su negocio para reparar elevadores. Y, en su madurez, fue socio honorario del club Los Reyes y creó una pequeña compañía para arreglar palos de golf, su pasión por 30 años. "Tenía manos tremendamente fuertes y mucha habilidad para la mecánica. Por eso, en su apogeo de jugador, le llamaron Manazas Jones", dijo su hermano Fernando.

A Mario le sobreviven los dos hijos de su primer matrimonio con la chilena Guillermina Mariscal, Mario Eduardo y Jeannette, quienes radican en Estados Unidos, y su segunda esposa, Grace Sojo Araya, quien vive en Rohrmoser y con quien estuvo casado nueve años.

Sala de Redacción
Costa Rica Hoy
Centroamérica Hoy
Latinoamérica Hoy
Mundo Hoy
Futbol en Costa Rica
Futbol en América
Futbol en el Mundo
Otros Deportes
Economía en América
Economía en el Mundo


Especiales
Escogiendo carrera
Concurso Digigol
Inventario completo
Décimo aniversario de nacion.com


Suplemento Metro cuadrado
Tarifario Grupo Nación 2005-06
Suplemento comercial Mano a mano
Anúnciese en nacion.com
Suscríbase a La Nación
El Empleo.com
Economicos.com


Obituario
Diario Oficial La Gaceta