Busqueda
Avanzada
Domingo 27 de marzo, 2005
San José, Costa Rica.

Servicios | Archivo | Escríbanos | Economicos.com | Fax gratis | En PDA, celular, e-mail, RSS

  Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review
Caso ICE-Alcatel
Caso CCSS-Fischel
Ediciones anteriores

  Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Chats
Foros

Ocio y Cultura
Concurso Digigol
Campeonato 2004-2005
Calendario 2005
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (revista dominical)
La Nación en Imágenes
Revista Salud
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Sitios Costa Rica

Educación y Ciencia
Zurquí (Niños)
Estación 21
Raíces (Geneología)
Tribuna Idioma

  Otros formatos
Nacion.com para PDA
Nacion.com para celulares
Nacion.com en RSS (XML)
Noticias por e-mail

Especiales
Especiales

  Quienes somos
Anúnciese en nacion.com
Preguntas frecuentes nacion.com
Edición más actual nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Tarifario La Nación 2005
Trabaje en Grupo Nación

Noticias Nacionales:

Foto Principal: 936739
El Hogar de Ancianos Carlos María Ulloa (Guadalupe) atiende a 238 adultos; 16 están en espera.
4.000 ancianos en albergues y centros diurnos públicos

Limitan acceso a asilos por falta de espacio y presupuesto

14 hogares esperan orden sanitaria por fallas de infraestructura
Cinco albergues cerraron el año pasado y adultos fueron reubicados

Raquel Gólcher B.
rgolcher@nacion.com

Las 238 camas del Hogar de Ancianos Carlos María Ulloa, en Goicoechea, están llenas, al igual que la lista de espera para poder ingresar en ese asilo.

Desde hace tres meses, el centro cerró sus inscripciones porque no hay espacio para atender a un anciano.

Otros albergues públicos también tuvieron que frenar las admisiones, pero por otras razones: pese a que tienen cupos disponibles, no cuentan con dinero para dar una atención adecuada.

Por ejemplo, en el Hogar Santiago Crespo, de Alajuela, arrastran un déficit mensual de ¢3 millones; ellos requieren un mínimo de ¢23 millones por mes.

Se calcula que el 10% de la población del país sobrepasa los 60 años. De este grupo etario, el 1,6 % (unas 4.000 personas) vive en albergues o asiste a los centros de atención diurna.

Sin condiciones.A los problemas de espacio y de presupuesto, se suma otro factor que restringe el acceso a los asilos públicos: no todos cumplen con los requisitos mínimos para operar, y otros deben mejorar algunas condiciones.

Según el Área del Adulto Mayor del Ministerio de Salud, de los 103 albergues, solo 57 cumplen todos las pautas que exige la ley.

De los 46 restantes, 27 locales deben mejorar aspectos menores para ponerse a derecho, y 14 se encuentran a la espera de una orden sanitaria porque sufren graves problemas de infraestructura y falta de personal.

Los restantes cinco centros se tuvieron que cerrar en el último año, entre marzo y diciembre, por faltas graves. De estos, solo uno era público (el de Pavas).

La situación de los centros diurnos es similar: de los 53 que funcionan en el país, 15 deben hacer mejoras, y 5 no tienen las condiciones mínimas para atender a los ancianos.

El geriatra Fernando Morales explicó que los albergues deberían ser la última opción para dejar a un adulto mayor.

"Los albergues son centros para casos muy calificados: para personas que no tienen familia, o para casos en los que, luego de haberse hecho un estudio integral con la familia, se prueba que no puede cuidar de los mayores", dijo Morales.

Cuestión de números. Mientras los centros privados se financian con aportes familiares (la mensualidad promedio es de ¢300.000), los públicos se sostienen con dinero de la Junta de Protección Social (JPS) y del Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam).

Los centros estatales también piden colaboraciones voluntarias a quienes pueden pagarlas.

El año pasado, Conapam dio ¢1.300 millones. Se ignora cuánto dará en este año porque el giro depende de lo que generen los impuestos a cigarrillos y licores.

Mientras tanto, el aporte de la JPS para este año será de unos ¢1.522 millones, según Luis Polinaris, gerente de la Junta.

Nuria Vega, del asilo Santiago Crespo de Alajuela, dijo que este tiene espacio para 250 personas, pero ahora solo atiende a 195.

"No tenemos dinero ni siquiera para la planilla, estamos a punto de deberle a la Caja Costarricense. No podemos ser irresponsables y aceptar a más personas", expresó Vega.

Por su parte, María Elena Abellán, encargada del Centro de Atención Diurna de Puntarenas, agregó que, según la legislación, ellos no pueden admitir a personas cuya pensión supere los ¢35.000.

"Con esa cantidad de dinero, los ancianos no pueden hacer nada, pero la ley para centros diurnos nos impide aceptarlos", se lamentó.

En cambio, en los centros privados no existen tales restricciones de ingreso. El requisito más importante es que los familiares paguen la mensualidad.

Estos locales cuentan con el servicio de médicos especialistas y no plantean restricciones con horarios de visita.

Están en orden

Algunos centros aprobados

PÚBLICOS

Región Central y Este:

Carlos María Ulloa, Ancianos Vicentina Escazú, San Cayetano San Rafael Arriba, Nuestra Señora de Lourdes, Miguel Arcángel, San Francisco de Asís, Ofelia Carvajal de Naranjo, San Claver, Casa Nazareth, Piedades de Santa Ana, San Vicente de Paúl Mora, Centro Gerontológico Curridabat, Rosa Virginia, Santa Eufrasia, Contemplativas Buen Pastor, Hogar de Puriscal, San Francisco de Asís en Moravia, Comunidad San José y Anexo, Comunidad San José-Anexo, Patriarca San José, Hogar de Ancianos Manos de Jesús, Albergue de San Rafael de Orea. El Hogar de Ancianos de Acosta debe mejorar.

PRIVADOS

Regiones Central y Norte

Hogar Santa María, Juan Bonal, Residencia Geriátrica Primas, Hogar de Ancianos de Coronado, Hogar de Ancianos Quinta Residencia para PAM, Hogar de Ancianos Santa Lucía, Albergue La Edad de Oro, Hogar de Ancianos Española de Beneficiencia José P. M, Hogar de Ancianos Fe y Esperanza 1 y 2. La Casona debe mejorar.

Requisitos

Deben ser de una sola planta o tener ascensor.

Debe tener pasamanos en áreas de tránsito y en ambos lados.

No deben existir gradas o desniveles en el piso.

Los techos de los hogares y albergues deben ser de material durable, impermeable y sin goteras. El cielo raso debe ser de material incombustible.

Tener ventilación directa a través de ventanas o tragaluces.

Servicios sanitarios: con ducha, lavamanos e inodoros. Deben separarse los de los funcionarios y los de los usuarios.

Espacio para terapia física, barras paralelas, espejo de pared.

Equipo para incendios.

Contar con enfermeros. Ofrecer acceso al servicio de trabajadores sociales, fisioterapeutas y nutricionistas.

Sala de Redacción
Costa Rica Hoy
Centroamérica Hoy
Latinoamérica Hoy
Mundo Hoy
Futbol en Costa Rica
Futbol en América
Futbol en el Mundo
Otros Deportes
Economía en América
Economía en el Mundo




El Empleo.com
Economicos.com
Metro cuadrado
Suscríbase La Nación


Campeonato de Futbol 2004-2005
Obituario
Diario Oficial La Gaceta
Reglamento promoción Colección del Reto Perfil
Reglamento enciclopedia Salvat
Reglamento promoción de DVD Sony Music
Anexo a Reglamento promoción DVD Sony Music