Búsqueda
Avanzada
Miércoles 19 de octubre, 2005
San José, Costa Rica.

Servicios | Archivo | Escríbanos | Fax gratis | Nacion.com en PDA, celular, e-mail,

Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review
Campeonato futbol 2005-06
Elecciones 2006

  Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Chats
Foros

Especiales Noticiosos
Documento preliminar del proyecto de fortalecimiento del ICE
Tratado de Límites Cañas - Jerez de 1858
Ayuda para declaración de impuesto sobre la renta 2005
Informe Comisión de Notables sobre TLC
Texto preliminar de reforma fiscal y noticias publicadas
Texto preliminar del TLC Costa Rica-EE.UU. y noticias publicadas
Listado Completo

Ocio y Cultura
Su | Do | Ku
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (revista dominical)
La Nación en Imágenes
Revista Salud
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Sitios Costa Rica

Educación y Ciencia
Zurquí (Niños)
Estación 21
Raíces (Geneología)
Tribuna del Idioma

  Documentos
Leyes
Informes

Especiales
Concurso Digigol
Inventario completo
Copa de Oro 2005
Imágenes: Tragedia en Hospital Calderón Guardia
Galería: Conciertos Live 8
Guerra de las Galaxias
Miss Universo 2005
Décimo aniversario de nacion.com
Calendario 2005

Quiénes somos
Preguntas frecuentes nacion.com
Ver edición más actual de nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Trabaje en Grupo Nación

Noticias Opinión:

Foto Principal: 524200
/LA NACIÓN

Los dos bonos demográficos

Aspectos que coadyuvan a disipar visiones apocalípticas de la demografía del país

Luis Rosero Bixby


Costa Rica disfruta de un bono o dividendo demográfico desde hace décadas, y en años recientes la demografía le está girando un segundo bono que es menos conocido. Trataré de explicar en qué consisten estos bonos. Espero que esto disipe visiones apocalípticas de la demografía del país, que pretende despojar a la gente de sus derechos reproductivos -sí, y entre estos derechos está el de esterilizarse en hospitales públicos- para que tengamos mano de obra barata dispuesta a recoger café, cortar caña o prestarnos servicios domésticos.

En el ciclo vital de la persona hay un tiempo para crecer y prepararse, otro para producir, y reproducirse y un tercero para ser abuelo, descansar y cosechar los frutos de una vida de trabajo. La demografía hace que en una sociedad varíe el balance numérico de personas en estas tres etapas vitales. En un extremo está la demografía del derroche de vida, que prevaleció en casi toda nuestra historia y que es más cercana a las especies inferiores, consistente en reproducirse en grandes números para compensar una elevada mortalidad. En este régimen, la vida carece de sentido una vez concluida la reproducción. En el otro extremo está la demografía de economía de vida, en la que la mortalidad es mínima y la natalidad también es baja pues, si no lo fuese, tendríamos explosión demográfica que eventualmente elevaría otra vez la mortalidad, como lo predijo Malthus.

Foto Flotante: 1095040
/LA NACIÓN

Economía de vida. Cuando hay derroche de vida, la población es joven: predominan los individuos de la primera etapa del ciclo vital. La mitad de la población de Costa Rica era de niños menores de 15 años en tiempos no tan lejanos. Cuando hay economía de vida, la población envejece y cobra importancia la tercera etapa del ciclo vital. Los adultos mayores de 65 años pueden llegar a ser la cuarta parte de la población. Costa Rica llegará a esa proporción dentro de unos 40 años.

En el tránsito de población joven a envejecida, que demora varias décadas, la demografía le regala a la sociedad una ventana de oportunidad para que desarrolle sus potencialidades, consistente en una inflación del grupo de adultos jóvenes; es decir, mucha gente en la segunda etapa del ciclo vital cuando los humanos generamos excedentes pues producimos bastante más de lo que consumimos. Este es el bono demográfico. La razón productores a consumidores está aumentando en el país desde 1970 aproximadamente. En el 2020 se acabará este bono.

Estudios del Banco Mundial sobre los orígenes del extraordinario desarrollo de los tigres asiáticos estiman que quizás la cuarta parte se debió a que aprovecharon bien el bono demográfico.

Etapas productivas. Un segundo bono se origina en la distinción de dos etapas del periodo productivo de la persona. La primera, que puede ir hasta los 50 años de edad, es la de procreación y crianza de los hijos y formación de un patrimonio. Todo el excedente que producimos en esos años (o incluso más, con endeudamiento) se nos va en estas actividades. Los hijos adolescentes o en la universidad pueden ser especialmente costosos. Pero una vez superada esta fase, pasamos a otra de relativa holgura y de máxima acumulación de riqueza. Esa riqueza, en forma de ahorros, bienes raíces o derechos de pensión, nos la comemos gradualmente después, en las edades de retiro y hasta la muerte. Las edades de máxima acumulación pueden estar entre los 50 y 70 años. Cuando hay una población relativamente numerosa en estas edades, tenemos el segundo bono demográfico, con una razón elevada de tenedores de riqueza respecto a generadores de ingreso, que le permite a la economía incrementar el capital (físico y también humano) por trabajador y, consecuentemente, la productividad. Esta razón en Costa Rica está aumentando desde el 2000 aproximadamente; es decir, desde el momento en que la generación del baby-boom comienza a volverse cincuentona. El país no tendrá este bono hasta el año 2050 aproximadamente.

Los bonos demográficos no significan automáticamente más riqueza, sino solamente el potencial de ser más ricos. Para aprovechar el primer bono, que ya está en sus últimos años, el país requería pleno empleo, sistemas para captar los excedentes (impuestos entre otras cosas) y programas apropiados de inversión en capital humano y físico. Para cobrar el segundo bono que está apenas en sus inicios, Costa Rica necesita desarrollar sistemas de ahorro y mercados de capitales y de bienes raíces. Debemos adquirir consciencia de que hay que prepararse para una vida relativamente larga después del retiro y que no debe esperarse todo de papá Gobierno (ni de los hijos). Además, los enormes fondos de pensiones y similares que este bono puede generar deben administrarse sabiamente y no invertirse solo en papelitos del Gobierno, que en cualquier momento pierden su valor.

Sala de Redacción
Costa Rica Hoy
Centroamérica Hoy
Latinoamérica Hoy
Mundo Hoy
Futbol en Costa Rica
Futbol en América
Futbol en el Mundo
Otros Deportes
Economía en América
Economía en el Mundo


Especiales
Concurso Digigol
Inventario completo
Copa de Oro 2005
Imágenes: Tragedia en Hospital Calderón Guardia
Galería: Conciertos Live 8
Guerra de las Galaxias
Miss Universo 2005
Décimo aniversario de nacion.com
Calendario 2005


Suplemento Metro cuadrado
Suplemento comercial Mano a mano
Anúnciese en nacion.com
Suscríbase a La Nación
El Empleo.com
Economicos.com


Obituario
Diario Oficial La Gaceta