Búsqueda
Avanzada
Lunes 31 de octubre, 2005
San José, Costa Rica.

Servicios | Archivo | Escríbanos | Fax gratis | Nacion.com en PDA, celular, e-mail,

Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review
Campeonato futbol 2005-06
Elecciones 2006

  Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Chats
Foros

Especiales Noticiosos
Documento preliminar del proyecto de fortalecimiento del ICE
Tratado de Límites Cañas - Jerez de 1858
Ayuda para declaración de impuesto sobre la renta 2005
Informe Comisión de Notables sobre TLC
Texto preliminar de reforma fiscal y noticias publicadas
Texto preliminar del TLC Costa Rica-EE.UU. y noticias publicadas
Listado Completo

Ocio y Cultura
Su | Do | Ku
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (revista dominical)
La Nación en Imágenes
Revista Salud
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Sitios Costa Rica

Educación y Ciencia
Zurquí (Niños)
Estación 21
Raíces (Geneología)
Tribuna del Idioma

  Documentos
Leyes
Informes

Especiales
Escogiendo carrera
Concurso Digigol
Inventario completo
Copa de Oro 2005
Imágenes: Tragedia en Hospital Calderón Guardia
Guerra de las Galaxias
Miss Universo 2005
Décimo aniversario de nacion.com
Calendario 2005

Quiénes somos
Preguntas frecuentes nacion.com
Ver edición más actual de nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Trabaje en Grupo Nación

Noticias Opinión:

Foto Principal: 939041
/LA NACIÓN

Vencer sin convencer


Rodolfo Saborío Valverde


En promedio, al menos ¢115 millones serán dilapidados en propaganda insulsa, cada día que van del 1.º de octubre del 2005 al 5 de febrero del 2006. Esas sumas gigantescas, que algunos cínicamente denominan "el costo de la democracia", van a alimentar una gama de operaciones financieras y derroches publicitarios, y, como siempre, quien paga la cuenta al final es el pueblo.

A la contribución oficial se le suman las donaciones ilegales que fluirán, desde quién sabe qué tenebrosas procedencias, sin ninguna regulación por ineptitud o conveniencia de los actuales diputados.

Lo decepcionante es que, al final del proceso, ese enorme gasto no deja como secuela una mejor educación cívica ni una difusión de planteamientos sobre las propuestas de cada partido. De hecho, los programas de gobierno nunca pasan de ser un catálogo de lugares comunes, sin acciones específicas, diseñados con fines propagandísticos y son lo primero que se olvida una vez que se obtiene el poder.

Ante ese panorama lo más probable es que se imponga la mejor estrategia de mercadeo y, en el mejor de los casos, que venza, aunque no convenza, el aspirante menos inconveniente para el país.

Sala de Redacción
Costa Rica Hoy
Centroamérica Hoy
Latinoamérica Hoy
Mundo Hoy
Futbol en Costa Rica
Futbol en América
Futbol en el Mundo
Otros Deportes
Economía en América
Economía en el Mundo


Especiales
Escogiendo carrera
Concurso Digigol
Inventario completo
Copa de Oro 2005
Imágenes: Tragedia en Hospital Calderón Guardia
Guerra de las Galaxias
Miss Universo 2005
Décimo aniversario de nacion.com
Calendario 2005


Suplemento Metro cuadrado
Suplemento comercial Mano a mano
Anúnciese en nacion.com
Suscríbase a La Nación
El Empleo.com
Economicos.com


Obituario
Diario Oficial La Gaceta