Búsqueda
Avanzada
Viernes 21 de abril, 2006
San José, Costa Rica.

  Servicios | Archivo | Escríbanos | Fax gratis | Nacion.com en PDA, celular, e-mail,  

Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review
Campeonato futbol 2005-06
Oscar Arias presidente 2006-10
Elecciones 2006

Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Chats
Foros

Especiales Noticiosos
Mundial 2006: Equipos, grupos, figuras y calendario
Texto preliminar de reforma fiscal y noticias publicadas
Texto preliminar del TLC Costa Rica-EE.UU. y noticias publicadas
Listado Completo

Ocio y Cultura
Calendario 2006
Su | Do | Ku
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (revista dominical)
La Nación en Imágenes
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Sitios Costa Rica

Educación y Ciencia
Zurquí (Niños)
Raíces (Geneología)
Tribuna del Idioma

  Documentos
Leyes
Informes

Especiales
Escogiendo carrera
Concurso Digigol
Inventario completo

Quiénes somos
Preguntas frecuentes nacion.com
Ver edición más actual de nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Trabaje en Grupo Nación

Noticias Opinión:

Foto Principal: 939041

Proyecto procesal negativo

Legislación que aumenta los mecanismos para paralizar la actuación administrativa

Rodolfo Saborío Valverde


Con un empeño digno de mejores causas, los diputados salientes han festinado la corrección del proyecto de Código Procesal Administrativo y, aún sin solucionar los principales problemas técnicos que señalé hace algunos meses en estas páginas, se aprestan a aprobar unas regulaciones que menoscabarán sensiblemente la capacidad de actuación de la administración pública.

Privatización de empresas públicas. En su oportunidad señalé el riesgo de que valiosos activos públicos fueran embargados y de ese modo pudieran pasar a manos privadas. A duras penas, los diputados limitaron la embargabilidad de las acciones de empresas públicas a un 25% de su capital. Esta limitación, tal y como está redactada, no es un límite general, sino que pueden presentarse embargos sucesivos, que lleguen a comprometer el 100% de las acciones de las empresas públicas. De este modo, las acciones de Recope, Fuerza y Luz y Racsa, por solo citar algunas entre las decenas de empresas del Estado, podrían pasar escalonadamente a propiedad particular, incluso cuando esas empresas sean titulares de concesiones sobre el dominio público. Ante la posibilidad creciente de que mediante arbitrajes internacionales el Estado pueda ser condenado al pago de indemnizaciones que excedan su capacidad de pago inmediato, introducir esta posibilidad de embargo, que no existía en nuestra legislación, no puede menos que llamar la atención sobre la repentina celeridad de los diputados y el inusual entendimiento de todas las fracciones.

Judicialización de compras públicas. El artículo 2 del Código Procesal Administrativo en ciernes dispone que será del conocimiento de esa jurisdicción "la materia de contratación administrativa, incluso los actos preparatorios con efecto propio, así como la adjudicación, interpretación, efectos y extinción, cualquiera que sea su naturaleza jurídica". La permanencia de esta regulación hace que la supresión de las modificaciones a la Ley de Contratación Administrativa que contenía la versión original del proyecto, resulten totalmente insuficientes, ya que la posibilidad de interferir con los actos preparatorios y someter el acto de adjudicación a una impugnación plena en virtud del predominio de la ley especial y posterior, abren las puertas para que se puedan entorpecer de una forma completamente irracional los procedimientos de compras públicas. No es cierto que la limitación de la impugnación de las adjudicaciones a los efectos estrictamente indemnizatorios sea contraria a la Constitución, y sostener lo contrario nos traslada a un literalismo constitucionalero que creíamos superado en nuestro país.

Transformación de reglas de fondo. Un tema que ni siquiera fue abordado por los diputados que corrigieron el proyecto original es el relativo al cambio del régimen sustancial de las nulidades en el derecho administrativo costarricense, aspecto que no corresponde ser abordado en una ley procedimental, y que transforma por completo los principios esenciales definidos en la Ley General de la Administración Pública. Pasamos de un sistema en que se presume la validez de la actividad administrativa y en el que solamente las disconformidades sustanciales ocasionan la invalidez, a uno en el que es impugnable toda decisión que incurra en "cualquier infracción por acción u omisión al ordenamiento jurídico".

Confusión de prioridades. En la situación lamentable en que se encuentra la gestión pública, resulta incomprensible que la Asamblea Legislativa se empeñe en aprobar una legislación que incrementa significativamente los mecanis- mos para paralizar la actuación administrativa, sin siquiera haber dado los más elementales pasos en la solución de los numerosos obstáculos que entorpecen cotidianamente el cumplimiento de las tareas asignadas al sector público.

Dedicar los esfuerzos legislativos a la debilitación de la administración pública le hace un flaco servicio a la consolidación del Estado social y democrático de derecho.

Sala de Redacción
Costa Rica Hoy
Centroamérica Hoy
Latinoamérica Hoy
Mundo Hoy
Futbol en Costa Rica
Futbol en América
Futbol en el Mundo
Otros Deportes
Economía en América
Economía en el Mundo


Especiales
Escogiendo carrera
Concurso Digigol
Inventario completo


Suplemento Metro
Tarifario Grupo Nación
Suplemento comercial Mano a mano
Anúnciese en nacion.com
Suscríbase a La Nación
El Empleo.com
Economicos.com


Enlaces comerciales:
  • Reglamento promoción "Hinchagonal", de La Nación

  • Visite Montezuma Costa Rica

  • Brokers Bienes Raíces

  • TicosLand.com




  • Obituario
    Diario Oficial La Gaceta