Búsqueda
Avanzada
Sábado 02 de diciembre, 2006
San José, Costa Rica.

  Servicios | Archivo | Escríbanos | Fax gratis | Nacion.com en PDA, celular, e-mail,  

Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review
Campeonato 2006-2007

Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Xpresiones
Chats
Foros
Obituario

Ocio y Cultura
En detalle
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (revista dominical)
La Nación en Imágenes
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Calendario 2006
Sitios Costa Rica

Especiales Noticiosos
Nueva ley de Migración
Texto preliminar del TLC Costa Rica-EE.UU. y noticias publicadas
Conferencia mundial sobre sida 2006
Mundial 2006
Elecciones 2006
Especial Escogiendo Escuela
Listado Completo

Educación y Ciencia
Zurquí (Niños)
Raíces (Geneología)
Tribuna del Idioma

  Documentos
Leyes
Informes

Especiales
Especial de salud: Bienestar integral
Festival Imperial
Inventario completo

Quiénes somos
Teléfonos, fax y direcciones de La Nación
Preguntas frecuentes nacion.com
Ver edición más actual de nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Trabaje en Grupo Nación

Noticias Opinión:

Foto Principal: 939041
/LA NACIÓN

Indiferencia y desastre


Rodolfo Saborío Valverde
rodolfo@saborio.com


A quienes piensan que la elección de alcaldes, síndicos y concejales de distrito, que se lleva a cabo en todo el país este domingo, es un asunto que les es ajeno, deberían recordar que la forma más directa y cotidiana de contacto entre el poder público y los ciudadanos es la que se presenta en las relaciones con los gobiernos locales.

Las relaciones básicas de convivencia entre los vecinos de una comunidad descansan sobre el correcto ejercicio de las competencias municipales. Cualquier deficiencia en el funcionamiento de un municipio se refleja directamente en la calidad de vida de los habitantes de un cantón y de esto hay, para desdicha de la población, ejemplos abundantes. El deterioro en la calidad de la gestión municipal, con contadas excepciones, ha llevado a que las municipalidades se conviertan en verdaderos enemigos de los habitantes.

Gran parte de la responsabilidad por ese proceso continuo de desmejoramiento de los servicios municipales es atribuible a los propios ciudadanos que durante mucho tiempo han considerado la participación en los órganos de poder locales como una forma inferior de la participación política, dejando el paso libre a los aprendices de la política como medio de vida, convirtiendo lo que debería ser una vocación en un simple escalón para avanzar a formas más rentables de vivir de la política.

Falta de vocación. Aunque esta es apenas la segunda experiencia, ya que la elección directa de alcaldes y el funcionamiento de los concejos de distritos se inauguró hace cuatro años, los costarricenses ya cuentan con claros ejemplos de lo que los partidos de alcance nacional tienen que ofrecer en la conducción de los asuntos locales. En el experimento que ha sido la puesta en práctica de la figura del alcalde y de los concejos de distrito ha quedado demostrada la falta de vocación hacia la descentralización por parte del PLN, el PUSC y el PAC, que han desperdiciado la oportunidad, en lo que llevamos de este gobierno y en todo el anterior, de introducir las reformas legislativas que hagan posible el fortalecimiento de los gobiernos locales, con asignación específica de competencias y recursos.

Sigue existiendo una gran zona de colisión entre las funciones del alcalde y del concejo, propiciando en muchos casos la inacción y los pulsos de poder, en detrimento de la toma de decisiones y su efectiva ejecución.

La puesta en práctica de los concejos de distrito ha sido totalmente insatisfactoria, ya que las estructuras de gobierno establecidas con anterioridad se han resistido a otorgarles el papel de canalización directo entre las comunidades y el cantón que dichos órganos están llamados a cumplir. Lo que debería ser la expresión directa de la voluntad de los ciudadanos, se ha convertido en una figura hasta el momento inoperante.

No actúan. El mejor ejemplo de la falta de voluntad política de los tres partidos tradicionales para avanzar en la descentralización del poder lo encontramos precisamente en la falta de promulgación de las regulaciones legislativas que hagan posible la aplicación del artículo 170 de la Constitución Política, con la definición de un programa estructurado de transferencia de competencias y recursos.

Ante esta abulia del PLN, el PUSC y el PAC, los electores cuentan en la mayoría de los cantones del país con la opción de depositar su confianza en organizaciones cantonales y otras nacionales no tradicionales, que pueden ser el camino hacia la revitalización de los gobiernos locales y el mejoramiento de las relaciones entre los integrantes de las comunidades dedicados a velar por sus propios intereses, sin interferencia de las agendas casuísticas y circunstanciales de los partidos políticos.

Como pueden atestiguar todos los días los habitantes de los cantones que han caído en manos de aspirantes a políticos de oficio, la indiferencia de los ciudadanos ante la elección de sus gobernantes más cercanos solo conduce al desastre municipal.

Sala de Redacción
Costa Rica Hoy
Centroamérica Hoy
Latinoamérica Hoy
Mundo Hoy
Futbol en Costa Rica
Futbol en América
Futbol en el Mundo
Otros Deportes
Economía en América
Economía en el Mundo


Especiales
Especial de salud: Bienestar integral
Festival Imperial
Inventario completo


Suplemento inmobiliario M
Suplemento Autos 2007
Tarifario Grupo Nación
Suplemento comercial Mano a mano
Anúnciese en nacion.com
Suscríbase a La Nación
El Empleo.com
Economicos.com


Obituario
Diario Oficial La Gaceta