Búsqueda
Avanzada
Lunes 09 de enero, 2006
San José, Costa Rica.

Servicios | Archivo | Escríbanos | Fax gratis | Nacion.com en PDA, celular, e-mail,

Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review
Elecciones 2006
Campeonato futbol 2005-06
Copa del Café 2006

Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Chats
Foros

Especiales Noticiosos
Mundial 2006: Grupos
Mundial 2006: Calendario
Texto preliminar de reforma fiscal y noticias publicadas
Texto preliminar del TLC Costa Rica-EE.UU. y noticias publicadas
Listado Completo

Ocio y Cultura
Calendario 2006
Su | Do | Ku
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (revista dominical)
La Nación en Imágenes
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Sitios Costa Rica

Educación y Ciencia
Zurquí (Niños)
Raíces (Geneología)
Tribuna del Idioma

  Otros formatos
nacion.com en su PDA
nacion.com en el celular
nacion.com en formato
Noticias por e-mail

Quiénes somos
Preguntas frecuentes nacion.com
Ver edición más actual de nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Trabaje en Grupo Nación

Noticias Nacionales:

Foto Principal: 1157956
Pedazos de una cama (en primer plano) y una refrigeradora (al fondo) yacen dentro del cauce del río Barranca, en las proximidades del barrio Riojalandia 2. El río desemboca en el océano Pacífico.
Ronny Soto para LN
Concentraciones moderadas de plomo, hierro, zinc y cobre en costas ticas

Metales pesados y radioactivos amenazan biología en el Pacífico

Oceanógrafos y biólogos temen afectación en peces, algas y moluscos
Problema es derivado de un mal manejo de desechos en cuencas de ríos

Vanessa Loaiza N.
vloaiza@nacion.com

La riqueza biológica del océano Pacífico costarricense, con sus moluscos, algas, corales y peces, está amenazada por concentraciones moderadas y altas de plomo, hierro, cobre, zinc y metales radiactivos.

Oceanógrafos y biólogos coinciden en que la presencia de metales pesados en las aguas costeras podría afectar y hasta reducir las poblaciones de una gran cantidad de especies marinas, que sirven de alimento para los seres humanos y atraen a millares de turistas cada año.

Además:

  • Persiste alerta por mareas rojas
  • Fotos/Infos:

  • Pesadas aguas
  • Datos recopilados por la bióloga María Luisa Fournier para el XI informe Estado de la nación demostraron que existen concentraciones altas de cobre, plomo, hierro y zinc en las aguas de la bahía de Golfito.

    Esta, en el Pacífico sur, también se halla muy expuesta a gran cantidad de hidrocarburos que son descargados por lanchas pesqueras y de recreo.

    Los datos de los especialistas Omar Lizano y Eric Alfaro también revelaron que hay concentraciones moderadas de metales pesados en el golfo de Nicoya, en el pacífico Central.

    El área bioproductiva más grande del país sufre, además, por el vertido de aguas negras y otras sustancias tóxicas.

    Solo en el estero de Puntarenas, el oceanógrafo Guillermo Quirós reportó 14 desagües ilegales de aguas servidas y desechos provenientes de viviendas, hoteles y empacadoras de pescado.

    Foto Flotante: 1157821
    Los desechos que provienen del Valle Central contaminan varias playas del Pacífico, entre ellas la que está junto a Caldera.
    Ronny Soto para LN

    A esto se añade que en 10 kilómetros de la costa porteña hay decenas de lugares donde se construyen barcos y sus trabajadores vierten al mar resinas epóxicas y fibra de vidrio; ambos materiales tardan siglos en descomponerse.

    El otro punto evaluado fue bahía Culebra, en el Pacífico norte, donde afortunadamente las mediciones demuestran que es una de las zonas costeras más limpias del país.

    Sin embargo, nuevos hoteles y una eventual marina en la zona podrían alterar las condiciones de esta bahía rica en corales, advirtió el XI informe Estado de la nación.

    Otros investigadores citados en el documento también tomaron muestras del agua en Moín -en el Caribe- y ahí se reportaron concentraciones altas de plomo, las cuales se atribuyeron a la cercanía de la refinería de petróleo.

    La ventaja en Moín es que existe una fuerte corriente marina que dispersa las partículas y los residuos de hidrocarburos.

    Foto Flotante: 1157791
    Esta basura se observaba ayer en la mañana en La Angostura, Puntarenas.
    Ronny Soto para LN

    Efectos. El salubrista Darner Mora explicó que estos metales pesados son ingeridos por los peces y los moluscos, y luego pasan directamente al organismo de los humanos.

    En el caso del plomo, altas concentraciones de este metal pueden provocar una enfermedad que se conoce como saturnismo, que ataca los glóbulos rojos, provoca cansancio y problemas nerviosos.

    Guillermo Quirós agregó que la ingesta prolongada e involuntaria de estos metales también puede provocar, a largo plazo, tumores, problemas de la vista y afectación del sistema nervioso.

    En cuanto a los peces que consumen sedimentos cargados de metales, el daño se manifiesta en dificultades respiratorias, muerte por asfixia o envenenamiento.

    Estudios del oceanógrafo Omar Lizano también detectaron cesio radioactivo en la desembocadura del río Tárcoles, en el cantón de Garabito. Puntarenas. También encontraron Potasio 40 a la salida del río Tivives, en Caldera.

    Ambos son materiales que se utilizan para irradiar alimentos o medicamentos y hacerlos inocuos al ser humano. Su aparición en aguas costeras demuestra que existen industrias en el área metropolitana que están vertiendo desechos radioactivos a las cuencas.

    Afectación

    Plomo: en el caso de los peces, la ingesta provoca un recubrimiento de las branquias con un exceso de mucus branquial y un inadecuado proceso de respiración en los animales. Mueren por asfixia.

    Zinc: la consecuencia es déficit de oxígeno en los peces; es altamente dañino en algas y crustáceos, como los langostinos.

    Cobre: su concentración elevada lo convierte en un metal tóxico. En el agua es muy dañino en especies invertebradas como crustáceos y anélidos (como sanguijuelas y lombrices). En los peces provoca degeneraciones hepáticas, renales y de la sangre.

    Hierro: la concentración de hierro en los estuarios (desembocaduras de los ríos) puede derivarse de la composición natural del suelo o de la intervención humana. Al igual que el resto de metales, el organismo que lo consume no puede desecharlo.

    Conciencia

    Lo que falta

    La principal causa de las concentraciones de metales pesados y elementos radiactivos en la zona costera, es el mal manejo de los desechos sólidos.

    Los pobladores de áreas urbanas arrojan a los ríos baterías de carros, teléfonos celulares viejos, monitores de computadora y refrigeradoras que contienen todo tipo de metales tóxicos.

    Darner Mora, quien es especialista en salubridad, reconoce que hace falta conciencia ambiental, que los ciudadanos aprendan a disponer de sus desechos.

    Foto Principal: 1157885
    Los moluscos pequeños, como la piangua, no están vedados. Las personas también pueden consumir almejas y mejillones.
    Archivo

    Persiste alerta por mareas rojas


    Vanessa Loaiza N.
    vloaiza@nacion.com

    Las mareas rojas son otro tipo de alteración marina que obliga a las autoridades costarricenses a mantener la prohibición de consumir moluscos.

    Si bien en este momento no hay marea roja en aguas nacionales, el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) mantiene la prohibición de venta y consumo de grandes moluscos como el ostión vaca, la barba de hacha y la concha perla.

    Ana Lorena Salas, de Incopesca, reconoció que las recientes mareas rojas en Nicaragua y El Salvador obligaron a las autoridades ticas a adoptar medidas preventivas.

    Entre ellas se le recomienda a la población que no consuma este tipo de ostras o bivalvos.

    ¿Qué es? La marea roja es un aumento en la concentración de microorganismos marinos llamados dinoflagelados, que producen toxinas. Estas se concentran en las algas, que después consumen los moluscos.

    Los moluscos son como filtros de esa toxina y la almacenan en grandes cantidades. Por eso, quienes consumen moluscos se intoxican.

    La intoxicación por marea roja produce adormecimiento de la boca, los labios y las extremidades (dedos de las manos y los pies). Los pacientes padecen de vómito, diarrea y dolores abdominales.

    También causa dificultades respiratorias que pueden obligar al uso de un respirador artificial. Si la intoxicación es severa, puede causar la muerte.

    En el caso de Costa Rica, la mayoría de los moluscos que pueden enfermar a los humanos se extraen de la zona guanacasteca y de Tárcoles, Puntarenas.

    Por ahora, no está prohibido el consumo de moluscos más pequeños como piangua, almejas y mejillones.

    Ana Lorena Salas recalcó que la veda es "preventiva", porque los últimos análisis del Laboratorio de Fitoplancton Marino de la Universidad Nacional, en Puntarenas, no revelaron la presencia de dinoflagelados en las muestras tomadas en el golfo de Nicoya y Guanacaste.

    Sala de Redacción
    Costa Rica Hoy
    Centroamérica Hoy
    Latinoamérica Hoy
    Mundo Hoy
    Futbol en Costa Rica
    Futbol en América
    Futbol en el Mundo
    Otros Deportes
    Economía en América
    Economía en el Mundo


    Especiales
    Escogiendo carrera
    Concurso Digigol
    Inventario completo


    Suplemento Metro cuadrado
    Tarifario Grupo Nación
    Suplemento comercial Mano a mano
    Anúnciese en nacion.com
    Suscríbase a La Nación
    El Empleo.com
    Economicos.com


    Obituario
    Diario Oficial La Gaceta


    Reglamento: la Magia de la Navidad, suscripciones a La Nación
    Reglamento Renovaciones - Colección Leer para Disfrutar
    Reglamento promoción "Acelera tus posibilidades de ganar"