Búsqueda
Avanzada
Domingo 26 de febrero, 2006
San José, Costa Rica.

  Servicios | Archivo | Escríbanos | Fax gratis | Nacion.com en PDA, celular, e-mail,  

Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review
Elecciones 2006
Campeonato futbol 2005-06

Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Chats
Foros

Especiales Noticiosos
Mundial 2006: Equipos, grupos, figuras y calendario
Texto preliminar de reforma fiscal y noticias publicadas
Texto preliminar del TLC Costa Rica-EE.UU. y noticias publicadas
Listado Completo

Ocio y Cultura
Calendario 2006
Su | Do | Ku
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (revista dominical)
La Nación en Imágenes
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Sitios Costa Rica

Educación y Ciencia
Zurquí (Niños)
Raíces (Geneología)
Tribuna del Idioma

  Documentos
Leyes
Informes

Especiales
Escogiendo carrera
Concurso Digigol
Inventario completo

Quiénes somos
Preguntas frecuentes nacion.com
Ver edición más actual de nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Trabaje en Grupo Nación

Noticias Opinión:

Foto Principal: 939041

Respeto a la voluntad popular

Los vencidos pueden llegar a un bajo nivel de civilidad para cuestionar los resultados electorales

Rodolfo Saborío Valverde


El mandato de los ciudadanos el pasado 5 de febrero no fue contundente, pero fue claro. Pese a los intentos abiertos, por parte de los perdedores, de cuestionar la legitimidad del sistema electoral, la voluntad popular se expresó inequívocamente y a ella debemos todo el respeto.

El proceso de validación de los resultados remitidos por cada junta receptora, tarea que corresponde al Tribunal Supremo de Elecciones por mandato de ley y no por presiones externas, ha confirmado lo que los datos provisionales anunciaban de una manera irreversible desde la madrugada siguiente al día de las elecciones. Lo que resta es la declaratoria oficial de presidente electo por parte del alto tribunal y ese pronunciamiento no puede ser empañado por quienes, al calor de las circunstancias, tratan de convertir situaciones excepcionales en un manto de duda sobre la corrección del sistema de sufragio.

Solo con padrón. Con un total desprecio por la inteligencia de los costarricenses, se ha querido hacer creer que hubo urnas en donde se emitió el sufragio sin contar con un padrón de electores. Los costarricenses que han emitido su voto alguna vez saben que es absolutamente imposible que eso sea cierto ya que la lista de electores de cada Junta se exhibe en las afueras de cada uno de los recintos, y antes de que al ciudadano se le suministre la papeleta para que ejerza su derecho, se verifican con la cédula de identidad los datos personales del elector. Además, en el proceso de organización del proceso electoral, el material de cada una de las urnas ha sido revisado con anterioridad, con un levantamiento de acta en presencia de los miembros de las juntas electorales cantonales y de los fiscales y miembros de mesa que cada partido obligatoriamente debe designar. Luego el material es vuelto a sellar, antes de que pase a la custodia del presidente de la junta receptora, para ser abierto nuevamente una vez que se instalan las juntas receptoras, en donde se vuelve a levantar un acta. Es conocido también que el padrón es exhibido públicamente desde varios meses antes de las elecciones para que los ciudadanos verifiquen su inclusión en la lista de votantes y gestionen las correcciones que procedan. Insinuar que una elección pueda hacerse sin el padrón refleja el bajo nivel de civilidad a quepueden llegar los vencidos para cuestionar los resultados electorales.

Si bien es cierto que el desencanto con los partidos tradicionales, originado en décadas de corrupción e incapacidad, llevó a muchos electores a estar dispuestos a dar un salto al vacío apoyando el populismo sindical y corporativista, de la actitud irreflexiva de los perdedores queda una valiosa lección: no estaban a la altura de las circunstancias ni contaban con la madurez política suficiente para gobernar en sintonía con la institucionalidad y las reglas democráticas que rigen nuestra sociedad. El deseo de una porción importante de la población por corregir el rumbo, estuvo a punto de pasarnos una factura que probablemente habría tenido consecuencias tan catastróficas como las que sufrió el país durante la devastadora administración Carazo entre 1978 y 1982.

Sistema electoral perfectible. No permitamos que el sistema electoral sea puesto en entredicho sin fundamento. Son muchas las correcciones que hay que introducir para modernizar los mecanismos mediante los que los ciudadanos nos gobernamos a nosotros mismos con la elección de nuestros representantes. El sufragio debe llegar a convertirse en una vivencia cotidiana, mediante la cual se consulte periódicamente a la población sobre temas de interés nacional y, para que eso se haga realidad, debe superarse la ineficiente organización actual. Esa es una tarea pendiente desde hace muchos años, pero, no por ello, los arrebatos circunstanciales de aspirantes que no obtuvieron el favor de los electores deben dar lugar a que se dude de la muy bien ganada legitimidad de nuestro sistema electoral.

Sala de Redacción
Costa Rica Hoy
Centroamérica Hoy
Latinoamérica Hoy
Mundo Hoy
Futbol en Costa Rica
Futbol en América
Futbol en el Mundo
Otros Deportes
Economía en América
Economía en el Mundo


Especiales
Escogiendo carrera
Concurso Digigol
Inventario completo


Suplemento Metro
Tarifario Grupo Nación
Suplemento comercial Mano a mano
Anúnciese en nacion.com
Suscríbase a La Nación
El Empleo.com
Economicos.com


Enlaces comerciales:
  • Tours and activities in Montezuma

  • Brokers Bienes Raíces

  • TicosLand.com




  • Obituario
    Diario Oficial La Gaceta