Búsqueda
Avanzada
Sábado 10 de junio, 2006
San José, Costa Rica.

  Servicios | Archivo | Escríbanos | Fax gratis | Nacion.com en PDA, celular, e-mail,  

Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review
Mundial Alemania 2006
Nuevo concurso Mundigol


Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Chats
Foros

Especiales Noticiosos
Traspaso de poderes
Campeonato futbol 2005-06
Elecciones 2006
Texto preliminar del TLC Costa Rica-EE.UU. y noticias publicadas
Listado Completo

Ocio y Cultura
Calendario 2006
Su | Do | Ku
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (revista dominical)
La Nación en Imágenes
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Sitios Costa Rica

Educación y Ciencia
Zurquí (Niños)
Raíces (Geneología)
Tribuna del Idioma

  Otros formatos
nacion.com en su PDA
nacion.com en el celular
nacion.com en formato
Noticias por e-mail

Quiénes somos
Preguntas frecuentes nacion.com
Ver edición más actual de nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Trabaje en Grupo Nación

Noticias Deportes:

Foto Principal: 1278320
Michael Umaña fue un baluarte en la defensa. El alemán Lukas Podolski siente el rigor de su marca.
AP

Alemania 4 - Costa Rica 2: Al menos no acabó en una catástrofe

Los goles de Wanchope tiñeron de decoro la derrota ante Alemania
La defensa tica estuvo frágil y dio amplias libertades en casi todos los goles

Gustavo Jiménez M.
gujimenez@nacion.com

Múnich. La Selección desoyó los pronósticos que hablaban de una derrota catastrófica y supo caer ante Alemania con destellos de hidalguía.

Aunque los germanos controlaron el balón casi todo el encuentro y refrendaron su amplio dominio con cuatro anotaciones, el doblete de Paulo Wanchope maquilló el resultado y alejó completamente el fantasma del ridículo.

Además:

  • Todos salieron felices
  • Si bien una derrota nunca debe provocar alegría, el 4-2 suena decoroso.

    La mayoría de los cientos de millones de espectadores esperaba que los locales montaran un carnaval sin respuesta, pero se toparon con la selección costarricense capaz de sembrar temor entre los entusiastas aficionados de Múnich.

    Al final Alemana sacó sus cañones y consiguió cuatro goles para marcar superioridad.

    No obstante, enfrente tuvo a un rival digno, que se envalentonó con sus dos anotaciones y que nunca renunció a la posibilidad de un empate.

    Wanchope fue la carta estrella para la Tricolor. No solo por la capacidad para definir, sino por las dos maniobras tácticas que le permitieron romper ajustadamente el fuera de lugar y quedar en posición de disparo ante el guardameta.

    Si Costa Rica tuvo en Chope a su punto más alto, en la defensa se anidaron un cúmulo de errores. La mayoría de ellos muy caros.

    Detrás de los goles teutones hay al menos un zaguero tico que no cumplió bien su trabajo.

    Repasemos: Gilberto Martínez y Danny Fonseca fallaron al tratar de impedir que Lahm sacara el disparo del primer gol.

    Luis Marín dejó que Schneider lo paseara en la jugada que precedió a la segunda anotación.

    El capitán volvió a estar impreciso a la hora de ir por el centro que terminó en el tercer gol.

    En el cuarto, privó más el talento de Frings para vencer de muy lejos a Porras.

    Martínez, que se volvió a resentir de una tendinitis en la rodilla izquierda, jamás se acomodó a su puesto como carrilero y mostró tendencia a buscar su hábitat natural en el centro de la zaga.

    Corregir las libertades en el muro represivo debe ser una de las tareas inmediatas: ahí puede estar la mandíbula de cristal de la Tricolor.

    Se habló mucho de que los primeros momentos serían determinantes. Pero con solo cinco minutos, ya la defensa tica había trastabillado una vez.

    Apareció. Ahí respondió con eficacia el diminuto aparato ofensivo de Costa Rica.

    Una certera combinación dejó a Wanchope ante el arco, gracias en parte a la torpeza de Friedrich a la hora de jugar el fuera de lugar.

    El 1-1 parcial demostró que no solo la Tricolor pasaría momentos de sufrimiento. Los germanos no tardaron en volver a ponerse arriba, pero comprendieron que saldrían de esta batalla con rasguños.

    Wanchope volvió a meterles un susto mayúsculo con el 3-2. Cristian Bolaños ingresó por un contención (Mauricio Solís) en clara muestra de que conseguir la igualada estaba en agenda.

    El trallazo de Frings despedazó esa ilusión. Alemania, en cambio, respiró con alivio. La dinamita de Wanchope le permitió a Costa Rica mostrar algo de su futbol.

    Ya se rompió el primer pronóstico: el que anunciaba un posible papelón en el primer día de Alemania 2006; pero la casilla de puntos sigue en cero. Falta mucho para llegar a la segunda ronda.

    Alemania 4

    Costa Rica 2

    Alemania: Jens Lehmann 6, Arne Friedrich 6, Per Mertesacker 6, Christoph Metzelder 6, Philipp Lahm 6, Bernd Schneider 6, Torsten Frings 7, Tim Borowski 6, Bastian Schweinsteiger 7, Miroslav Klose 8, Lukas Podolski 7. D. T.: Juergen Klinsmann.

    Cambios: Sebastian Kehl 6 (Borowski, 72'), Oliver Neuville - (Klose, 79'); David Odonkor - (Klose, 91').

    Costa Rica: José Francisco Porras 7, Douglas Sequeira 7, Michael Umaña 7, Luis Marín 5, Gilberto Martínez 4, Leonardo González 6, Danny Fonseca 6, Mauricio Solís 6, Wálter Centeno 6, Rónald Gómez 7, Paulo Wanchope 8. D. T.: Alexandre Guimaraes.

    Cambios: Jervis Drummond 6 (Martínez, 66'); Cristian Bolaños - (Solís, 78'); Rándall Azofeifa - (Gómez, 91')

    Goles: : 1-0 (6'): Lahm. 1-1 (12'): Wanchope, pase de Gómez. 1-2 (17'): Klose. 3-1 (61): Klose. 3-2 (73'): Wanchope, pase de Centeno. 4-2 (87): Frings, asistido por Schweinsteiger. Árbitros: Horacio Elizondo 6, con Darío García y Rodolfo Otero, todos de Argentina. Amonestado: Danny Fonseca. Sede: Múnich. Hora: 6 p. m. (10 a. m. en Costa Rica). Asistencia: 59.416 espectadores.

    Foto Flotante: 1278349
    Lahm (fuera de foco) marcó como un ángel el 1-0.
    AP
    Foto Flotante: 1277872
    Chope pronto respondió con el empate.
    AP
    Foto Flotante: 1278378
    Klose apareció en el segundo palo para el 2-1.
    EFE
    Foto Flotante: 1278271
    Klose es más rápido que Porras y marca el 3-1.
    EFE
    Foto Flotante: 1277993
    Wanchope define con categoría para el 2-3.
    EFE
    Foto Flotante: 1278541
    El vuelo de Porras no alcanza. Es el 4-2.
    EFE
    Foto Principal: 1278306
    Gilberto Martínez (5) se anticipa a Sebastian Schweinsteiger. El Tuma quedó fuera de la Copa Mundial.
    AP

    Todos salieron felices


    Gustavo Jiménez
    gujimenez@nacion.com

    Múnich. El 4-2 es una combinación que, muy a la tica, deja a todos contentos.

    A los alemanes, porque pulieron su fuerte artillería, que necesita llegar bien aceitada para cuando le toque enfrentar a rivales de mayor calado; a los costarricenses, porque salir con dos goles significó tocarle la cara al matón del barrio.

    También fue un baño de autoestima para la zona delantera del cuadro tico, que en los tres fogueos previos no había conseguido ni una sola anotación.

    El magnífico porcentaje de efectividad (dos goles en las llegadas más claras) también certifica el buen estado de Paulo Wanchope, atormentado por problemas administrativos en la última temporada.

    Mas, perder con dignidad está lejos de los objetivos de la Selección para este Mundial.

    Una cosa es admitir la superioridad de los alemanes, que los hacía claramente favoritos; otra, muy distinta, es resignarse a que la derrota es el único resultado posible en estos casos.

    La Tricolor no fue el equipo asustadizo que algunos temían. No sucumbió al entorno pesado de la inauguración, y más bien trató de darse su lugar.

    Para ello, dosificó bien sus pequeños intentos de juego ofensivo, pues ante un rival como Alemania tal precaución era indispensable.

    Los grandes lunares estuvieron en la defensa. La línea de zagueros había sido muy segura en el fogueo de República Checa, pero esta vez cometieron desaciertos que se castigaron directamente en la caja registradora.

    Gilberto Martínez padeció por su rodilla lastimada y porque no terminó de colocarse en la ubicación que se le asignó. Fue el gran náufrago, mientras el resto del equipo tico trató de seguir a flote.

    Así que el 4-2 dejó a todos en paz. A Juergen Klinsmann le da oxígeno para sacar pecho con la impresionante artillería de su equipo (aunque la defensa sea un coladero), y al cuadro costarricense le da la tranquilidad de haber evitado el papel de comparsa que los expertos le asignaban.

    También los aficionados locales obtuvieron lo que querían. Salieron con cuatro goles a favor -pocos van a reparar en las dos anotaciones en contra- y se sintieron con derecho de vaciar todas las cervecerías y las salchicherías del país.

    Sala de Redacción
    Costa Rica Hoy
    Centroamérica Hoy
    Latinoamérica Hoy
    Mundo Hoy
    Futbol en Costa Rica
    Futbol en América
    Futbol en el Mundo
    Otros Deportes
    Economía en América
    Economía en el Mundo


    Especiales
    Festival Imperial
    Concurso Digigol
    Inventario completo


    Suplemento Metro
    Tarifario Grupo Nación
    Suplemento comercial Mano a mano
    Anúnciese en nacion.com
    Suscríbase a La Nación
    El Empleo.com
    Economicos.com


    Enlaces comerciales:
  • Reglamento promoción "Hinchagonal", de La Nación
  • TicosLand.com
  • Brokers Bienes Raíces




  • Obituario
    Diario Oficial La Gaceta