Búsqueda
Avanzada
Lunes 20 de noviembre, 2006
San José, Costa Rica.

  Servicios | Archivo | Escríbanos | Fax gratis | Nacion.com en PDA, celular, e-mail,  

Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review
Campeonato 2006-2007

Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Xpresiones
Chats
Foros
Obituario

Ocio y Cultura
En detalle
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (revista dominical)
La Nación en Imágenes
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Calendario 2006
Sitios Costa Rica

Especiales Noticiosos
Nueva ley de Migración
Texto preliminar del TLC Costa Rica-EE.UU. y noticias publicadas
Conferencia mundial sobre sida 2006
Mundial 2006
Elecciones 2006
Especial Escogiendo Escuela
Listado Completo

Educación y Ciencia
Zurquí (Niños)
Raíces (Geneología)
Tribuna del Idioma

  Otros formatos
nacion.com en su PDA
nacion.com en el celular
nacion.com en formato
Noticias por e-mail

Quiénes somos
Teléfonos, fax y direcciones de La Nación
Preguntas frecuentes nacion.com
Ver edición más actual de nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Trabaje en Grupo Nación

Noticias Aldea Global:

Foto Principal: 1423150
Jeannette Benavides labora en la NASA desde 1986. Allí dirige el proyecto de nanotubos de carbono.
Archivo
Jeannette Benavides, investigadora de la NASA

Tica desarrolló técnica para abaratar nanotubos de carbono

El material, más fuerte que el acero, pasaría de costar $500 a $1 el gramo
Empresa estadounidense ya aplica la técnica en la industria

Debbie Ponchner
dponchner@nacion.com

¿Se imagina tener un automóvil con carrocería sumamente liviana, pero que a su vez sea más fuerte que el acero? Y, ¿un fármaco capaz de irradiar y acabar con las células cancerígenas sin perjudicar el tejido sano a su alrededor?

Esos son solo dos de los múltiples sueños que han surgido desde el descubrimiento de los nanotubos de carbono por parte del ingeniero japonés Sumio Iijima, hace 15 años.

Las diminutas estructuras en las que los átomos de ese elemento se unen para dar origen a minúsculos tubos –de un diámetro equivalente a la cincuentava parte del grosor de un cabello– dan origen a un material con magníficas características como una fortaleza mecánica superior a la del acero o la misma conductividad eléctrica del cobre.

Sin embargo, el alto costo de la fabricación de esas diminutas moléculas tubulares de carbono –de unos $500 por gramo– ha impedido que los nanotubos salgan de los laboratorios científicos y se comercialicen.

Ahora una técnica para la fabricación de esas estructuras, desarrollada por la química costarricense Jeannette Benavides Gamboa, podría cambiar dramáticamente esa realidad.

En su laboratorio en el Centro Espacial Goddard de la NASA, en Maryland, Estados Unidos, Benavides lleva seis años perfeccionando un método que permite confeccionar los nanotubos de carbono sin utilizar un metal como catalítico en el proceso.

El resultado es un “polvillo” donde hay millones de nanotubos que, a diferencia de aquellos creados por la técnica tradicional, no tienen rastro de metal en su estructura, son solubles y su producción puede llegar a costar tan solo $1 el gramo.

La técnica, desarrollada en colaboración con Henning Leidecker, fue patentada por la NASA.

Ahora la licencia de la patente fue concedida a la empresa Idaho Space Materials, en Boise, Idaho. Allí la técnica artesanal de Benavides ha pasado a aplicarse a escala industrial.

Foto Flotante: 1423149
En el mundo de lo nano todo es sumamente diminuto. En la foto se observan nanofibrilos al lado de un cabello humano.
Archivo

Revolución nanotecnológica. Según explicó la investigadora a La Nación, Idaho Space Materials puede producir unos 50 gramos de nanotubos de carbono cada hora, una escala industrial que permitirá dotar a decenas de centros de investigación del valioso material para que evalúen sus características y lo apliquen en sus experimentos.

Los nanotubos de Benavides son peculiares. El hecho de que son solubles en acetona y alcohol pronostica que se podrán agregar en forma homogénea a un polímero, como un plástico, brindándole la fortaleza que se busca.

Por su parte, la ausencia de metal en su estructura augura que podrían usarse en forma segura en aplicaciones biomédicas.

Aunque Benavides confiesa que no tiene una “bola de cristal”, ella estima que en un año, cuando muchos de estos centros terminen sus evaluaciones, será posible que su técnica llegue a la industria manufacturera y los nanotubos de carbono estén presentes en objetos que rodean nuestra cotidianidad.

Idaho Space Materials comercializa los nanotubos a $350 el gramo, pero Benavides aclaró que la NASA no otorgó la licencia en exclusiva, así que otras industrias pueden comprar la patente y desarrollar el material a un menor costo.

Por ejemplo, dice Benavides, una empresa como General Motors podría desarrollar sus propios nanotubos de carbono para confeccionar la carrocería de sus autos.

La científica costarricense recibirá regalías del uso de la patente, pero asegura que no obtendrá una fortuna con eso.

Benavides destacó, en cambio, que para ella el buen uso que se haga de su tecnología, sobre todo las aplicaciones biomédicas, es recompensa suficiente.

Tica en la NASA

Jeannette Benavides

Como muchos niños, la herediana Jeannette Benavides siempre soñó con llegar a la NASA. Lo logró hace 20 años, tras cursar la carrera de Química en la Universidad de Costa Rica, una maestría en Bioquímica y un doctorado en Química Física en la American University, y trabajar seis años en la FDA (la Agencia de Control de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos).

Aunque labora en la NASA, su trabajo es terrenal. Ella es científica en el centro espacial Goddard. Llegó allí en 1986 para ayudar a resolver problemas en los proyectos de vuelo de las naves espaciales y desde hace más de un lustro dirige el Proyecto de nanotubos de carbono.

Su mayor deseo es que su historia sirva de inspiración para que otras mujeres costarricenses se desarrollen profesionalmente y triunfen en su campo.

El mundo nano

Nanómetro. Es la longitud de 10 átomos de hidrógeno o la millonésima parte de la cabeza de un alfiler. Un metro tiene 1.000 millones de nanómetros.

Nanotecnología. Es la rama de la ciencia que investiga y trabaja objetos en la escala de lo nano, en otras palabras, a nivel atómico y molecular. También conocida como ingeniería molecular o manufactura molecular, los objetos que los investigadores crean tienen una dimensión que oscila entre uno y 1.000 nanómetros, algo que sería imposible observar sin la ayuda de un microscopio de fuerza atómica.

Nanotubos de carbono. Es una molécula grande creada a partir de átomos de carbono. Los átomos están acomodados en hexágonos, como un cedazo. Sin embargo, el cedazo no se mantiene extendido, sino que se arrolla dando origen a los nanotubos.

Uso de la nanotecnología. La habilidad de manipular los átomos y moléculas permite crear estructuras, pequeños dispositivos y sistemas que contienen nuevas propiedades y funciones gracias a su construcción en nanoescala.

Sala de Redacción
Costa Rica Hoy
Centroamérica Hoy
Latinoamérica Hoy
Mundo Hoy
Futbol en Costa Rica
Futbol en América
Futbol en el Mundo
Otros Deportes
Economía en América
Economía en el Mundo


Especiales
Especial de salud: Bienestar integral
Festival Imperial
Inventario completo


Suplemento inmobiliario M
Suplemento Autos 2007
Tarifario Grupo Nación
Suplemento comercial Mano a mano
Anúnciese en nacion.com
Suscríbase a La Nación
El Empleo.com
Economicos.com


Obituario
Diario Oficial La Gaceta