Estadísticas Partidos y resultados Posiciones Calendario Equipos Jugadores Chats Galería de fotos Digigol Blog
Saprissa
Ricardo Saprissa
Saprissa 5-2 Puntarenas
Puntarenas
Foto Principal: 1351189
Los porteños tardarán mucho rato en olvidar a este hombre: Allan Alemán y su media hora de fuego.
Albert Marín
Dio vuelco al partido

Alemán ahuyentó los fantasmas de la Cueva

Media hora de lujo: Allan fue el gran protagonista en los cinco goles morados
El Puerto se fue al barranco después de estar arriba en el marcador, 2-0

Gustavo Jiménez M.
gujimenez@nacion.com

El verdadero espectro que atormentaba en el estadio Ricardo Saprissa en los últimos partidos era el fantasma de la derrota. Ayer logró meter miedo hasta el minuto 60, pero entonces entró Allan Alemán y empezó el exorcismo.

Saprissa mutó repentinamente. Olvidó los estériles remates lejanos del primer tiempo, que no le dieron resultado, metió el balón al área chica con centros incómodos y halló la ruta hacia el gol.

Puntarenas, en cambio, fue la imagen viva de la impotencia. Los porteños vieron cómo se degradaba su propio sistema de juego en solo media hora: pasaron de dominar el marcador y tener en raya al Saprissa, a convertirse en un coladero, sufrir cinco anotaciones y devolverse a casa con el pesado bulto de una goleada.

Semejante vuelco lleva el nombre de Allan Alemán. Aunque los cambios son para eso, para marcar diferencia, pocas veces un jugador de relevo es capaz de trazar una línea de “antes y después” con tanta contundencia como lo hizo ayer el pequeño delantero.

Anotó dos goles y sirvió los otros tres. Hizo justo lo que se espera de un atacante: cada vez que tuvo el balón en los pies, algo malo le pasó al equipo rival.

Antes de su ingreso, el partido era otro. Es cierto que Saprissa no había jugado mal, pero falló dos veces defendiendo en jugadas de bola muerta y careció de pegada ante el arco porteño.

Con el 0-4 ante Carmelita aún fresco, el fantasma de otro ridículo en casa empezó a merodear entre los tibaseños. Hasta que Alemán pidió la palabra.

Precisión. La buena estrella se empezó a sentir a los pocos segundos: Allan no tenía ni un minuto en la cancha cuando cazó una bola en el área y puso el 1-2.

A partir de ahí nadie le pudo impedir a Alemán montar su show. Contagió a los demás jugadores morados, como Alpízar y Solís, que guiados por su futbol encontraron finalmente el gol.

Para entender lo de Puntarenas quizás haya que apelar a la sicología deportiva. Porque también es posible atragantarse de éxito, y parece que ayer los porteños se asustaron de su propia grandeza cuando tenían contra las cuerdas a la “S”.

En aquellos 30 minutos finales, cada avance del cuadro morado abría un nuevo boquete en la defensa visitante; cada llegada ponía en evidencia alguna desatención inusual en los zagueros porteños, conocidos por su seguridad.

Pero en lugar de aprender de tales errores, la crisis se agudizaba a cada instante. El pitazo final fue casi un acto de compasión para un equipo que hace rato naufragaba.

Mario Camacho descubrió un pequeño oasis a cuatro minutos del cierre, con una espectacular chilena que hubiera significado el 3-3 en ese momento. Mas, su remate pegó en el horizontal y con él murió cualquier esperanza de salir de Tibás con un marcador digno.

Por el contrario, Alemán sacó un par de trucos más de la manga, cuando el duelo expiraba, y le dio tintes de escándalo a la paliza.

Su juego pícaro y efectivo alejó fantasmas y, al menos por ahora, ayudó a restañar la confianza de los aficionados.

De la mano de un delantero suplente, Saprissa hizo valer aquel lugar común que utiliza para castigar a los rivales que no saben cómo defender un marcador en la Cueva: “No se repartan nada”.

La figura del partido

Allan Alemán Delantero saprissista

Es, con todo respeto, un segundón: siempre entra de cambio. Pero ayer demostró que también es posible hacer un gran partido emergiendo desde la banca. Dos goles y tres asistencias para darle vuelta al encuentro.

La mala jugada

Gustavo Pérez intentó controlar una pelota en el área, al 75’. Se le escabulló, y Alemán pudo convertir el 3-2 parcial. Pérez se hubiera evitado el trago amargo si revienta el balón de una vez, tal y como hacen todos los defensas en todo el mundo.

De su boca lo sabrá

Susto

“Claro que estaba bien preocupado, el Puerto siempre es un equipo difícil, por dicha se pudo sacar el triunfo”.

Hernán Medford

Entrenadordel Deportivo Saprissa

Errores

“Cometimos muchas fallas en el segundo tiempo que nos arrinconaron en nuestro marco”.

Luis Diego Arnáez

Entrenadorde Puntarenas FC

Saprissa 5

Puntarenas 2

Saprissa: José Francisco Porras 6, Jervis Drummond 6, Randall Porras 5, Jody Stewart -, Pablo Brenes 6, Andrés Núñez 6, Saúl Phillips 6, Wálter Centeno 6, Celso Borges 7, Alonso Solís 7, Alejandro Alpízar 7. D. T.: Hernán Medford.

Cambios: Daniel Arce 5 (Stewart, 10’); Allan Alemán 9 (R. Porras, 60’); Try Bennett 6 (Borges, 70’).

Puntarenas: Shane Orio 5, Roberto Wong 5, Rafael Núñez 6, Mario Víquez 6, Greivin Portuguez 6, Gustavo Pérez 4, Max Sánchez 5, Kurt Bernard 5, Kevin Sancho 6, Mario Camacho 5, Vicente Rocela 6. D. T.: Luis Diego Arnáez.

Cambios: Michael Barrantes 6 (Sánchez, 65’); Álvaro Guerrero 5 (Rocela, 74’); José Macotelo – (Pérez, 78’).

Goles: 0-1 (45’): Roberto Wong, pase de Víquez. 0-2 (58’): Vicente Rocela, centro de Víquez. 1-2 (60’): Allan Alemán, asistencia de Centeno. 2-2 (64’): Celso Borges, centro de Alemán. 3-2 (75’): Alemán, asistido por Alpízar. 4-2 (89’): Alpízar, pase de Alemán. 5-2 (91’): Alonso Solís, asistencia de Alemán. Árbitros: Alexandro Jiménez 8, Edwin Medaglia y Gerardo González. Estadio: Ricardo Saprissa, 11 a. m.

EQUIPOS
Celso Borges 65' 70' 
Alonso Sols 92' 64' 
DT: Hernn Medford
Cambios
Daniel Arce 20' 11' 
Allan Alemn 61' 76' 60' 
Rafael Nez 64' 
Max Snchez 60' 67' 
Vicente Rocella 59' 74' 
DT: Luis Diego Arnaez
Cambios