Búsqueda
Avanzada
Jueves 02 de agosto, 2007
San José, Costa Rica.

Publicidad
  Servicios | Archivo | Escríbanos | Fax gratis | Nacion.com en PDA, celular, e-mail,  

Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review
Copa América 2007
Mercado de jugadores de la Primera
Sitio de Mapas

Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Xpresiones
Chats
Foros
Obituario

Ocio y Cultura
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Caja de Cambios (Motores y transporte)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (revista dominical)
La Nación en Imágenes
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Calendario 2007

Especiales Noticiosos
Nueva ley de Migración
Texto preliminar del TLC Costa Rica-EE.UU. y noticias publicadas
Conferencia mundial sobre sida 2006
Mundial 2006
Elecciones 2006
Especial Escogiendo Escuela
Listado Completo

Educación y Ciencia
Zurquí (Niños)
Tribuna del Idioma

  Otros formatos
nacion.com en su PDA
nacion.com en el celular
nacion.com en formato
Noticias por e-mail

Quiénes somos
Teléfonos, fax y direcciones de La Nación
Preguntas frecuentes nacion.com
Ver edición más actual de nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Trabaje en Grupo Nación

Noticias Nacionales:

Foto Principal: 1678230
/LA NACIÓN
Personajedel día

Gerardo Delgado

Romero vecino de Lomas de Pavas, San José

Jairo Villegas S.
jvillegas@nacion.com

La fe hace que miles de personas visiten a la Virgen de los Ángeles en Cartago todos los años.

Muchas de ellas acuden para rogar por una ayuda personal o como agradecimiento por alguna bendición recibida.

Entre los romeros de anoche iba Gerardo Delgado Venegas, de 43 años de edad y vecino de Lomas del Río, Pavas, San José.

A diferencia de muchos otros fieles, Delgado dejó a un lado sus ocupaciones y emprendió la caminata para pedir a la Virgen por su mamá, Hortensia Venegas Jiménez, quien sufre de diabetes.

Delgado confía en que La Negrita intercederá ante Dios por la salud de su madre.

Para continuar con su viaje, a Delgado no le importaron las ampollas en los pies, que ameritaron la atención en el puesto de la Cruz Roja ubicado en Tres Ríos.

“No tengo problemas, estoy seguro de que llegaré a Cartago”, afirmó Delgado mientras un paramédico lo atendía.

Este creyente tampoco tuvo como obstáculo ser ciego para emprender el recorrido de fe hacia Cartago, con la convicción de que su petición será atendida.

Con la ayuda de un bastón y de su hermana Maribel, Delgado apresuró el paso tras recibir atención en los pies.

Como él, anoche viajaron hacia Cartago miles de creyentes, henchidos de fe y esperanza.

Sala de Redacción
Latinoamérica Ya
Mundo Ya
Deportes Ya
Gente Ya
Nuevas Tecnologías


Especiales
Especial de salud: Bienestar integral
Festival Imperial
Inventario completo


Suplemento inmobiliario M
Tarifario Grupo Nación
Suplemento comercial Mano a mano
Anúnciese en nacion.com
Suscríbase a La Nación
El Empleo.com
Economicos.com


Obituario
Diario Oficial La Gaceta