Búsqueda
Avanzada
Jueves 02 de agosto, 2007
San José, Costa Rica.

Publicidad
  Servicios | Archivo | Escríbanos | Fax gratis | Nacion.com en PDA, celular, e-mail,  

Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review
Copa América 2007
Mercado de jugadores de la Primera
Sitio de Mapas

Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Xpresiones
Chats
Foros
Obituario

Ocio y Cultura
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Caja de Cambios (Motores y transporte)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (revista dominical)
La Nación en Imágenes
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Calendario 2007

Especiales Noticiosos
Nueva ley de Migración
Texto preliminar del TLC Costa Rica-EE.UU. y noticias publicadas
Conferencia mundial sobre sida 2006
Mundial 2006
Elecciones 2006
Especial Escogiendo Escuela
Listado Completo

Educación y Ciencia
Zurquí (Niños)
Tribuna del Idioma

  Otros formatos
nacion.com en su PDA
nacion.com en el celular
nacion.com en formato
Noticias por e-mail

Quiénes somos
Teléfonos, fax y direcciones de La Nación
Preguntas frecuentes nacion.com
Ver edición más actual de nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Trabaje en Grupo Nación

Noticias Nacionales:

Foto Principal: 1678254
/LA NACIÓN
Vivencia propia

Sociedad y Servicios
La pasión del creyente


Jairo Villegas S.
Redactor

La calle estaba inundada de fieles. A los lados, decenas de vendedores ofrecían alimentos, bebidas, golosinas y hasta juguetes a los miles de romeros.

Mientras los creyentes caminaban, retumbaba música cristiana desde una tumbacocos y algunos jóvenes repartían papelitos con mensajes de fe y otros alusivos al TLC.

Los chinamos coloridos hacían recordar uno de los tradicionales turnos donde se disfruta de churros o un algodón de azúcar, mientras que algunos tomaban las aceras como lugar de descanso para recuperar fuerzas y continuar el viaje.

Pese a estas distracciones, la mayoría de feligreses no disminuyó el ritmo al pasar por Tres Ríos, en La Unión de Cartago, donde de nuevo se vivió una gran fiesta con la romería.

Los fieles desafiaron estas tentaciones y los músculos de sus piernas por una verdadera pasión: llegar a la basílica de los Ángeles para ver a La Negrita.

Los comerciantes lucharon por clientes, y los fieles lo hicieron por llegar a su destino de fe.

Los vehículos fueron sustituidos por creyentes que se dirigían hacia Cartago en un ejemplo de devoción y fe, con la esperanza guardada en su corazón de que la Virgen les ayudará en sus necesidades.

Muchos reflejaban en sus rostros una gran alegría por el viaje y hasta tenían fuerzas para hablar y reír, otros en cambio, evidenciaban algún dolor por las horas y kilómetros que ya llevaban recorridos.

No importa si el motivo del viaje fue el pago por una bendición o para solicitar ayuda al Todopoderoso, lo importante es el fervor y devoción con que año a año se toma esta fecha especial entre los católicos.

La pasión por llegar a la basílica de Cartago hizo que el frío no se sintiera, que la sed se saciara con los deseos de estar frente a la Virgen y que el cansancio valiera la pena y se olvidara en la vieja metrópoli.

Las incomodidades pudieron ser muchas, desde ampollas en los pies hasta el hambre, pero el premio espiritual compensó todas ellas.

La muestra de aprecio de los ticos hacia La Negrita no disminuye, en cambio, parece revitalizarse año con año, porque así lo he percibido en las romerías, y se les comenta alguien que no profesa la religión católica.

Sala de Redacción
Latinoamérica Ya
Mundo Ya
Deportes Ya
Gente Ya
Nuevas Tecnologías


Especiales
Especial de salud: Bienestar integral
Festival Imperial
Inventario completo


Suplemento inmobiliario M
Tarifario Grupo Nación
Suplemento comercial Mano a mano
Anúnciese en nacion.com
Suscríbase a La Nación
El Empleo.com
Economicos.com


Obituario
Diario Oficial La Gaceta