Sábado 17 de febrero, 2007
San José, Costa Rica.

Estadísticas Partidos y resultados Posiciones Calendario Equipos Jugadores Chats Galería de fotos Digigol Blog



Foto Principal: 1508890
Wallace sigue de buenas con el gol. Barrantes y Rodríguez buscan al carrilero para festejar.
Jorge Castillo
Victoria sin complicaciones

Futbol
La Tricolor fulminó en un cuarto de hora

Goles de Wallace y Fonseca dejaron atrás el mal sabor de boca ante Panamá
A Costa Rica le bastaron 15 minutos para dejar en el suelo a un limitado rival

Harold Leandro
hleandro@nacion.com

San Salvador. Quince minutos de lujo resultaron tiempo suficiente para que la Selección de Costa Rica dejara tendido al limitado cuadro de El Salvador.

Fue cuestión de acelerar un poco en aquel tramo inicial. Mientras los cuzcatlecos corrían impulsados por el griterío de su afición, con entusiasmo pero sin orden, los ticos se tomaban el partido con más calma, con una dosis de sangre fría ideal para encarar un encuentro de ambiente hostil.

Costa Rica volvió a su formación estelar y archivó aquel equipo mediocre que pasó un mal rato ante Panamá el martes.

Esta vez, la gran virtud fue la capacidad para resolver el partido muy pronto, en un par de pestañeos que dejaron a los salvadoreños en nocáut técnico.

Los dos recursos empleados para anotar deberían figurar en el primer lugar de la lista de virtudes para la eliminatoria: la pelota muerta y el juego por las bandas.

El gol de Wallace quizás sea irrepetible, por lo acrobático, pero encierra como virtud un gran sentido del oportunismo.

La anotación de Fonseca, en cambio, debería ser material de consulta a futuro: pared entre Leo y Solís, corrida por la izquierda y centro al área chica.

Gigantesco rédito para solo un cuarto de hora de partido. La eficiencia costarricense puso al descubierto la nula capacidad de reacción de El Salvador. Parecía que su mejor arma eran las 40.000 personas del estadio Cuscatlán y las decenas de proyectiles que la gente lanzó al campo durante el juego.

Porque en lo futbolístico da la impresión de que los locales avanzaron a la semifinal gracias al cómodo grupo que les tocó enfrentar en la primera ronda.

Al congelador. Con una ventaja cómoda, todo fue cuestión de darle buen tratamiento a la pelota y consumir reloj en medio campo.

Siempre quedó espacio para alguna nueva incursión ofensiva, pero no era indispensable presionar más porque todo quedó resuelto desde el minuto 15.

Por ello, flota la sensación de que al partido le sobró metraje. El Salvador, contra las cuerdas, nunca pudo recomponer su equipo, ni demostró tener recursos para reponerse de un 0-2 tempranero.

Este no es el parámetro más riguroso que le tocará enfrentar a Costa Rica en esta fase de prueba y error. Sí ayuda a consolidar una idea y a determinar quiénes merecen un campo en el cuadro estelar.

Pero la victoria también significa boleto a la final del domingo contra Panamá. Ideal para ajustar cuentas, porque con los canaleros quedó una factura pendiente.

El Salvador 0

Costa Rica 2

El Salvador: Juan José Gómez 6, Manuel Salazar 6, Luis Anaya 5, Víctor Velásquez 5, William Torres 6, Alfredo Pacheco 5, Víctor Hugo Merino 5, Gilberto Murgas 5, Dennis Alas 5, Eliseo Quintanilla 5, Alex Amílcar Erazo 5. D. T.: Carlos de los Cobos.

Cambios: José Orlando Martínez 5 (Alas, 16’); José Galdámez 5 (Torres, 25’); Juan Alberto Díaz 5 (Erazo, 54’).

Costa Rica: José Francisco Porras 7, Víctor Cordero 6, Michael Umaña 7, Jervis Drummond 6, Leonardo González 8, Harold Wallace 7, Rodolfo Rodríguez 8, Michael Barrantes 7, Wálter Centeno 7, Alonso Solís 6, Rolando Fonseca 7. D. T.: Hernán Medford.

Cambios: Try Bennett 6 (González, 66'); Carlos Hernández 6 (Solís, 72’); Kurt Bernard – (Centeno, 80').

Goles: 0-1 (10'): Harold Wallace. 0-2 (11'): Rolando Fonseca, asistido por González. Árbitros: Benito Armando Archundia 6 (México), Carlos Pastrana (Honduras) y Ariel Méndez (Guatemala). Estadio: Cuscatlán de El Salvador, 8 p. m. (misma hora de Costa Rica). Motivo: semifinal de la IX Copa de Naciones de Uncaf. A primera hora Panamá eliminó 2-0 a Guatemala en la otra semifinal y avanzó a la disputa por el título, el domingo ante el cuadro costarricense. Durante el partido se registraron numerosos lanzamientos de objetos a la cancha; antes del encuentro también se presentaron incidentes en una de las entradas, cuando la gente intentó entrar a una gradería que ya estaba prácticamente llena en el coloso salvadoreño.

La figuradel partido

Rodolfo Rodríguezmediocampista de Costa Rica

Puede presumirde haber metido el pie fuerte en un estadio como el Cuscatlán. Pero no se trató solo de músculo y garra: Rodríguez siempre buscó a su compañero mejor ubicado, de forma que sus cortes no terminaran en la gradería o el botín de algún rival.

La malajugada

Más que unerror individual, El Salvador mostró de forma colectiva un libreto predecible de centros al área, que terminaron siendo cazados fácilmente por el arquero Porras o por algún zaguero tico. Así, le facilitaron el partido a la Tricolor.