Costa Rica, Domingo 28 de octubre de 2007

/OPINIÓN

Estadísticas Resultados Posiciones Calendario Jugadores

Alejandro Jenkins

Genealogía de un embuste

 Sobre los caminos retorcidos de la polémica escrita

Doctor en física

“Miente, miente que algo queda”, instrucción usualmente atribuida al Dr. Joseph Goebbels, ministro de propaganda del Tercer Reich, es una referencia muy frecuente en la polémica escrita. Rara vez pasan más de unas semanas sin que los lectores de las páginas de opinión vean a algún periodista o figura pública acusado de seguir tan cínico consejo.

Mi curiosidad sobre el origen de la frase fue despertada hace ya varios años cuando, en una de mis acostumbradas excursiones recreativas a los anaqueles más remotos de la biblioteca de la universidad en que estudiaba, me encontré con un libelo español del siglo XIX, cuyo título ya no puedo recordar, en que exactamente la misma sentencia era atribuida al filósofo y escritor francés François Marie Arouet, mejor conocido por el seudónimo literario de Voltaire. Ese dato me bastó para concluir que el padre de la frase no podía ser de Goebbels, quien ni siquiera había nacido cuando aquella obra fue publicada.

Quedé poco convencido, sin embargo, de que la famosa exhortación a la mendacidad fuese realmente obra de Voltaire, pensador ilustrado, abanderado de la tolerancia y de la libertad de pensamiento. Concluí que se trataba probablemente de una frase con remotos orígenes en la cultura hispana (jamás he leído o escuchado una cita equivalente en inglés que, con el paso de los años, había terminado precisamente conectada a aquel eficiente recurso de relacionar con los nazis al interlocutor en una polémica de cualquier especie (forma retórica que el filósofo Leo Strauss divertidamente denominóreductio ad hitlerum ).

Resultado sorprendente. Ahí dejé mi estudio del asunto hasta que recientemente, armado con las formidables herramientas de averiguación bibliográfica de Internet, decidí retomarlo en un momento de ocio. El resultado fue sorprendente: Voltaire sí dijo algo bastante similar en una carta con fecha del 21 de octubre de 1736, dirigida a su amigo Nicolas-Claude Thieriot y recopilada en sus obras completas:

"La mentira solo es un vicio cuando obra el mal; cuando obra el bien es una gran virtud. Sed entonces más virtuosos que nunca. Es necesario mentir como un demonio, sin timidez, no por el momento, sino intrépidamente y para siempre […] Mentid, amigos míos, mentid, que ya os lo pagaré cuando llegue la ocasión".

El anticlericalismo y las opiniones religiosas poco ortodoxas de Voltaire lo hicieron, tanto en vida como después de su muerte, blanco frecuente de las denuncias de los escritores católicos conservadores, a quienes la carta a Thieriot sirvió de munición contra el abanderado de la Ilustración. Mi antiguo director de colegio, don Víctor Buján, me cuenta que cuando cursó el segundo año de colegio con los padres jesuitas en San Salvador, la frase “calumniad, calumniad que algo queda” aparecía atribuida a Voltaire en un libro de texto.

Pero la lectura completa de la carta de Voltaire a Thieriot demuestra inmediatamente lo engañosas que pueden ser las citas colocadas fuera de contexto. El tono de Voltaire es jocoso e irónico y lo que pide a sus amigos es que oculten la autoría de la comedia El hijo pródigo , estrenada once días antes en París. Voltaire deseaba que el público juzgara la obra sin conocer la identidad de su autor y pasarían dos años antes de que reconociera públicamente haberla escrito.

Aunque ofrezco esta información como mera curiosidad, me queda la inquietud de si no podrá acaso descubrirse en ella alguna moraleja sobre los caminos torcidos de la polémica escrita.

ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA
JULIO RODRÍGUEZ
EN GUARDIA
JORGE GUARDIA
AL GRANO
EDGAR ESPINOZA
OJO CRÍTICO
RODOLFO CERDAS
ENFOQUE
JORGE VARGAS
POLÍGONO
FERNANDO DURÁN
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
| GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS DE LA NACIÓN | ANÚNCIESE EN LA NACIÓN | TARIFARIO DE LA NACIÓN | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2007. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 247-4747. Servicio al cliente: (506) 247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 247-5022. CONTÁCTENOS