Búsqueda
Avanzada
Lunes 3 de septiembre, 2007
San José, Costa Rica.

Servicios | Archivo | Escríbanos | Fax gratis | Nacion.com en PDA, celular, e-mail,

  Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review


  Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Chats
Foros

  Especiales Noticiosos
Listado Completo

Ocio y Cultura
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (Revista Dominical)
La Nación en Imágenes
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Sitios Costa Rica

Educación y Ciencia
Zurquí (Niños)
Raíces (Geneología)
Tribuna Idioma

  Otros formatos
nacion.com en su PDA
nacion.com en el celular
nacion.com en formato
Noticias por e-mail

Quiénes somos
Preguntas frecuentes nacion.com
Ver edición más actual de nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Trabaje en Grupo Nación

Gente Ya

-Esta página se actualiza continuamente durante todo el día. Para ver la edición más actual, sírvase oprimir el botón de "Refresh" o "Refrescar" de su visualizador de Internet.


Filme mexicano "Cochochi" fascina en Venecia

SGE.QOS57.030907172349.photo00.quicklook.default-245x152.jpg
El león de la Mostra de Venecia
(AFP)

VENECIA, Italia (AFP) - La película "Cochochi", dirigida por los mexicanos Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas, encantó este lunes en el Festival de Cine de Venecia, donde fue aplaudida por su conmovedora autenticidad.

Elogiado por la crítica al término de la proyección a la prensa, el filme mexicano, primer largometraje de los dos jóvenes cineastas de 27 años, casados en la vida real y fotógrafos de formación, compite en la sección Horizontes, la más innovadora del célebre festival italiano.

La película, la única latinoamericana seleccionada para una sección oficial, y que no ha sido estrenada aún en México, fue filmada en su totalidad en la Sierra de Tarahumana, en el valle de Okochochi, al norte del país, y la mayoría de los diálogos se desarrollan en lengua indígena rarámuri.

La experiencia de vida de dos chicos indígenas hermanos, Antonio y Evaristo, que pierden el caballo del abuelo durante una travesía para entregar unas medicinas a un pariente que vive al otro lado de la sierra, es narrada con simplicidad, afecto y un sorprendente respeto.

"Es un cine con integridad, hecho con el corazón, que es consecuente con lo que somos nosotros", declaró el conocido actor mexicano Diego Luna, fundador de la casa de producción Canana junto con su colega Gael García Bernal, entre los productores de la película al lado de Pablo Cruz y Donald Ranvaud de Buena Onda Américas.

Las imágenes de un México desconocido, despoblado, perdido entre las montañas y los altos picos, entre cascadas y valles de piedras inmensas, con amaneceres colmados de neblina y gente sencilla que trabaja la tierra, resultan sorprendentes para el público europeo, acostumbrado a las historias ambientadas en las grandes metrópolis del continente.

"Esta historia tiene que ver con un proceso que se vive en México, con el deseo de huir de la ciudad grande y desagradable", sostiene Guzmán, de origen dominicano, quien pasó junto con Cárdenas un año con la comunidad indígena antes de iniciar el rodaje, logrando así establecer una amistad con los chicos, quienes participaron de alguna manera en el guión y en el desarrollo de la misma historia.

"Cochochi cuenta una realidad de México que no se ve. Son mundos ignorados y olvidados", comentó por su parte Cruz, quien trabaja con el inglés Ranvaud, conocido "cazador de talentos" y entre los fundadores de la Escuela de Cine de Cochabamba, en Bolivia.

Como en un documento antropológico, los directores emplearon un equipo reducido, rodaron la mayoría de las escenas una sola vez con una cámara de 16 milímetros, lo que les permitió "llegar al alma de los personajes", según admitieron.

"El filme fue poco a poco construyéndose. Hay escenas que se escribieron pocos días antes de filmarlas, porque algunos de los personajes reales con los que contábamos se desaparecían, entonces tocaba modificar la trama, por lo que al final llegamos a filmar lo que sucediera", cuenta Cárdenas.

"La secuencia del juego de pelota la teníamos escrita desde el inicio, pero no ocurría, la posponían y la posponían continuamente. ¡Sucedió sólo el último día de filmación, una sorpresa!", sostiene la cineasta al describir el original proceso de filmación.

La evolución de los dos chicos, uno de los cuales decide dejar la escuela pese a haber ganado una beca de estudios mientras el otro prosigue los estudios, y la manera con la que los dos abordan la pérdida del caballo, representa no sólo un viaje dentro la naturaleza sino también al corazón de la juventud indígena de América Latina.

© 2007 AFP


- Información provista por la agencia AFP. Cualquier imprecisión en estos cables proviene directamente de la agencia de noticias AFP. Si desea que nacion.com envíe todos los días información de última hora a su correo electrónico, vea los detalles en el servicio de envío de noticias por email.

Sala de Redacción
Latinoamérica Ya
Mundo Ya
Deportes Ya
Gente Ya
Nuevas Tecnologías


Especiales
Inventario completo


Suplemento M
Anúnciese en nacion.com
Suscríbase a La Nación
El Empleo.com
Economicos.com


Obituario
Diario Oficial La Gaceta