Búsqueda
Avanzada
Lunes 17 de septiembre, 2007
San José, Costa Rica.

Publicidad
  Servicios | Archivo | Escríbanos | Fax gratis | Nacion.com en PDA, celular, e-mail,  

Noticias
Nacionales
Sucesos
Deportes
Internacionales
Economía
Aldea Global
Week in Review
Futbol: Campeonato 2007-2008
Sitio especial sobre cambio climático
Sitio de Mapas

Editoriales y Opinión
Opinión
Cartas
Xpresiones
Chats
Foros
Obituario

Ocio y Cultura
Viva (Entretenimiento)
Áncora (Cultura)
Caja de Cambios (Motores y transporte)
Tiempo Libre
Teleguía
Proa (revista dominical)
La Nación en Imágenes
Cinemanía
Tarjeticas
Horóscopo
Crucigrama
Calendario 2007

Especiales Noticiosos
Nueva ley de Migración
Conferencia mundial sobre sida 2006
Mundial 2006
Elecciones 2006
Especial Escogiendo Escuela
Listado Completo

Educación y Ciencia
Tribuna del Idioma

  Otros formatos
nacion.com en su PDA
nacion.com en el celular
nacion.com en formato
Noticias por e-mail

Quiénes somos
Teléfonos, fax y direcciones de La Nación
Preguntas frecuentes nacion.com
Ver edición más actual de nacion.com
Equipo de nacion.com
Emails de Redacción
Trabaje en Grupo Nación

Noticias Deportes:

Foto Principal: 915018
/LA NACIÓN

Opinión
Testigo de primer orden


Roberto García H.
rgarcia@nacion.com
Periodista

Se cuenta el milagro sin quemar al santo. Y aunque esta es una anécdota trivial, bien vale la discreción.

Al menos eso es lo que me aconsejó el ángel guardián, en abierta oposición a ese diablillo que mientras escribía esta columna, no dejaba de puyar: “¡Decí quién fue, decí quién fue!”

Ocurrió hace varios años. Nos encontrábamos en una cancha guanacasteca en la cobertura de la final de la Segunda División.

Mi compañero Luis Castrillo estaba cerca de la banca del equipo visitante; yo a poca distancia de la zona técnica de los locales.

De pronto, unos gruesos goterones comenzaron a caer y en un santiamén el diluvio se precipitó con violencia.

Entonces, amablemente, el entrenador del equipo anfitrión, un conocido director técnico nacional, estudioso y experimentado, me indicó que podía ubicarme bajo el techito de la banca, donde él y sus futbolistas suplentes se encontraban apretujados.

Claro que acepté el gentil ofrecimiento y me senté sobre la tapa de una hielera, dispuesto a seguir las incidencias del partido desde esa posición inmejorable, que me protegía del aguacero.

Oro puro. Me percaté al instante de que, además, estaba en un sitio de privilegio. Nunca en mis largos años como cronista había tenido semejante oportunidad.

Ahí, a la par del entrenador, escucharía de viva voz sus instrucciones, la tensión del momento, la manera cómo dirige un verdadero estratega, los gestos, las señas, el lenguaje cifrado, ¡en fin!

“¡Caramba, esta será la gran crónica de mi carrera periodística!”, dije para mis adentros mientras me aseguraba de que la hielera soportara mi peso.

Pero está de Dios que uno propone y Él dispone. En lo que restaba del juego, la única incidencia que viví al fin de cuentas, ¡como testigo de primer orden!, no me aportó mucho, que digamos, para cumplir la ansiada ilusión de la crónica intensa.

El arquero local sacó hacia el costado. Uno de los jugadores corrió con la pelota dominada. “¡Vamos, vamos!” , le gritó a mi lado el director técnico, alentándolo a pisar el acelerador y a incursionar en el territorio del adversario.

Sin embargo, con un torpe movimiento, el muchacho perdió fácilmente el control del balón, que se escapó por la línea lateral.

Entonces, el avezado estratega (y personaje de mi crónica), levantó las manos, lanzó el grito al cielo y se afanó al gritar: “¡Qué hij%*&#*%# más malo!”.

Sala de Redacción
Latinoamérica Ya
Mundo Ya
Deportes Ya
Gente Ya
Nuevas Tecnologías


Especiales
Especial de salud: Bienestar integral
Festival Imperial
Inventario completo


Suplemento inmobiliario M
Tarifario Grupo Nación
Suplemento comercial Mano a mano
Anúnciese en nacion.com
Suscríbase a La Nación
El Empleo.com
Economicos.com


Obituario
Diario Oficial La Gaceta