Costa Rica, Domingo 30 de septiembre de 2007

/EL PAÍS

Estadísticas Resultados Posiciones Calendario Jugadores

Concluyeron programa de desintoxicación

28 indigentes recuperaron su vida al dejar drogas y calles

 Otros 70 siguen internados en procura de salir del infierno capitalino

 La principal dificultad que ahora enfrentan es la falta de empleo

Jairo Villegas S. | jvillegas@nacion.com

Ya no duermen en las sucias calles de San José, ni mendigan monedas para comprar droga; tampoco rebuscan entre las bolsas de basura para encontrar algo para comer.

El cambio lo viven 28 personas quienes, luego de someterse a un programa de desintoxicación de año y cuatro meses, lograron salir del infierno de la indigencia.

Ellas fueron rescatadas por las cruzadas de fe y esperanza que realizan, desde febrero del 2005, la Municipalidad de San José, Hogares Crea, Ejército de Salvación y otras organizaciones.

La mayoría ya recuperó a su familia y todavía asiste a las terapias semanales que les brinda el ayuntamiento para que no regresen a las calles.

Otras 70 aún están internadas en centros de desintoxicación y procuran terminar el tratamiento, expresó Mariella Echeverría, funcionaria municipal encargada de las cruzadas.

Mientras, más de 400 indigentes regresaron a las calles de la ciudad, pero todavía reciben invitaciones para internarse y así rehacer sus vidas.

Vida de dolor. Lilly Vallecillo es una de las personas recuperadas.

Llegó a las calles cuando tenía 14 años y vivió entre las drogas y la prostitución durante casi 20 años. Ahora procura rehacer su vida.

Entre lágrimas, narró que todavía sufre porque desde hace cinco años no ve a cuatro de sus cinco hijos, a quienes el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) ubicó en otras familias pues ella no podía atenderlos.

Vallecillo aseguró que varias veces intentó dejar las drogas y la indigencia, pero no lo conseguía. Fue hace dos años cuando, finalmente, dio los primeros pasos en firme hacia su rehabilitación.

“Mi vida fue muy triste, comía de los basureros, dormía en las calles. Consumía de todo (drogas). Para mí, el cambio significa disfrutar a mis tres nietos que son de la hija que sí veo”, aseguró.

Aunque dejó la adicción, la vida todavía no es fácil para Vallecillo.

Está desempleada en este momento y debe contribuir a pagar los ¢20.000 mensuales del alquiler de un rancho de madera y zinc, ubicado en San Sebastián, d, donde vive con su mamá y nietos.

Vallecillo fue contratada por la Municipalidad de San José para labores en un vivero, pero el presupuesto se agotó y el gobierno local espera la aprobación de un plan de gastos extraordinario para volverla a contratar en octubre.

Johnny Araya Monge, alcalde de San José, anunció que con ese dinero también contratarán a otros siete exindigentes.

Otra persona que dejó atrás la vida callejera es Johnny Cambronero Mora, quien ahora trabaja en Hogar San José, un centro de rehabilitación para drogadictos.

“Estuve en adicción 25 años y empecé desde los 15 años. Se puede salir de ese mundo, pero tiene que haber un deseo de la persona. Muchas veces necesitamos vernos caídos para salir.

“El tiempo en adicción provoca tanto deterioro que no hay capacidad para darse cuenta que uno puede salir; el adicto tiene la autoestima baja”, comentó Cambronero, quien habla con orgullo sobre su transformación.

Escollo. Conseguir un empleo es el mayor dilema para los exadictos.

Mariella Echeverría comentó que la mayoría de exindigentes ni siquiera concluyó la secundaria, por lo que solo pueden optar por empleos de baja remuneración.

“No les dan trabajo porque la gente los etiqueta porque fueron adictos”, aseguró Echeverría.

Gerson Orozco, director nacional de seguimiento de Hogares Crea, manifestó que ellos emplean a algunos de los exadictos como supervisores de centros de rehabilitación.

El alcalde Araya Monge anunció que si la Contraloría General de la República aprueba el presupuesto extraordinario, contratarán a ocho exindigentes para trabajar en un vivero o en aseo de vías.

“La Municipalidad quiere dar el ejemplo y estimular a la empresa privada a hacer lo mismo. La forma de colaborar es abrir puestos de trabajo para colocar gente recuperada”, declaró.

Araya Monge recordó que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) aseguró a unos 600 indigentes que viven en San José, para que reciban atención médica cuando la requieran.

Mano a los caídos

Cruzadas de esperanza

Las cruzadas de fe y esperanza las organiza la Municipalidad de San José, junto a otras instituciones, desde febrero del 2005.Hasta el momento, unos 500 indigentes (algunos casos son repetidos) han sido llevados a centros de rehabilitación, pero solo 28 ya concluyeron el tratamiento –que es de un año y cuatro meses–. 70 más continúan internados y el resto desertó.

Johnny Araya Monge, alcalde municipal de San José, dijo que el porcentaje de recuperación es bajo, pero, “aunque lento, el programa da sus frutos”.

A los indigentes que aceptan ayuda los llevan a centros de rehabilitación donde comienzan una terapia para que dejen las drogas y así puedan recuperar a sus familias y rehacer sus vidas.

Según un censo hecho por la Municipalidad de San José y el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), el 89% de los mendigos (de 197 consultados) consume alguna droga. La mayoría adquiere crack y marihuana. Además, el 62% de estas personas afirman que recibió atención para dejar la drogadicción al menos durante una ocasión, pero recayó.

FOTOS

Nacion.com

Lilly Vallecillo dejó las drogas y las calles hace dos años, gracias a las cruzadas de fe y esperanza de la Municipalidad josefina. Aquí, en su casa, ubicada en Cañada Sur, en el distrito de San Sebastián –San José– con su nieto Riesley, de 6 años de edad. eyleen vargas

SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
| GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS DE LA NACIÓN | ANÚNCIESE EN LA NACIÓN | TARIFARIO DE LA NACIÓN | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2007. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 247-4747. Servicio al cliente: (506) 247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 247-5022. CONTÁCTENOS