Costa Rica, Miércoles 16 de abril de 2008

/SUCESOS

Estadísticas Resultados Posiciones Calendario Jugadores

Usó correos electrónicos para exigir el dinero

Mujer simuló plagio para cobrar $200.000 al marido

 Mediante Internet llamó al marido y le rogó que obedeciera a secuestradores

 Sospechosa estuvo hospedada en un hotel de Puntarenas

Otto Vargas M.y Ronny Soto | ovargas@nacion.com

Internet sirvió como plataforma para el ardid que fraguó una vecina de Alajuela, con el que esperaba obtener $200.000 de su esposo.

La mujer, de apellido Porras (de 27 años), hizo creer a su marido –un empresario tico-estadounidense– que un grupo de secuestradores colombianos la mantenía como rehén junto con su hija, una niña de un año.

El lunes, la pesquisa dio un vuelco inesperado. Tras comprobar que las peticiones de rescate se hicieron mediante correos en un café Internet de Puntarenas, los agentes del OIJ mantuvieron el local bajo vigilancia.

Esperaban dar con el “vocero” de los secuestradores, pero en vez de eso se encontraron con Porras.

Fue así como descubrieron que en realidad era ella quien, al parecer, enviaba los mensajes.

“Se hacía pasar por el grupo secuestrador. Tuvimos que activar el protocolo de crisis.

“Jueces, fiscales y agentes del OIJ trabajaron sin descanso, pues estaba de por medio la vida de una madre y su hija. Al final, todo quedó en un autosecuestro”, comentó ayer, Jorge Rojas, director del OIJ.

Ingenioso plan. Desde el jueves, Porras y su hija se trasladaron a Puntarenas. Estuvieron hospedadas en un céntrico hotel.

Al parecer, la mujer pidió a un vecino de Miramar de Montes de Oro (de apellido Quesada) que alertara a su marido sobre la existencia de un correo electrónico.

En ese comunicado el supuesto grupo colombiano exigía 200.000 (no especificó el tipo de moneda, pero las autoridades presumen que eran dólares) a cambio de la liberación de las mujeres.

Ese fue el primero de varios correos. La sospechosa utilizó jerga colombiana (como llamar al empresario “Parce”) para darle credibilidad a los mensajes.

Ella también –según sospecha el OIJ– habría incluso efectuado una llamada mediante Internet en la que solicitó a su marido (a pedido de sus supuestos captores) entregar dinero en efectivo en vez del vehículo que ofrecía como parte del pago. Para esa llamada utilizó un servidor en Estados Unidos.

Allanamiento. Ayer los agentes del OIJ de Alajuela allanaron la habitación de Porras.

Ella, por su parte, quedó en libertad luego de rendir testimonio ante el Ministerio Público.

La Fiscalía había pedido prisión preventiva por simulación de delito y extorsión, pero el Juzgado Penal decidió dejarla en libertad. El juez le pidió mantenerse en el país y firmar cada 15 días.

Su esposo prefirió ayer no referirse al caso. Colaboró el corresponsal Francisco Barrantes.

FOTOS

Nacion.com

Los agentes allanaron el hotel ayer en la tarde. Ronny Soto para LN

Nacion.com

A las 9 p. m. del lunes, Porras (con el rostro cubierto) terminó de declarar. Ronny Soto para LN

  • Nacion.com
  • Nacion.com
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
| GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS DE LA NACIÓN | ANÚNCIESE EN LA NACIÓN | TARIFARIO DE LA NACIÓN | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2008. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS