Costa Rica, Miércoles 2 de julio de 2008

/OPINIÓN

Estadísticas Resultados Posiciones Calendario Jugadores
Nacion.com

Página Quince

Rodolfo Saborío Valverde | rodolfo@saborio.com

Salidas del presidente

 La sustitución del presidente, cuando salga del país, es un absurdo y un arcaísmo

Abogado

En el Proyecto de Ley Orgánica de la Administración Pública que se redactó bajo mi dirección hace cerca de ocho años, el cual fue dictaminado en forma unánime por una comisión especial y luego pasó al limbo legislativo, se incluía la siguiente regulación: “Cuando el Presidente de la República salga del territorio nacional, en ejercicio de la representación nacional que le encomienda la Constitución, no será necesario que sea sustituido temporalmente en sus funciones por un vicepresidente. Si así lo decide, podrá seguir ejerciendo sus competencias constitucionales y legales fuera del país”.

Si la propia Constitución le atribuye al presidente la representación del país, no hay mayor absurdo que, para que pueda ejercer esas funciones, tenga que separarse de su investidura.

La práctica que se ha seguido sobre este particular en las últimas décadas responde a los tiempos en que los dignatarios tenían que salir del país a lomo de mula.

Insistir en tal arcaísmo no tendría otra consecuencia jurídica más que todo acto que suscriba el presidente o algún ministro fuera del país, sea absolutamente nulo, ya que antes de salir del territorio nacional, se le despoja de sus funciones y se designa un sustituto temporal.

No es posible que al mismo tiempo existan dos presidentes en funciones, uno firmando acuerdos internacionales y otro manejando el día a día de la Administración.

Quienes insisten en que nos mantengamos en el pasado, lo que propician es una violación directa de la Constitución.

Abismo institucional. Este no es sino un ejemplo más de los innumerables absurdos interpretativos que tarde o temprano conducirán al país a un abismo institucional.

Poco a poco desaparecen las válvulas de escape necesarias para que el poder público se ejerza en condiciones de modernidad y eficiencia y siguen apareciendo los prestidigitadores de oficio que, en lugar de sacar soluciones de su sombrero, lo que hacen es inventar escollos y cuestionamientos de la nada.

No cabe duda de que requerimos ajustes institucionales urgentes, los cuales no aparecen ni remotamente sugeridos o comprendidos por quienes tienen en sus manos la conducción de este país.

La reconstrucción de las reglas de juego de organización de nuestra sociedad y la recuperación de la capacidad de adoptar decisiones colectivas mediante procedimientos expeditos y confiables, no es una tarea que pueda postergarse durante mucho tiempo.

Si dicho reto no se aborda a muy corto plazo, seguiremos ahogándonos en el vaso de agua de las interpretaciones fundamentalistas, con el aplauso solapado de quienes siempre se aprovechan de la anarquía y esperan el momento para proclamarse los iluminados salvadores de la patria y la soberanía.

ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL
ALEJANDRO URBINA
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
| GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS DE LA NACIÓN | ANÚNCIESE EN LA NACIÓN | TARIFARIO DE LA NACIÓN | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2008. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS