LN OPINIÓN

Costa Rica, Domingo 20 de julio de 2008

/OPINIÓN

René Grimaldi

Creación y evolución

presbítero

Sobre el actual diálogo en torno al tema de la evolución en La Nación , me permito hacer los siguientes comentarios: Me parece acertado que el Sr. Fernando Zamora (abogado), en el uso de la libertad de expresión, escriba que “lo que sí parece peligroso no son las ideas de Darwin, sino las creencias de quienes dan por sentado que la evolución es una ley científica y no una mera hipótesis” ( La Nación , 8 de julio), pues el origen de la vida en la Tierra, así como del ser humano, sigue siendo todavía hoy una cuestión abierta, tanto a nivel paleontológico como de biología molecular. Sin embargo, su explicación “científica” para demostrar la no total veracidad de la teoría de la evolución puede tener fallas, como lo parecen indicar las críticas que su artículo ha recibido, alguna de ellas algo mordaz

En cuanto al artículo del Sr. Jorge Azofeifa Navas (Escuela de Biología, UCR), concuerdo en que la “teoría” del Diseño Inteligente no ha logrado dar una respuesta satisfactoria (Véase la revista Scripta Theologica 2007/2), pero no por esto se le debe llamar “oscurantismo” o vuelta al “creacionismo”, ya que la realidad es que la “Teoría del Diseño Inteligente” ( Inteligent Design ), fue el intento de algunos científicos de EE. UU. (generalmente protestantes o evangélicos) –en su legítimo derecho de libertad de investigación y expresión– de hallar respuestas más satisfactorias que las propuestas por los neodarwinistas sobre el origen del ser humano.

Para aclarar el tema, creo que, por una parte, hay que distinguir que entre “creación” y “evolución” no hay contradicción, pues se está hablando de realidades distintas, ya que la noción de “creación” implica el origen de algo “a partir de la nada”, y el concepto de “evolución” significa que algo que “ya existe”, comienza a cambiar. De hecho la ciencia experimental no puede estudiar la “creación”, ya que se sale de su campo de estudio, pues la ciencia estudia realidades materiales (sean ondas o corpúsculos cuantificados) y no “la nada”.

Razón e irracionalidad. En este contexto, la Iglesia Católica se ha pronunciado desde 1950, con la encíclica “Humani Generis” del papa Pío XII (y ratificado por Juan Pablo II en 1996), cuando dice que “el magisterio de la Iglesia no prohíbe que, según el estado actual de las ciencias humanas y de la sagrada teología, se trate en las investigaciones y disputas de los entendidos en uno y otro campo, de la doctrina del ‘evolucionismo’, en cuanto busca el origen del cuerpo humano en una materia viva y preexistente, pues las almas nos manda la fe católica sostener que son creadas inmediatamente por Dios”.

También Juan Pablo II recordaba en 1996 que “hoy, casi medio siglo después de la publicación de la encíclica , nuevos conocimientos llevan a pensar que la teoría de la evolución es más que una hipótesis ”, pero aclaraba que “más que de la teoría de la evolución , conviene hablar de las teorías de la evolución ..., pues existen también lecturas materialistas y reduccionistas, al igual que lecturas espiritualistas. Aquí el juicio compete propiamente a la filosofía y, luego, a la teología” (Discurso a la Pontificia Academia de las Ciencias” (22-X-1996).

En este sentido, podría hablarse de una “evolución” guiada por una inteligencia superior, a la que llamamos Dios; de hecho la ciencia va cada vez más descubriendo órdenes, direccionalidad y finalidad en los procesos naturales, tanto microscópicos como cósmicos, tal que avisan que la “racionalidad” de la naturaleza, y nuestra misma capacidad de razonar, provienen de una razón superior y no de un principio irracional, lo cual sería una contradicción en términos (véase comentarios de científicos y teólogos en www.unav.es/cryf y www.disf.org, así como el libro “The language of God”, del físico y biólogo Francis Collins, que dirigió el Proyecto Genoma Humano).

Para terminar, creo que no es justo vincular el “dogmatismo” con el “oscurantismo”, identificando generalmente “dogmatismo” con Iglesia Católica, pues estudios recientes en Historia de la Ciencia demuestran el papel importante de la Iglesia (sacerdotes y laicos) en el desarrollo de la ciencia moderna, tal como lo explican Thomas Woods ( How the Catholic Church built the western civilization ) y Rodney Stark ( The Victory of Reason ), que, aun siendo protestante, muestra la falsedad de la tesis de Max Weber de señalar al catolicismo como fuente de atraso económico o científico.

ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL
ALEJANDRO URBINA
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2008. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS