LN OPINIÓN

Costa Rica, Martes 22 de julio de 2008

/OPINIÓN

Nacion.com

Luis París Chaverri | luisparisc@yahoo.com

La pesca y el cambio climático

Embajador ante la Santa Sede y la FAO

La pesca y la acuicultura desempañan un papel importante a la hora de proporcionar alimentos y generar ingresos tanto en el ámbito local como mundial. Cerca de 42 millones de personas trabajan directamente en el sector, pero si sumamos aquellos que laboran en las industrias asociadas del procesado, mercadeo, distribución y suministro, estas actividades son el medio de subsistencia para más de 200 millones de personas en el mundo, el 98% en los países en desarrollo. Por otra parte, los alimentos acuáticos tienen una elevada calidad nutricional y contribuyen con un 20% o más al consumo medioper capita de proteínas animales de más de 2.800 millones de personas.

Por estas razones, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, está centrando cada vez más su atención en cómo afectará el cambio climático a la pesca y la acuicultura. En abril, este organismo convocó a un seminario de expertos para analizar las consecuencias del cambio climático en este sector, que generó un documento que estudia diversas cuestiones y los riesgos implicados, y también esbozó posibles medidas que los gobiernos y responsables de políticas pueden comenzar a adoptar.

Efectos del cambio climático. En los primeros días de julio en otra reunión de expertos y responsables de políticas pesqueras en todo el mundo, realizada en la sede de la FAO en Roma, Italia, se profundizó el conocimiento científico sobre el efecto del cambio climático en los ecosistemas marinos y las comunidades que dependen de ellos. Los expertos señalan algunos efectos del cambio climático que ya están siendo observados, tales como los siguientes:

kEn las aguas marinas, los procesos climáticos y los eventos meteorológicos extremos aumentarán en frecuencia e intensidad. El más conocido de todos ellos es el fenómeno de El Niño en el Sur del Pacifico.

kEs probable que el actual calentamiento de los océanos mundiales continúe, pero con diferencias geográficas y cierta variabilidad cada diez años. El calentamiento es más intenso en las aguas superficiales pero no sólo se limita a éstas. El Atlántico muestra señales claras del calentamiento en aguas profundas.

kYa se han observado cambios en la distribución de los peces en respuesta a las variaciones climáticas, generalmente involucrando expansiones hacia los polos de las especies de aguas más cálidas y contracciones alrededor de los polos de especies de aguas más frías.

kSe están produciendo cambios en la salinidad de los océanos, con un aumento de la salinidad en las aguas cercanas a la superficie de las zonas más evaporativas de la mayoría de los océanos. Por otro lado está disminuyendo la salinidad en las zonas marinas de las latitudes altas debido al aumento de las precipitaciones, mayor escorrentía, deshielo y otros fenómenos atmosféricos.

kLos océanos se están volviendo más ácidos, con probables consecuencias negativas para muchos arrecifes de coral y organismos relacionados con el calcio.

Los efectos observados son relevantes por cuanto, según la propia FAO, “la pesca de captura salvaje es muy diferente a otros sistemas productivos alimentarios en sus vínculos y respuestas al cambio climático y en las consecuencias sobre la seguridad alimentaria. A diferencia de la mayoría de los animales terrestres, las temperaturas corporales de las especies acuáticas empleadas para el consumo humano varían en función de la temperatura ambiente. Cualquier cambio en la temperatura de su hábitat influye notablemente en su metabolismo, tasa de crecimiento, productividad, reproducción estacional y sensibilidad a enfermedades y toxinas”.

Problemas graves. La FAO afirma que es probable que el mundo asista a cambios significativos en la producción pesquera en mares y océanos. Para las comunidades que dependen en gran medida de la pesca, cualquier disminución de la disponibilidad local o de la calidad del pescado para alimentación o cualquier aumento de la inestabilidad de sus medios de vida puede plantearles problemas muy graves.

Apuntó, sin embargo, que el impacto de los cambios físicos y biológicos relacionados con el clima en la pesca y en las comunidades que dependen de ella será tan variado como los propios cambios, siendo probable que los efectos sean tanto positivos como negativos, y dependerán de las circunstancias locales y la vulnerabilidad y capacidad de adaptación de las comunidades afectadas.

Estos estudios de la FAO proporcionan la información científica que les puede servir a los países para adoptar las políticas adecuadas que permitan la adaptación a los cambios.

FOTOS

  • Nacion.com

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL
ALEJANDRO URBINA
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2008. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS