LN OPINIÓN

Costa Rica, Domingo 27 de julio de 2008

/OPINIÓN

Asdrúbal Vargas Sanabria

Energías alternativas y ahorro energético

 El compromiso y el futuro están en nuestras manos. xxxxxxxxxxxxxx XXXXX

Asdrúbal Vargas Sanabria, Hidrogeol. del ICE. Exbecario de Alemania en Energías Alternativas

En el presente año internacional del planeta Tierra, una serie de reflexiones y acciones no son solo necesarias, sino perentorias. El consumo acelerado de algunas fuentes energéticas, como el petróleo y el gas natural, aunado al incremento de su precio, ha inducido a la búsqueda y revisión de fuentes alternativas de energía. A ello debemos agregar que el llamado ‘calentamiento global’ está imponiendo la utilización de fuentes poco emisoras de gases de efecto invernadero.

Estas condiciones están obligando a los países a desarrollar una combinación de energías, entre ellas no se descarta la opción de la energía nuclear, lo que les daría independencia energética y reduciría la cantidad de gases contaminantes. Según la revista alemanaDer Spiegel (No. 1, 2007) solo China planea la construcción de 13 reactores nucleares, seguido de Japón 11, Sudcorea 7 y la India 4, para la producción de energía eléctrica. La diversificación de fuentes alternativas de energía es una idea que ya está funcionando en varios países desarrollados, como por ejemplo en Alemania, donde la novedosa ley de energías renovables y sus modificaciones, han incentivado la producción de energía eléctrica a partir de la energía eólica, solar, geotérmica y biomasa.

En Costa Rica, por su parte, también se tiene un modelo de desarrollo energético basado en fuentes renovables, pero que se debe optimizar para la época de verano. El abastecimiento seguro de electricidad a la población e industria costarricense hasta el último rincón sería posible, si se llevan a cabo una serie de medidas de planificación y construcción así como de eficiencia energética. Además de generar un suministro de electricidad sin interrupciones, se debe tomar en cuenta la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, y metano, entre otros), la disminución de importaciones de hidrocarburos y la utilización de fuentes renovables existentes en el país. Estas son las condiciones de juego que deberíamos atender y que además nos establecen las leyes y convenios ratificados hasta el momento tales como el protocolo de Kioto en el año 2004.

Desechos de productos. En Costa Rica podríamos producir gas o combustibles para generar electricidad a partir de desechos de productos como la piña, la caña, el banano, el estiércol vacuno y claramente con cierto tipo de basura doméstica. En este sentido, ya el Instituto Costarricense de Electricidad está dando los primeros pasos, tratando de evaluar un potencial y desarrollando tecnologías para generar electricidad, con un potencial que se estima mayor a 400 MW, el cual podría utilizarse en la estación seca cuando los embalses tienen poco volumen de agua almacenada.

Hasta el momento se han utilizado los recursos geotérmicos solamente en la vertiente pacífica de Guanacaste, mientras que en la vertiente Caribe existen prospectos aún sin investigar. Es necesario desarrollar una base de datos actualizada de fuentes termales –y en esto estamos trabajando– y de propiedades de los reservorios geotérmicos que nos permita optimizar nuestros recursos en el futuro, para lo cual podríamos producir hasta 900 MW con reservorios geotérmicos a menos de 3.000 m de profundidad.

El ICE debería investigar la inserción y utilización de biodiésel generado a partir de materia vegetal para la generación de electricidad, lo cual ya es una tecnología conocida a nivel mundial. Sin embargo, es cierto que su rendimiento es menor que el del diesel normal, no obstante, es más barato, contamina menos y genera fuentes de trabajo locales. Costa Rica tiene una serie de ventajas con respecto a otros países donde ya se utilizan fuentes alternativas; como, por ejemplo, una mayor cantidad de horas de sol y mayor irradiación por metro cuadrado, y gradientes topográficos propicios. Si a esto sumamos una renovación de los equipos antiguos y el mantenimiento preventivo más minucioso, se ayudaría a la sostenibilidad de la energía eléctrica en la época de carencia de lluvias.

Enorme potencial. En el uso eficiente de la energía se esconde un enorme potencial. El llevar a cabo esfuerzos en este tema es el camino más rápido y efectivo para la sostenibilidad energética y la protección del clima. Un ejemplo puede ayudar a comprender el concepto de eficiencia energética sin pérdida de productividad o comodi- dad. Un consorcio norteamericano asentado en Crailsheim, Alemania aumentó su producción en un 45%, al mismo tiempo aumentó el consumo de energía para las máquinas, la calefacción de los edificios, el sistema de aire acondicionado y la ventilación en solo un 12%. Las emisiones de CO2 se mantuvieron, sin embargo, al nivel del año 2001. En el éxito participaron medidas como un sistema de iluminación y de aire comprimido más eficiente, mediciones electrónicas del consumo de energía y cuantificación a nivel de departamentos del consumo energético, además el uso de bombillas de bajo consumo, detectores de movimiento en las oficinas y control de iluminación y mejoras en los sistemas de aislamiento térmico.

En los hogares costarricenses es posible implementar un plan de eficiencia energética basado en medidas sencillas. Por ejemplo, promover el uso de electrodomésticos más eficientes, iluminación con lámparas que consumen menos electricidad pero generan igual número de lúmenes por metro cuadrado, desactivar la función destand by en aparatos electrónicos de comunicación y entretenimiento, utilizar las luces que realmente se requieren, los tenderos de ropa en lugar de solo las secadoras, no guardar ollas aún calientes en la refrigeradora y aprovechar la luz solar para iluminar habitaciones.

El implementar el pasaporte ecológico para los nuevos edificios, y desarrollar incentivos para renovar los antiguos, e incentivar campañas para promover el ahorro de energía, podrían ser algunas de las medidas a corto plazo. En cuanto a los electrodomésticos, por ejemplo, un refrigerador normal nuevo consume solamente un 25% de energía en comparación con los modelos antiguos. Las lámparas de iluminación compactas, necesitan solo entre un 1/4 y un 1/5 de la energía que consume una bombilla normal.

Ahorro real. El uso de sensores de movimiento que pueden apagar las lámparas cuando no se encuentra alguna persona presente en la habitación, uso de computadoras con pantallas de cristal líquido que consumen hasta un 60% menos de energía que los monitores convencionales, y están hechos de materiales reciclables. Así es más económico invertir en medidas de ahorro que en cambiar drásticamente de los hidrocarburos fósiles a otro tipo de fuentes energéticas no renovables. Cada fuente energética se volverá más costosa conforme se va consumiendo y esto vale también para el ahorro, es decir, los próximos ahorros serán más difíciles y caros. Este proceso es similar al hecho de bajar de peso: al principio se puede reducir fácilmente un par de kilos, mientras que es más difícil y bajo ciertas circunstancias hasta peligroso perder gran cantidad de kilos.

Costa Rica dispone de diversas fuentes de energía renovables para asegurar un suministro eficiente, sin embargo, se requiere de planes específicos para las medidas de ahorro, constituyendo el camino más corto y conveniente para disminuir los gases de efecto invernadero. Parte de estos aspectos fueron tratados en el seno del IX Congreso Geológico de América Central a realizado en la primera semana de julio. Si tan solo en uno de los gobiernos pasados no se hubiera cerrado el ferrocarril para traslado de carga, se hubiese implementado el reciclaje de la basura, y se hubieran llevado a cabo medidas de ahorro eléctrico, ya llevaríamos más de 10 años adelante en este sentido. El compromiso y el futuro están en nuestras manos, pero debemos empezar ya.

FOTOS

  • Nacion.com

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL
ALEJANDRO URBINA
SERVICIOS En tu Celular Weekly review En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2008. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS