LN EL MUNDO

Costa Rica, Martes 13 de enero de 2009

/EL MUNDO

Detroit cada día más deteriorada

DAVID CRARY y COREY WILLIAMS | |

Detroit (AP). Un dato basta para comprender lo dura que es la situación en Detroit: algunos presos que cumplen sus condenas no quieren recuperar la libertad. Y quienes son excarcelados, cometen delitos para volver entre rejas, lo que les garantiza calefacción, atención médica y tres comidas al día.

Por primera vez, veo gente que decide que está mejor en la cárcel que en la comunidad, donde corre peligro de quedar desamparada y hambrienta, expresó Joseph Williams, del programa New Creations Community Outreach, que asiste a los reos que son liberados. En prisión tienen tres comidas calientes diarias y un catre. Por eso cometen algún delito y vuelven, a la espera de tiempos mejores.

Esos tiempos parecen distantes. Sin tener que lidiar con huracanes, Detroit ha reemplazado a Nueva Orleáns como la ciudad más atribulada del país.

La tasa de desempleo llegó al 21%, acaban de despedir al director del sistema educativo, el alcalde está preso por un escándalo sexual. Y su querido equipo de fútbol estadounidense, los Leones, perdieron sus 16 partidos de la temporada.

La principal causa de esta debacle es el colapso de la industria automotriz, que durante más de un siglo fue la principal fuente de empleos y lo que le dio status a la ciudad.

Somos la Motor City (la Ciudad de los Automóviles), expresó Scott Alan Davis, quien supervisa proyectos de desarrollo comunitario en uno de los barrios más golpeados por la crisis económica. Cuando lo que nos hizo ganar ese nombre se derrumba, hay buenas razones para tener miedo.

Una de las que teme por su futuro el Warlena McDuell, una jubilada de 81 años, que vive con una hija que padece de cáncer. Un día reciente se la vio entre las cientos de personas, en su mayoría ancianos, que llenaban bolsas con alimentos suministrados por la organización de beneficencia Focus:HOPE.

Esto no es una recesión, es una depresión, afirmó McDuell, con la autoridad de alguien que sabe de lo que habla. Las cosas van a empeorar antes de empezar a mejorar.

___

Los problemas de Detroit comenzaron a gestarse hace varias décadas, cuando los blancos decidieron radicarse en los suburbios y muchos negros de clase media les siguieron. La ciudad llegó a tener 1,8 millones de habitantes y hoy cuenta con la mitad.

Aproximadamenten el 83% de la población actual son negros. Los índices de delincuencia, pobreza, desempleo y deserción escolar son de los peores entre las ciudades grandes del país. Los seguros de viviendas y automotores son caros. Hay pocas tiendas de cadenas, lo que hace que la gente deba comprar en negocios de barrio, que son más caros.

Siempre tuvimos un espíritu positivo, la certidumbre de que nada es imposible, expresó el reverendo Edgar Vann, de la Second Ebenezer Church. Eso ya no es así. Epocas como ésta hacen que desaparezca ese espíritu.

Vann dirige una megaiglesia de 5.000 miembros y fundó la Vanguard Community Development Corporation, que construye viviendas y ofrece programas educativos en el dilapidado North End.

En estos momentos construye un complejo de departamentos para ancianos, cerca de dos escuelas que cerraron hace poco y que fueron saqueadas.

Este barrio está muerto, dijo Vann, visiblemente molesto, señalando hacia varias viviendas que fueron abandonadas y saqueadas. Teme que la desesperanza se apodere de la gente.

Tienen que ayudarnos a salir adelante antes de que se produzca un estallido social. Odio tener que decirlo, pero esa es la realidad, indicó Vann.

___

Para Mark Covington, lo mismo que para tantos de sus vecinos, hay dos Detroit: La de los casinos pitucos, hoteles opulentos y dos estadios deportivos nuevos, que atrae a la gente adinerada con un centro relativamente vibrante. Y todo el resto, barrios en decadencia, lotes llenos de basura y viviendas quemadas.

Hace que uno quiera irse, dijo Covington, quien tiene 36 años. Pero si me voy, quien va a ayudar? La gente como yo es la que va a sacar a Detroit adelante.

Covington no tiene trabajo y en el último año se la pasó trabajando en lo que él llama el Jardín de la Calle Georgia. Alude a tres céntricos lotes vacíos en los que él y algunos amigos cultivan hortalizas.

Es una de cientos de huertas que han surgido en la ciudad, en terrenos abandonados luego de que se demolieron sus viviendas.

Covington y sus amigos hicieron algo que la municipalidad no hacía: eliminaron los escombros, colocándolos al borde de la acera para que fuesen recogidos por el servicio de la basura. Plantaron tomates, repollos, brócoli y otras verduras, así como algunos frutales.

Hace algunos meses instalaron una pantalla de madera para mostrar películas al aire libre.

Aquí hay una camaradería que yo no veía desde que era niño, dijo Covington. Uno empieza a sentirse como en un pueblo chico.

Agregó que le gustaría que los líderes municipales aportasen más.

Me alegro de que la zona céntrica esté progresando, declaró. Invirtieron dinero allí. Es comprensible. Pero qué hay de la gente que paga por eso? Pagamos nuestros impuestos. Necesitamos servicios.

No entiendo cómo puede ser que los líderes municipales recorran los barrios, vean el estado en que se encuentran, y no quieran hacer nada, se lamentó.

___

En estos momentos hay 15 aspirantes a cubrir la vacante dejada por el alcalde Kwamem Kilpatrick en las elecciones especiales del 24 de febrero. Kilpatrick fue hallado culpable de violar las leyes al tratar de encubrir una relación amorosa con una alta colaboradora.

Pero Steve Tobocman, representante de Detroit en la legislatura estatal, dice que no hay una visión concreta acerca de cómo hacer frente a los actuales retos.

Los desafíos son monumentales. El alcalde interino Ken Cockrell hijo dijo que el déficit se acerca a los 300 millones de dólares y ordenó que todos los departamentos redujesen en un 10% sus presupuestos. El déficit del distrito escolar se acerca a los 400 millones de dólares, por lo que el estado declaró una emergencia financiera. La superintendente del distrito Connie Calloway fue despedida a fines del año pasado. Varias escuelas dejaron de funcionar en años recientes.

La últimas estadísticas del FBI indican que Detroit tiene las tasas de delitos violentos más altas de cualquier ciudad grande.

Jeriel Heard, director de cárceles del condado Wayne, confirmó que muchos reos se muestran reticentes a dejar las prisiones cuando cumplen sus condenas.

El mercado residencial es desastroso. El precio promedio de una vivienda es de 18.513 dólares, según la Junta de Agentes de Bienes Raíces, e incluso con esos precios cuesta venderlas.

Si uno no puede vender su casa, cómo hace para mudarse a otro sitio?, preguntó Robin Boyle, profesor de planificación urbana en la Wayne State University. Hay gente que simplemente apaga la luz y se va. Los precios de las propiedades han caído tanto que abandonar la vivienda ya no es algo descabellado.

___

Curiosamente, en los alrededores de Detroit hay comunidades muy prósperas.

Mark Douglas, de 41 años, de raza negra, quien tiene una exitosa concesionaria de automóviles en Southfield, dice que Detroit tiene que encontrar la forma de hacer que la gente se sienta a salvo.

Si no quieren vivir allí, no se puede desarrollar una base impositiva, expresó. Los blancos tienen que volver. Hay que tener integración. Todos tienen que unirse.

FOTOS

  • Nacion.com

    AP

SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS