LN OPINIÓN

Costa Rica, Martes 20 de enero de 2009

/OPINIÓN

Nacion.com

Página Quince

Rodolfo Saborío | rodolfo@saborio.com

¿Desagravios legislativos?

Abogado

Haciendo uso de su ilimitada capacidad para complicar lo simple, la Asamblea Legislativa discute la posibilidad de revocar una resolución parlamentaria de destitución de un alto cargo de la función pública, adoptada hace más de cuatro años por otra legislatura.

Se apoyan algunos diputados en una simple resolución interlocutoria de un juez contencioso administrativo, dictada de previo al traslado inicial de la demanda, en donde la representación del Estado no ha sido oída aún, y en la cual, sin emitir juicio de valor alguno sobre lo bien fundado de la gestión, se otorga oportunidad al jerarca administrativo del Congreso para que se refiera a una acción judicial en su más temprana etapa, sin que la relación procesal haya sido perfeccionada.

En estos casos se utiliza un formulario genérico de acuerdo con el artículo 31 del Código Procesal Contencioso Administrativo, en el cual se indica a la autoridad administrativa que debe proceder a confirmar, modificar, anular, revocar o cesar “la conducta administrativa impugnada”.

Esta modalidad se utiliza como consecuencia de la eliminación del requisito de agotamiento de la vía administrativa, y tiene como finalidad brindar a la autoridad pública la posibilidad de revisar sus actos administrativos.

Actos políticos. En primer lugar, dicha previsión se refiere exclusivamente a la función materialmente administrativa que despliega la Asamblea Legislativa, y no comprende los actos de contenido político, que únicamente pueden ser revisados por la Sala Constitucional, cuando vulneran un derecho fundamental.

Los actos de designación y remoción de titulares de altos cargos de la función pública que corresponden a la Asamblea Legislativa son actos políticos, que bajo ninguna definición catalogan como función administrativa material.

Esto es, no están sujetos a los controles ordinarios de regularidad que caracterizan las decisiones administrativas.

La prevención judicial que se emitió no consiste en una orden de revisar. El alcance de dicha resolución lejos está de abrir las puertas para una revisión de actos políticos que consumaron sus efectos hace más de cuatro años, y que han sido previamente objeto de impugnación en la vía constitucional y ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, con resultados contrarios al intento de revisión.

No puede, entonces, tomarse esta simple resolución judicial interlocutoria de mero trámite, dirigida al jerarca administrativo del Congreso, como fundamento para la adopción, sin ningún tipo de trámite parlamentario previo, de un acto revocatorio.

Consecuencias inconcebibles. Sin duda, la primera consecuencia de una decisión tan precipitada, como la planteada por algunos diputados, consistiría en que el jerarca removido debería ser restituido en su puesto, lo cual nos deja ante el hecho de que ya existe otra persona titular del cargo.

No pudiendo existir en un mismo momento dos titulares de un puesto, la revocatoria de la destitución tendría la inconcebible consecuencia de la destitución automática del actual titular, sin procedimiento previo ni garantía procedimental alguna, lo cual a su vez resultaría en un agravio mucho mayor que el supuesto entuerto que se alega como móvil.

La simpleza anunciada de que el restituido renunciaría inmediatamente a su puesto implicaría que habría que iniciar un nuevo procedimiento de designación del titular.

Esto, sin mencionar la responsabilidad personal en que incurrirían los señores diputados si asumen el papel de jerarcas administrativos y generan la potencialidad de una indemnización multimillonaria a cargo del Estado.

Atropellar los procedimientos parlamentarios, apoyándose en una resolución judicial de mero trámite, que no ordena tomar ninguna decisión y que se dirige exclusivamente al jerarca del Congreso como generador de actuaciones materialmente administrativas, no aptas para reabrir la discusión de un acto político, a todas luces resultaría una actuación irregular.

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL
ALEJANDRO URBINA
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS