LN OPINIÓN

Costa Rica, Miércoles 10 de junio de 2009

/OPINIÓN

Nacion.com

Página Quince

Rodolfo Saborío | rodolfo@saborio.com

Burocracias imperecederas

 En el bosque de la burocracia nacional no hay que temer por la deforestación

Abogado

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO

Una de las características más sorprendentes de las oficinas públicas, de todo tamaño, color y ubicación, es su inagotable capacidad para sobrevivir a los cambios de circunstancias más radicales y pasar completamente inadvertidas en los breves períodos en que alguien se plantea en serio modificar el aparato administrativo.

Esto no es nuevo y lo reseñaba muy bien Alexis de Tocqueville en su libro El Antiguo Régimen y la Revolución (1856), en el cual describía como, luego de la Revolución Francesa, el enorme aparato estatal que había sostenido a la monarquía en el poder había pasado a funcionar, prácticamente sin alteraciones, al mando de la naciente República. Esto nos permite comprender que la capacidad de supervivencia de las burocracias administrativas es centenaria y pareciera ilimitada.

En Costa Rica, a la imposibilidad de hacer desaparecer cualquier oficina o dependencia, a pesar de que demuestre su absoluta incapacidad para cumplir su cometido esencial, se agrega una nueva modalidad de protección ante cualquier intento por siquiera plantearse la necesidad de su continuidad: son un modelo internacional que es objeto de alabanzas en los congresos en que constantemente viven invitados sus jerarcas o administradores.

Lo que no son capaces de entender quienes se infatúan con esas adulaciones es que en esas reuniones todos andan en lo mismo y vuelven a sus países igual de incapaces como salieron, pero premiados.

Incompetencia. La hipertrofia e incapacidad del aparato público costarricense ha alcanzado niveles astronómicos y dignos de ser evaluados a nivel mundial. Probablemente si hicieran congresos internacionales para discutir sobre las unidades más incompetentes y merecedoras de ser eliminadas, ningún alto miembro de los supremos poderes o administrador público de cualquier rango asistiría, por temor a llevarse el primer premio.

Un exembajador costarricense en Italia, don Octavio Torrealba, notable jurista de grata memoria, dentro de sus más acabadas anécdotas de su paso por ese país, narraba cómo en algún momento habían creado el Instituto Nacional para la Reducción del Estado. La primera tarea que emprendió esa nueva oficina fue levantar una lista de todas las dependencias estatales existentes, ante lo cual fueron apareciendo unidades que nadie siquiera recordaba que existían. Como el lector podrá adivinar, al final del proceso no fue eliminada ni una sola institución, pero además siguió funcionando el rimbombante Instituto.

En Costa Rica no ha sido posible concluir en forma definitiva un inventario completo del sector público y cada intento termina con cifras superiores al anterior.

Esto se debe no solo a que la Asamblea Legislativa sigue creando entes y órganos administrativos sin parar, sino a que siempre aparece alguno nuevo, no tomado en consideración en la anterior búsqueda.

Hasta los ejemplos más inverosímiles, como una institución llamada “Casa Hogar de la Tía Tere”, que se suponía que derogarían, pero que todavía sobrevive, auguran que en el bosque de la burocracia nacional no hay que temer por la deforestación.

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL    ENTRE LÍNEAS
ALEJANDRO URBINA ARMANDO GONZÁLEZ
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS