LN EL MUNDO

Costa Rica, Miércoles 4 de marzo de 2009

/EL MUNDO

Omar el Bechir, un militar islamista-nacionalista

Jartum. AFP. El presidente de Sudán, Omar el Bechir, que hoy se convirtió en el primer jefe de Estado en ejercicio reclamado por la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya por crímenes en Darfur, es un militar de influencia islamista que gobierna el país más grande de Africa desde hace dos decenios.

Largos bigotes, gafas doradas, cabeza pelado, Bechir, de 65 años, tiene por costumbre iniciar sus discursos con un brioso paso de baile, moviendo su bastón en el aire y con la espalda ligeramente encorvada.

Sus 20 años al frente de Sudán han estado marcados por guerras civiles en el sur del país, hasta la paz de 2005, y en la provincia occidental de Darfur, un conflicto que dura desde 2003 y que según la ONU ha causado 300.000 muertos, mientras que Jartum 'sólo" admite 10.000.

“Bechir es conocido por su propensión a responder violentamente a los insultos y está preocupado por lo que considera una conspiración desde el exterior para lograr su caída. Sus respuestas son imprevisibles”, afirma el analista Alex de Waal.

Nacido en 1944 en una familia rural de Hoshe Bannaga, a un centenar de kilómetros al norte de Jartum, Bechir quedó fascinado desde su infancia por la carrera militar.

Ya siendo general, Bechir y un grupo de oficiales derrocaron el 30 de junio de 1989 al gobierno democráticamente elegido de Sadiq el-Mahdi en un golpe de Estado apoyado por el Frente Islámico Nacional, el partido de su mentor Hassan al-Turabi, que más tarde se convertiría en su peor rival.

Bajo la influencia de Turabi, Bechir orientó hacia el islamismo radical a un Sudán de 40 millones de habitantes, fragmentados en una plétora de tribus y dividido en un norte mayoritariamente musulmán y un sur cristiano y animista.

Tras el golpe de Estado de 1989 se crearon fuerzas populares de defensa, que se desplegaron en el sur del país contra los "infieles" y para imponer la ley islámica, abriendo un nuevo capítulo de una guerra civil que se remontaba a 1983 y que causó dos millones de muertos hasta 2005.

En los años noventa, Jartum se convirtió en la plataforma de la internacional islamista con la presencia de numerosos yihadistas que lucharon en Afganistán, incluido el jefe de al-Qaeda, Osama Bin Laden, luego expulsado del país por presión de Estados Unidos.

En este contexto, al final del decenio se agriaron las relaciones entre "Bechir el militar" y "Turabi el islamista". Este propuso en 1999 un proyecto de ley para limitar los poderes del presidente al que Bechir respondió sin ambages: el ejército cercó la Asamblea Nacional, que fue disuelta.

A continuación, Bechir trató de desmarcarse de los islamistas y mejorar sus relaciones con la comunidad internacional.

Su gobierno firmó un acuerdo de paz con los rebeldes del sur de Sudán, abriendo así la vía a un referéndum en 2011 sobre la indenpendencia de esa zona, donde se concentran las reservas petroleras del país.

Sin embargo, hace seis años empezó la guerra civil en Darfur, por la que la CPI le acusa de genocidio, crímenes de guerra y contra la humanidad, junto a varios responsables de su régimen.

Bechir es el presidente que más tiempo lleva en el cargo desde la independencia de Sudán en 1956 debido a los estrechos lazos que ha sabido conservar con el ejército.

"Nunca olvidó que en primer lugar es un militar y luego un político", resumió el historiador estadounidense Robert O. Collins.

FOTOS

  • Nacion.com

    AP.

    Imagen de abril del 2007, donde aparece un sobreviviente de las matanzas en Darfur mostrando restos de habitantes de la villa de Mukjar (oeste de Darfur) enterrados en un fosa común en esa zona.

SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS