LN EL PAÍS

Costa Rica, Lunes 9 de noviembre de 2009

/EL PAÍS

Estado alega ahorro de $500 millones en pago de tierras

Minaet impulsa degradar parque Baulas para evitar expropiaciones

 Plan pretende convertir parte del parque en refugio silvestre

 Los ambientalistas dicen que la decisión pone en riesgo a las tortugas en extinción

Vanessa Loaiza N. | vloaiza@nacion.com
http://wvw.nacion.com
TAMAÑO

El Ministerio del Ambiente Energía y Telecomunicaciones (Minaet) impulsa un proyecto que pretende degradar una porción del Parque Marino Las Baulas para evitar el pago de millonarias expropiaciones.

Si lograse convertir una parte de las tierras que son ahora parque nacional en un refugio de vida silvestre, entonces evitaría el pago de entre $300 y $500 millones que hoy están en manos de propietarios privados.

Además, esa categoría de protección permite la construcción de hoteles y residencias.

El parque tiene hoy bajo protección absoluta una franja de 125 metros de fondo en las playas Ventanas y Grande, en Guanacaste, pero el proyecto pretende reducir esa área a 50 metros.

Los otros 75 metros se convertirían en Refugio de Vida Silvestre y seguirían ocupados por viviendas, condominios y centros de recreación que hoy están en trámite de expropiación.

El ministro del Ambiente, Jorge Rodríguez, impulsa la reforma y alega que es necesaria para evitar el problema social de “sacar a los pobladores históricos del parque”, y porque el país no tiene dinero para pagar expropiaciones.

Según notas publicadas por La Nación, la expropiación de unas 120 propiedades dentro del parque costaría entre $300 y $500 millones, y el Estado apenas destina $2 millones anuales para comprar tierras en áreas protegidas.

Riesgos. Convertir esa franja de 75 metros de la playa en un refugio de vida silvestre implica menos protección para la tortuga Baula, especie en peligro de extinción.

Según el modelo de parque nacional, el Estado prohíbe cualquier actividad humana que ponga en riesgo la especie.

Por el contrario, cuando se habla de refugios de vida silvestre, se pueden desarrollar actividades humanas “amigables”.

Por ejemplo, el proyecto de ley que se discute en el Congreso bajo el expediente 17.383, establece que en la zona destinada a refugio se permitiría una segregación mínima de 1.200 metros cuadrados.

Además, se permitirían estructuras con dos o tres pisos con iluminación de baja densidad, para no afectar el desove de las tortugas.

Sin embargo, grupos ambientales que objetan el proyecto advierten que la reducción del parque en la zona de playa no considera el impacto del cambio climático.

Entre esos impactos se menciona que en las próximas décadas podría aumentar el nivel del mar y dejar en las profundidades los 50 metros dedicados al parque.

“Un aumento del nivel del mar de un metro para fin de siglo –considerado realista por la comunidad científica– probablemente inundará por completo la franja de 50 metros de la zona pública, y el parque, en su versión rectificada, quedaría sumergido”, afirmó Carlos Drews, miembro del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Además, el artículo 38.° de la Ley orgánica del ambiente aclara que un área protegida “sólo podrá reducirse por Ley de la República, después de realizar estudios técnicos que justifiquen la medida”.

El proyecto de ley no está acompañado de ese respaldo técnico.

Álvaro Ugalde, uno de los fundadores del Sistema de Parques Nacionales, opinó que el proyecto de ley contradice las últimas resoluciones de Sala Constitucional. Entre ellas está una, del 8 de mayo del 2008, que obliga al Estado a pagar las expropiaciones y mantener el parque con los límites actuales.

En la otra acera, los dueños de propiedades en los 75 metros que se convertirían en refugio de vida silvestre, aseguran que ellos se comprometen a realizar acciones para preservar la especie.

Rafael Cañas, abogado del 85% de los propietarios afectados, asegura que entre esas acciones se incluiría el manejo de aguas negras. “Si los propietarios se van, ¿quién cuidará el parque?”, preguntó.

FOTOS

  • Nacion.com

    La luz afecta el desove de las tortugas baulas en playa Grande. Sin embargo, los propietarios prometen regular la iluminación. Archivo

  • Nacion.com

  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen

En riesgo

La baula: La Dermochelis coriacea es la única tortuga marina con “espalda de cuero” y la más grande: pesa unos 500 kilogramos y mide hasta 1,75 metros.

Crisis mundial: En las últimas dos décadas, su población mundial se redujo en un 97% y se calcula que solo quedan 1.700 hembras en edad reproductiva en el mundo: de allí la importancia de preservar los sitios de anidación.

Situación local: La población que desova en el Parque Las Baulas ha disminuido en un 90% desde finales de los años ochenta. Sin embargo, constituye la población de mayor tamaño en el océano Pacífico oriental.

Variaciones del parque: El nuevo proyecto de ley constituye la cuarta intentona por modificar los límites del parque para evitar las expropiaciones y permitir la presencia de seres humanos en el área protegida.

Argumentos: En el pasado, los diputados rechazaron los proyectos porque carecen del estudio técnico que justifique la disminución del área de parque.

Se repite la carencia: El ministro del Ambiente, Jorge Rodríguez, sostiene que el parque no cumple con los requisitos para la máxima categoría de protección y alega que debería ser refugio.

SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS