LN OPINIÓN

Costa Rica, Jueves 1 de octubre de 2009

/OPINIÓN

Nacion.com

Página Quince

Rodolfo Saborío | rodolfo@saborio.com

Mediocracia

Abogado

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO

En otros lugares se utiliza la palabra que aparece en el título de este comentario para referirse a la excesiva influencia de los medios de comunicación en el manejo de los asuntos públicos. Creemos que esa palabra es más apropiada para referirse a una tendencia cada vez más consolidada que merece su propia denominación, me refiero al gobierno de los mediocres.

Día a día, se observa cómo en nuestra mediocracia se premia al más incompetente con ascensos y nominaciones a puestos de elección popular o de segundo grado. Tomemos por ejemplo el cada vez más evidente desastre vial que ha pasado a ser un mal severo que afecta la capacidad productiva del país y deteriora la calidad de vida de todos los ciudadanos.

Pues bien, lo que en un país civilizado daría lugar a exigencia de cuentas de los responsables de ese sector, en nuestro superficial medio, dominado por las poses y las promesas siempre incumplidas, semejante demostración de incapacidad da lugar a la nominación inmediata a todo tipo de nombramientos.

Este caso se repite en todos los sectores y da como resultado que quienes dirigen el aparato público se encuentren muy lejos de ser los más competentes. Hace ya bastante tiempo, me pidieron consejo sobre la mejor forma de solucionar el bloqueo que producía un alto funcionario, de escasa capacidad de trabajo y menor preparación intelectual, que entorpecía importantes decisiones de gobierno.

En tono de broma, sugerí que lo nombraran magistrado para solucionar el problema, o por lo menos para cambiar de lugar el problema. Cual sería mi sorpresa al enterarme de que en un movimiento inesperado, al muy poco tiempo, dicho funcionario resultó nombrado magistrado, y para colmo de males, en la Sala que mayor influencia ejerce sobre las decisiones vitales del país. Los casos no son aislados y han ido convirtiendo en realidad un viejo adagio costarricense que nos postula que un ascenso es la mejor forma de librarse de quienes no sirven.

Catedráticos de papel cebolla. Los centros universitarios están llenos de catedráticos de papel cebolla, que nunca han escrito algo trascendente, pero que se las ingenian para acumular puntos y llegar a los máximos eslabones de la evolución académica. Si a la vez han tenido la suerte de desplegar sus luces en la política y en un puesto diplomático, se pensionan con montos exorbitantes para las cuales no han cotizado lo suficiente, y se pueden dar el lujo de volver a la función pública sin cobrar, no sin jactarse del falso sacrificio.

Cuando hace muy pocos meses se hizo del conocimiento público todo un sistema de consultorías, a cargo de fondos reservados que podía utilizar el Gobierno con toda discreción, surgió la posibilidad de que se contara con una radiografía actualizada del “quién es quién” de la inteligencia nacional. Luego de algunas florituras para la gradería, todos los responsables resultaron exonerados, y nos quedamos sin conocer el inventario de talentos que en las sombras dirigía nuestros destinos, con el único consuelo de listas parciales y limitadas.

Afortunadamente, el destino del país depende cada vez menos de las decisiones de las autoridades públicas, y esto lo evidencia la forma en que nuestra economía creció durante las últimas décadas y si se quiere un ejemplo fulminante, si nos encontramos en estos momentos en vías de superación de la peor amenaza que ha sufrido la estabilidad económica de este país, no ha sido precisamente gracias a las decisiones legislativas, que nunca se adoptaron, ni a las políticas públicas de mitigación, que no se hicieron efectivas. Si tan solo la mediocracia nacional dejara de ser tan ostentosa y vocinglera y dejara que el país siga avanzando sin tanto circo y juegos de artificio, probablemente el resto de la población podría ocuparse sin distracciones en sentar las bases para un desarrollo sostenido.

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL    ENTRE LÍNEAS
ALEJANDRO URBINA ARMANDO GONZÁLEZ
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS