LN OPINIÓN

Costa Rica, Martes 8 de septiembre de 2009

/OPINIÓN

Luis Hernández | contraste20@gmail.com

A mejorar la ortografía

 La transfomación del modelo pedagógico para la enseñanza de la ortografía es necesaria

Profesor y Periodista

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO

Conocer correctamente las leyes ortográficas, redactar ideas propias y utilizar de forma adecuada las distintas reglas de un lenguaje escrito, es una forma de expresarse cabalmente y también de cultivar la tradición cultural del idioma que se practica.

Sin embargo, una pequeña revisión a varios textos producidos por los jóvenes que asisten a nuestros colegios, ha puesto en evidencia su poca o escasa habilidad en el manejo de la ortografía del español.

Más que perjudicial y lamentable, lo anterior es prueba de que las iniciativas académicas tradicionales no están brindando resultados deseables tanto en las aulas como en la vida cotidiana.

Al contrario, el problema se agudiza en algunos sectores de injerencia, debido a sus recurrentes, públicas y hasta garrafales faltas ortográficas, a saber: medios de comunicación, establecimientos comerciales, entes gubernamentales, anuncios publicitarios, entre otros.

En este sentido, lejos de buscar culpables, como hemos venido haciendo a lo largo de la historia patria, deberíamos buscar soluciones y trabajar en ellas de manera concienzuda y minuciosa, con la convicción de que una sana transformación del actual modelo pedagógico para la enseñanza de la ortografía, nos brindaría mejores resultados en el campo de la lengua.

Expertos de la teoría comunicacional coinciden en que la exploración de un método científico que permita al profesional en educación secundaria implementar un sistema efectivo (comprobado de forma empírica y científica), es de suma ayuda para el desarrollo de las destrezas en el plano de la expresión escrita.

En dicho contexto, estaría interesante analizar cuán conveniente resultaría llevar a cabo una investigación de tipo cognitiva/conductual, según el diseño de un método de adquisición de vocabulario mediante la lectura, con el fin de alcanzar resultados satisfactorios en períodos establecidos.

La idea a grandes rasgos es plantear la posibilidad de trabajar la ortografía y las producciones textuales de los estudiantes en los centros educativos, utilizando el principio del reforzamiento positivo, donde se premia el logro, y asimismo, a manera de plan piloto, se va eliminando paulatinamente el permisivo pero vigente, actual método que castiga el error como consecuencia de la inadecuada aplicación de la regla.

El procedimiento implica renovar y hasta cierto punto modificar el actual plan de estudios del español, modernizar el currículo, las condiciones físicas y logísticas en las instituciones, y otros incentivos de carácter cultural y económico, que, a la postre, son los que determinan, en algún sentido, el nivel epistémico de los educandos.

Así, lograríamos que los estudiantes encuentren en la lectura un modo de conseguir gozo y disfrute, no aburrimiento, apatía y dejadez, como hasta ahora viene sucediendo.

Es triste, pero gran parte de los estudiantes consultados aducen que leer resulta tedioso. Por el tipo de textos escogidos, la forma en que estos se evalúan y la vergonzosa desgana de muchos docentes de participar continuamente de la lectura como forma de predicar con el ejemplo.

Esta percepción generalizada, debería ser transformada radicalmente. Al respecto, una manera de hacerlo es premiando a quienes participen del acto, con incentivos específicos (previamente analizados por un comité de apoyo), que refuercen la autoestima y la dedicación.

Quizá, la raíz inmediata del problema, mas no la única, es que los estudiantes en su niñez no tuvieron los refuerzos y estímulos adecuados para desarrollar una gran habilidad de reconocer al menos las normas básicas de la ortografía. A ello también se suman las condiciones socioeconómicas en las cuales crecieron, el entorno donde cursaron su etapa básica de aprendizaje y la afición por la lectura de parte de los padres de familia.

No obstante, para que lo antes mencionado alcance un tono de credibilidad, debe ser antes cuantificado, medido y registrado con números, datos y cifras.

Si bien varios coincidimos en que la ortografía de nuestros estudiantes, debería dejar de ser fonética, cabe preguntarse cuánta importancia le damos en Costa Rica a la investigación educativa en este plano.

La ortografía, en dicho caso, es uno de los tantos problemas remediables que hay en el sistema educativo; solo falta comenzar a trabajar en proyectos verosímiles y ambiciosos, para darse cuenta de que no estamos tan lejos de algunas soluciones.

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL    ENTRE LÍNEAS
ALEJANDRO URBINA ARMANDO GONZÁLEZ
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS