LN OPINIÓN

Costa Rica, Martes 8 de septiembre de 2009

/OPINIÓN

Nacion.com

Página Quince

Fernando Guier | fernando@guier-abogado.com

Extravagante sexualidad humana

 La pareja humana, única entre los mamíferos, practica el sexo por puro placer

Abogado

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO

El título de este comentario sí representa un rasgo único de los humanos, el cual no tiene parangón entre los mamíferos y ellos son la ovulación oculta de la mujer, el sexo recreativo, sin deseos de procrear, el pudor y la menopausia.

Indudable que el camino evolutivo nos llevó de ser una especie más entre los mamíferos, a convertirnos en únicos en el reino animal, lo que dependió no solo de la remodelación de la pelvis y del cráneo, sino, también, de nuestra sexualidad.

Muchos motivos –agricultura, defensa de los enemigos, recolección conjunta– hicieron que se adoptara la vida grupal, influyendo así en las prácticas sexuales. La poliginia fue abandonada por el alto costo de tener varias hembras ; solo puede practicarse en regímenes totalitarios como el harén de los reyes árabes.

Interesante que el macho en las sociedades desarrolladas de esta época asista frecuentemente al gimnasio o practique deporte para mantenerse en forma atractiva para las hembras, desarrollando musculatura que exhibe en los clubes. Es la misma ostentación sexual de la melena del león o la cola del pavo real para encontrar pareja.

Una afirmación tajante de Jared Diamond, en uno de sus estupendos libros, consiste en que el hombre carece del conocimiento innato e instintivo sobre la receptividad sexual de su compañera.

Las hembras de otras especies, en cambio, demuestran que están en celo por rasgos físicos indudables, como las monas con las nalgas rojas. La mujer, al contrario, oculta su ovulación y la época del celo.

Dice Diamond que sea cual fuere la función biológica que desempeña la copulación entre los humanos, es evidente –y lo cito– que no se trata de la procreación, la cual no es más que un producto secundario ocasional.

La pareja, única entre los grandes mamíferos, practica el sexo recreativo por puro placer. No lo hacen nuestros primos los chimpancés, aunque extrañamente entre los animales, son los únicos que copulan acostados cara a cara y en público. En cambio, los humanos practican el sexo a escondidas para huir de machos rivales que se entusiasmen.

Nótese que las mujeres evolucionaron hacia un estado permanente de celo para complacer y hacer felices a los machos, ocultando el tiempo exacto de su ovulación, a fin de explotar la preocupación del hombre respecto a su paternidad y obligarlo a establecer vínculos permanentes con ella.

El macho humano es el único que contribuye al sostenimiento de la cría. Tal es la apreciación de Richard Alexander y Catherine Noonan, ambos biólogos evolutivos.

Sintetizo : la mujer disimula sutilmente y con delicado encanto su ovulación y época de celo, totalmente distinta a las monas, que lo anuncian públicamente y con visibles transformaciones físicas en ambas nalgas, ostentándolas a vista de todos los monos machos que se excitan y atarantan al verles las nalgas rojo encendido.

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL    ENTRE LÍNEAS
ALEJANDRO URBINA ARMANDO GONZÁLEZ
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS