LN DEPORTES

Costa Rica, Domingo 27 de septiembre de 2009

/DEPORTES

La columna de Barraza

Cuando cayeron “los más fuertes”

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO

Buenos Aires.

Paradojas... The Strongest en inglés significa “los más fuertes”. Sin embargo, en aquel atardecer del 26 de setiembre de 1969 se sintieron los más débiles, los más impotentes. Los motores del avión Boeing DC 6 del Lloyd Aéreo Boliviano tosían como tuberculosos; el fuselaje temblaba y hacía temblar a sus 69 ocupantes.

Strongest volvía a casa después de disputar un partido amistoso con un combinado de Santa Cruz y halló en la sorda y muda inmensidad de los montes cordilleranos la derrota más dolorosa de su centenaria existencia. Entre los hierros retorcidos y asientos calcinados quedó deshecho el equipo entero del Tigre paceño. Un minero que dio la pista para encontrar los restos de máquina y de hombres relató haber visto el avión a baja altura, con los motores humeando y haciendo zig-zag para esquivar los cerros. Lo vio meterse en la garganta de un nido montañoso y desaparecer. Inmediatamente después oyó el estrépito del metal contra la roca. El aparato fue a dar contra una cañadera llamada La Cancha. Ironías.

Siempre que se acerca el 26 de setiembre sobrevuela el recuerdo de la tragedia aérea que conmovió y movilizó tal vez más que otras por estar de por medio la pasión que despierta un club de fútbol. Lo mismo pasó con Alianza Lima en el 87. Allí se agigantó la leyenda del The Strongest, cuyos colores oro y negro resultaron tan premonitorios: oro del brillo y la grandeza, negro de luto y de muerte.

Fue el cuarto accidente de aviación que envolvió a una escuadra futbolística. Luego vendrían los de Alianza Lima (1987) y la selección de Zambia (1993). El primero tuvo como víctima, en 1949, al célebre Torino italiano, que había ganado cuatro scudettos consecutivos y estaba a cuatro fechas de conquistar el quinto. Se estrelló contra una colina del monte Superga. Aún hoy es considerado el equipo italiano del siglo. Ante un estadio colmado que en lugar de celebrar, lloraba, los juveniles turineses conquistaron un mes después el quinto campeonato.

En 1958 fue el Manchester United. Volvía de Belgrado y, tras una escala técnica en Munich, la aeronave no pudo levantar vuelo y se precipitó sobre una autopista. Entre los pocos sobrevivientes se contaban el famoso entrenador Matt Busby y un juvenil con estrella: Bobby Charlton.

En 1961, se desplomó un avión de LAN que transportaba nueve futbolistas del Green Cross chileno, que regresaban de un partido en Osorno. Entre ellos estaba Eliseo Mouriño, exgran capitán de Boca Juniors y de la Selección Argentina. Eliseo había llegado a Santiago cuatro días antes para incorporarse a su nuevo equipo. No estaba en forma física y no iba a jugar, pero lo convencieron de viajar igual, para que viera a su nuevo equipo. Destinos...

Destino fue el de Óscar Guzmán, un simple hincha stronguista que jamás se perdía un partido de su equipo del alma. Su fanatismo lo llevó también a aquel insípido amistoso en Santa Cruz. Guzmán no tenía cupo para regresar ese viernes y le suplicó al general Alberto Alarcón, presidente de la delegación aurinegra, que le diera su lugar. “Por favor, don Alberto... no puedo faltar mañana a mi trabajo... cambiemelo... usted viaja en otro vuelo...”. Tanto insistió que le cedió su puesto. Alarcón fue un inesperado sobreviviente.

Ante el dolor y desesperanza, tomó el timón stronguista Rafael Mendoza. Don Rafo nos contó un par de anécdotas deliciosas. Las muestras de pesar y los ofrecimientos de ayuda eran incontables. Uno de los más conmovidos fue Alberto J. Armando, presidente de Boca Juniors por 25 años.

“Tanto me insistió Armando que fui a verlo a Buenos Aires –recordaba Don Rafo –. Le comenté que nuestra principal preocupación era armar un equipo nuevo. Me pidió que fuera a La Candela, el centro de entrenamiento de Boca, y me dijo textualmente: ‘Allí hay una selección con los 20 mejores juveniles del club. De esos, elija los tres que más le gusten; de los otros, lleve todos los que quiera’. Fue un gesto extraordinario”.

Mendoza se sirvió cuatro. Y eligió bien. Bastida y Romerito llegaron a ser ídolos del Tigre. Por ello se decidió que el nuevo Strongest jugara su primer partido ante Boca en La Bombonera. Un avión de la Fuerza Aérea Argentina los buscó en La Paz y los regresó. Y la taquilla, de $11.000, fue íntegra a las arcas del club en desgracia.

Se registraron también ciertos actos de desprendimiento que enaltecen la condición humana. Refería Don Rafo que llegó a la sede del club una carta desde Europa que, leída en voz alta, hizo llorar de emoción a todos los directivos. Era de un ciudadano boliviano que trabajaba como cocinero de un barco griego. Stronguista de corazón, acompañó el sentimiento en ese instante de congoja y adjuntó un cheque por 150 dólares.

“No es una suma importante –comentaba en la misiva–. Equivale a mi sueldo de un mes, pero espero que sirva como un granito de arena para recuperar al querido The Strongest.

SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS