LN OPINIÓN

Costa Rica, Domingo 10 de enero de 2010

/OPINIÓN

Nacion.com

entre líneas

Armando González R. | agonzalez@nacion.com

La Defensora falta a la verdad

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO

La polvareda levantada por su rocambolesca elección no terminaba de asentarse cuando doña Ofelia Taitelbaum saltó a la palestra para dar al país muestras de desconocimiento del Estado de Derecho. Este diario le señaló el yerro y la flamante funcionaria no tardó en cometer su segundo error: faltar a la verdad. A las pruebas me remito.

El miércoles 23 de diciembre, La Nación criticó las manifestaciones de la Defensoría sobre la anulación de una sentencia por violación. La Defensoría –dijo La Nación – emprendió la crítica sin conocer la sentencia de casación, porque todavía no había sido redactada. En un arranque de populismo muy parecido a los eslóganes de cierto partido de oposición, la Defensora arremetió contra las garantías del proceso penal sin saber siquiera las circunstancias de su aplicación en el caso concreto.

El 28 de diciembre, la Defensora intentó tender una torpe cortina de humo, en esta misma sección, con el gastado expediente de acusarnos de sacar sus manifestaciones de contexto. “Esto me obliga entonces a aclarar, como primer punto, que en ningún momento se cuestionó la resolución de Casación resuelta recientemente en un caso por aparente violación sexual…”, escribió la Defensora con singular sintaxis.

Acto seguido, doña Ofelia se refiere a la primera manifestación de la Defensoría en los siguientes términos: “Precisamente, el comunicado hace alusión al derecho como herramienta y no a la aplicación del derecho en un caso particular por parte de la Administración de Justicia, como se quiso presentar en el editorial mencionado.”

El menosprecio por la verdad es evidente en el contraste entre el contenido y oportunidad del comunicado y las explicaciones de la Defensora, pero en ninguna parte se expresa con más claridad que en la nota transmitida el 21 de diciembre por Telenoticias . La Defensora aparece, con un arbolito de Navidad al fondo, declarando, literalmente: “En este caso particular es terrible, Casación anula este juicio porque, pues, obviamente, exhibe el garantismo del victimario en contra del proteccionismo de la víctima y eso es una cosa terrible que nosotros tenemos que cambiar de alguna manera...” En una semana, la Defensora dice que “…este caso particular es terrible” y, luego, que sus apreciaciones no se refieren “…a la aplicación del derecho en un caso particular”. Entre una y otra declaración medió el editorial donde La Nación puso en evidencia la irresponsabilidad de las manifestaciones iniciales. Ante lo indefendible de su posición, la Defensora optó por la salida más lamentable para su magistratura de influencia, tan necesitada de credibilidad.

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL    ENTRE LÍNEAS
ALEJANDRO URBINA ARMANDO GONZÁLEZ
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS