LN OPINIÓN

Costa Rica, Domingo 31 de enero de 2010

/OPINIÓN

Nacion.com

entre líneas

Armando González R. | agonzalez@nacion.com

Temor a las concesiones

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO

La mala experiencia del país con la concesión de obra pública se refleja en las opiniones de los tres principales aspirantes a la Presidencia. Todos la ven con sospecha. Afortunadamente, ninguno la descarta como opción para ejecutar obras de gran envergadura.

Las concesiones son un recurso para avanzar en materia de infraestructura más allá de lo que permitirían los medios disponibles. Avanzar en infraestructura es, por sobre todo, impulsar el desarrollo económico y social. Si el impacto benéfico de las obras puede ser obtenido con anticipación, es obtuso negarle al país la oportunidad.

El mecanismo se aplica con éxito en otras latitudes. Esa circunstancia debería mover la discusión a otro ámbito. La pregunta no es si la concesión de obra pública funciona, sino si en Costa Rica ha se le ha empleado correctamente. Esa es otra historia y las páginas negras acumuladas hasta ahora no son motivo para desistir.

Los tres candidatos ofrecen propuestas sobre el tema. Quizá la más reveladora del estado de ánimo nacional sea la de Ottón Solís, del Partido Acción Ciudadana. “Los pocos proyectos que daríamos en concesión estarían en Internet, todo con transparencia”. Si la solución se corresponde con el problema, las dudas de don Ottón se centran en la falta de claridad percibida en negociaciones anteriores. Existe, allí, la semilla de un plan de trabajo para mejorar el mecanismo, pero no un motivo para abandonarlo.

El libertario Otto Guevara ofrece la respuesta más imaginativa e interesante: titularizar los ingresos futuros. Es decir, financiar la obra mediante la emisión de títulos cuyos tenedores tendrán la expectativa de recuperar el capital y obtener un rendimiento con los ingresos producidos por el uso de la infraestructura.

La idea merece discusión. Es un mecanismo apto para que el Estado ejecute la construcción sin hacer el desembolso inmediato. Pero las necesidades de infraestructura podrían sobrepasar la capacidad de ejecución del Ministerio de Obras Públicas. En cualquier caso, la propuesta libertaria no es un argumento contra las concesiones y sí un mecanismo capaz de coexistir con ellas, ampliando las posibilidades de desarrollo, quizá en obras de dimensiones más modestas..

Laura Chinchilla, si bien muestra reservas, es la más abierta al empleo de las concesiones. “La concesión es útil para cuando no se cuente con el capital necesario e implique riesgos”. En esas dos hipótesis caben muchas posibilidades, incluyendo la satisfacción de las preocupaciones de don Ottón en materia de transparencia y la adopción de la alternativa propuesta por don Otto. Lo importante es que la posibilidad no desaparezca.

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL    ENTRE LÍNEAS
ALEJANDRO URBINA ARMANDO GONZÁLEZ
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS