LN OPINIÓN

Costa Rica, Miércoles 10 de febrero de 2010

/OPINIÓN

Nacion.com

Buenos Días

Víctor Hugo Murillo S. | vhmurillo@nacion.com

Negociar es política

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO
Jefe de Información

El Parlamento es, por antonomasia, un foro político, escenario de debate y negociación.

Tan indispensable es para la democracia que resulta imposible concebirla sin la existencia de esa institución (siempre que funcione y no se limite a ser un órgano intrascendente o una mera caja de resonancia del Poder Ejecutivo).

Por lo tanto, no tiene nada de extraño, ni a nadie debe sorprender, que la futura administración de la presidenta Laura Chinchilla tenga que prepararse para un ejercicio de negociación con una Asamblea Legislativa donde ninguna fuerza política es dominante.

No estamos ante un panorama inédito. En el Congreso actual, el Partido Liberación Nacional (PLN) no tuvo ni siquiera la mayoría simple, y en otras ocasiones –por ejemplo, en 1974-1978– el poder estuvo distribuido entre ocho grupos, y ninguno tenía 29 escaños.

Los costarricenses decidieron esta vez, como en otras ocasiones, quebrar el voto y repartir las cuotas, en vez de concentrarlas en pocas manos.

Con ello, el electorado obliga al diálogo y la negociación a quienes eligió para la presidencia y el Congreso, e impide que un actor pueda decidir a sus anchas sobre las cuestiones relacionadas con la res publica .

Es obvio que Chinchilla hubiese preferido contar al menos con 29 legisladores del PLN, pero la necesidad de transacción tampoco debe verse necesariamente como un obstáculo para impulsar sus proyectos.

Se impone, eso sí, capacidad para forjar acuerdos con los otros partidos, humildad para escuchar y ceder, y evitar toda tentación de imponer.

Por el lado de las fuerzas opositoras, debe existir claridad en cuanto al papel que les corresponde, empezando por lo más sencillo: estar en la acera de enfrente no es sinónimo de rechazo automático ni, mucho menos, del bloqueo de iniciativas en nombre de una fiscalización muy malentendida.

Es claro también que en política siempre hay un juego de intereses en el que cada parte procura obtener ventajas, siempre con miras a conquistar poder.

Cuando los grupos se centran solo en esta visión particular, entonces la negociación sí se torna imposible y el resultado es el atascamiento.

Una presidenta con un sólido respaldo popular deberá cohabitar con un Parlamento al que el pueblo le entregó un mandato distribuido entre varios.

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL    ENTRE LÍNEAS
ALEJANDRO URBINA ARMANDO GONZÁLEZ
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS