LN ALDEA GLOBAL

Costa Rica, Jueves 18 de febrero de 2010

/ALDEA GLOBAL

Estudio costarricense con más de 9.000 guanacastecas

Vacuna contra cáncer de cérvix no ayuda a mayores de 40 años

 Riesgo de nuevas infecciones con virus que causa el mal se reduce con la edad

 Infección puede tardar 25 años en convertirse en lesión cancerígena

Irene Rodríguez S. | irodriguez@nacion.com
http://wvw.nacion.com
TAMAÑO

La vacuna contra el cáncer de cérvix o de cuello de útero trae pocos beneficios para la mayoría de las mujeres mayores de 40 años, según señala un estudio publicado el lunes en el Journal of the National Cancer Institute (JNCI).

Investigadores costarricenses estudiaron a más de 9.000 mujeres guanacastecas durante más de siete años, en busca de conocer si esta inoculación, recomendada para mujeres entre los 9 y los 26 años de edad, ofrece beneficios para mujeres más maduras, que llevan más tiempo sexualmente activas.

Esto porque el cáncer de cérvix tiene su raíz en un virus de transmisión sexual, el virus del papiloma humano (VPH).

Trece cepas –de las más de 100 existentes– de este virus tienen la posibilidad de provocar cáncer. Los tipos VPH 16 y VPH 18 son responsables del 70% de los casos de cáncer de cuello de útero y ya existen en el mercado dos vacunas que protegen contra la infección de ellas.

“En otros países se está hablando de vacunar a mujeres mayores de 35 años, sobre todo a las divorciadas que tienen nuevas parejas y podrían estar expuestas a nuevas infecciones. Entonces examinamos si la edad de la mujer influía en el riesgo de infección o de lesiones graves que pudieran derivar en cáncer, pero vimos que el riesgo de infección es bajo en mujeres mayores de 40 años, por lo que no es vital la vacunación en la mayoría de las mujeres”, explicó Ana Cecilia Rodríguez, coordinadora de la investigación.

El estudio. Este análisis se enmarca en el Proyecto Epidemiológico Guanacaste, iniciativa que desde 1993 busca determinar las características y la historia del VPH en Costa Rica, la forma en la que evoluciona al cáncer de cérvix y, además, determinar la eficacia de la vacunación.

El cáncer de cérvix comienza cuando el VPH infecta las células que cubren el cuello del útero. Casi siempre el sistema inmunológico combate la infección por sí solo, pero en otras ocasiones la infección progresa y crea lesiones llamadas neoplasias intrapiteliales cervicales (NIC, anteriormente conocidas como displasias). Las NIC son células con alteraciones en el núcleo que podrían convertirse en cáncer con el paso del tiempo. Solo el 50% de las mujeres que tienen NIC grado 3 (la más agresiva) desarrollan cáncer de cérvix.

Para este nuevo estudio, los investigadores tomaron en cuenta a 9.175 mujeres guanacastecas, entre los 18 y 97 años de edad.

Las mujeres se dividieron en dos grupos: quienes presentaban un riesgo bajo de lesiones graves por VPH y las que tenían riesgo alto o aún no habían iniciado su actividad sexual.

Las mujeres del primer grupo fueron examinadas cada cinco o siete años para determinar si tenían nuevas infecciones o lesiones graves no detectadas anteriormente. Las del segundo grupo se examinaron una vez cada seis meses durante siete años.

Con esto, los investigadores determinaron la forma como actúa el virus en las costarricenses y los posibles beneficios de la vacunación en mujeres mayores.

Según la investigación, el bajo beneficio de la vacuna en mayores de 40 años se debe a que, por lo general, las mujeres de esa edad ya llevan varios años de actividad sexual y han estado expuestas durante más tiempo al VPH.

La exposición al virus hace que la mujer desarrolle cierta resistencia a nuevas infecciones.

Además, es más común que estas mujeres tengan una pareja sexual definida, lo que baja aún más las posibilidades de nuevas infecciones, es decir, el ingreso de nuevas cepas del virus al organismo.

Así lo demuestra el estudio al revelar que la tasa de nuevas infecciones decae con la edad: mientras que en el grupo estudiado el 35,9% de nuevas infecciones se dio en mujeres menores de 25 años, el 13,5% se dio en mayores de 42 años.

Además, la mayoría de las lesiones serias diagnosticadas durante el estudio estuvieron asociadas a infecciones prevalentes, que ya llevaban varios años en el cuerpo de la mujer, y no a infecciones nuevas.

Los resultados indican que generalmente transcurren entre 20 y 25 años entre la infección con el VPH y el desarrollo de una NIC grado 3, aspecto que también reduce el riesgo de que las infecciones nuevas en mujeres mayores desarrollen lesiones graves.

“Esto varía según la historia de cada mujer. Si una mujer es virgen a los 40 años y quiere comenzar su vida sexual, la vacuna le dará todos los beneficios, y si una mujer tiene 22 años, pero tiene relaciones desde los 12, el beneficio será menor”, añadió Rodríguez.

FOTOS

  • Nacion.com

    La técnica Tatiana Boza examina muestras de tejidos en el laboratorio del Proyecto Epidemiológico Guanacaste, en Liberia. Estos análisis son la base de los estudios sobre el cáncer de cérvix en el país. Ana Cecilia Rodríguez para LN

SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS