LN OPINIÓN

Costa Rica, Viernes 19 de febrero de 2010

/OPINIÓN

Wilbert Arroyo A

Adieu, adieu!

 Lo injusto e ilegal se estrecharon la mano

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO
Abogado y Catedrático, UCR

Llegué a la destartalada “cuartería”. Eran las 9 de la mañana. Entré por una lateral portezuela, hecha de latas herrumbradas. Lentamente, caminé por el obscuro zaguán hasta el final, donde vive Áleanor.

A todo lo largo de aquel pasaje, huele muy mal: a humedad, a comida en mal estado, a orines y excremento. Aguanto la respiración y espero con estoica paciencia a que alguien abra la puerta. Desde adentro alguien me grita, en creole: “un petit m, s'il vous plaît”

Quien habla, sin parar, abre la maltrecha puerta. Es Áleanor: un hombre joven pero que parece de mucho más edad; su piel es morena y cuelga de su esquelético cuerpo. Le faltan dos dientes y el resto son amarillentos. Sus gruesos labios están resecos. Sus grandes ojos están rodeados por negras sombras ojerosas; su pelo es de rasta, muy enmarañado y que semeja un nido de garza real. De piel morena, le brotan diminutas manchas blancas. Usa un pantalón, cortado con tijera, de ruedos asimétricos y muy ajados. Su camisa, que alguna vez tuvo algunos dibujos de colores fuertes, está remangada en su otrora musculatura.

El cuarto, como una extensión del zaguán, huele a pestilencia. En el piso, junto a ropa sucia y otros objetos, hay varios libros en idioma francés, uno de los cuales alcanzo a leer su título: “Adieu”.

Con su enredado español, mezclado con mucho creole, comenzamos a hablar respecto de su estadía en Costa Rica y de cómo, junto a su anterior compañera, Sussane, se vinieron de su natal Haití y lograron la residencia costarricense.

Con no poca dificultad, me va relatando su historia, a la vez que un dejo de tristeza, amargura, resignación e ira va llevando su cabeza hacia abajo, que sostiene con sus manos y en no pocas veces seca alguna lágrima que se le escapa.

Por ello y no pudiendo separar mi sentimiento de solidaridad con aquel pobre hombre, trato de darle algún ánimo y, de repente, tiro la libreta de apuntes y saco la ley para aclararle dudas a Álenaor sobre eso que dice “hizo muy mal”, proseguida de la autoculpa: “¡je regrette tellement”! (“lo siento tanto”).

Ilusión destruida. Recuerda que hace 5 años, recién arribando a Costa Rica, venían con la ilusión de una nueva vida. De antemano se había contactado con un “coyote”, cuyo nombre desea olvidar. Él los trajo por US $ 500. Ya en suelo nacional, también los contactó con un abogado, con quien “hacía equipo”.

Ese profesional se encargó de buscarles pareja tica a ambos; los casó por poder y les tramitó la residencia. Pagaron, cada uno, US $3000. Con ese dinero se fue todo lo que tenían de ahorro, pues ambos trabajaban de maestros en Haití y vendieron una propiedad en US $ 5000 que tenían en su país.

Al quedarse sin un cinco, tuvieron que pedirles a familiares de la isla que les prestaran dinero, mientras conseguían empleo aquí, “en lo que fuera” y tuvieron que mudarse del sencillo apartamento que alquilaban al cuartucho ese.

Luego de un año en Costa Rica, Susanne quedó embarazada y nació un bello bebé. No obstante, la vida de Áleanor cambió para mal. Ella se empleó en un salón de belleza en San José y ahí conoció a un jamaiquino con quien se fue a vivir a Limón. A hurtadillas los abandonó, cuando el niño tenía 2 años.

Hoy la vida de Áleanor es peor que nunca; ya han pasado 5 años, desde que ingresó al país. Tiene un hijo que, aunque biológico no lo es registral y se apellida Miranda; nombre del falso “marido” de Susanne.

Áleanor está desempleado. Es chambero. Muy pobre. Pero por lo que más sufre es que el PANI le quite a su hijo. Lo último que pasó lo puso en alerta. Fue cuando quiso matricular a su niño en una guardería donde la directora del centro le dijo: “¿Por qué dice que es su hijo si no lo es?”. Por más que le explicó lo sucedido le dijo que mejor se fuera porque no quería problemas “con la ley”.

Así que hoy Áleanor está mucho peor que cuando estaba en su Haití. Incluso, antes del terremoto pues vivía lejos de Puerto Príncipe. Su amor de muchos años lo dejó. Su hijo no es su hijo, registralmente. Vive en la miseria extrema y sólo cuenta con la poca ayuda económica que le envía un hermano suyo.

Más que nunca desea regresar a su país pero no tiene el dinero para eso ni puede irse sin su hijo. Cree que sólo Susanne puede hacer eso pero, desde que lo dejó, no sabe dónde está.

Aunque Áleanor durante toda la entrevista disimuló su llanto, terminó a lágrima viva. Solo me quedó reiterarle mi solidaridad, le dí un billete que portaba y me despedí, estrechando fuertemente su mano y con un golpecillo de hombro le dije, casi en silencio, " merci beaucoup".

Al enrumbarme hacia afuera, a la salida, la fetidez del zaguán olía a rosas comparado con lo que me había contado Áleanor. En realidad, da más asco quienes lucran con las necesidades de inmigrantes, como este bondadoso haitiano.

La impotencia de no poder hacer nada ha sido mi acompañante desde esa y otras historias de “matrimonios” falsos con los que muchos colegas han pisoteado la toga y el birrete por unas monedas de más. ¡Qué vergüenza!

Sin duda, Áleanor lo que menos necesita son más problemas y guardaré, bajo secreto profesional, mucho de lo que podría perjudicarle, legalmente.

Está claro y duele: lo injusto e ilegal se estrecharon la mano es este y otros tantos casos, lo que es realmente inhumano.

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL    ENTRE LÍNEAS
ALEJANDRO URBINA ARMANDO GONZÁLEZ
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS