LN ALDEA GLOBAL

Costa Rica, Lunes 22 de febrero de 2010

/ALDEA GLOBAL

Modelo científico publicado en la revista ‘Nature’

Los lémures tuvieron un pasado mojado y salvaje

 Nuevo estudio sugiere que llegaron a Madagascar desde selvas de continente

 Mamíferos usaron troncos de árboles para impulsarse por corrientes marítimas

Geoff Brumfiel |

© 2010 Nature News

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO

Nature News

Los náufragos son probablemente la razón de la increíble biodiversidad de la isla de Madagascar.

Un nuevo modelo proporciona clara evidencia de que los lémures y otros pequeños mamíferos llegaron primero, hace millones de años, viajando en troncos de árboles africanos llevados por las corrientes marítimas.

El modelo, publicado en la revista Nature , resuelve un largo debate de cómo se generó la biodiversidad en Madagascar. También da pistas de cómo los animales prehistóricos se propagaron a otras partes del globo.

Madagascar está considerado uno de los hábitats naturales más diversos y en peligro.

Sus bosques son el hogar de más de 150 especies de mamíferos, incluyendo los lémures de cola anillada, similares a las nutrias, con membrana entre los dedos de sus patas, y de ratas gigantes saltarinas. Pero todos esos animales pertenecen solamente a cuatro categorías.

El porqué de tantas especies y tan pocas categorías ha sido un misterio. Algunos investigadores han propuesto la hipótesis de que tal vez hubo un puente terrestre entre Madagascar y África continental hace 20 a 60 millones de años.

Pero la geología de la región muestra poca evidencia de eso. Además, un puente terrestre hubiera permitido a más órdenes de animales alcanzar la isla.

Una hipótesis alterna es que los animales llegaron a la isla “navegando”. Debatido primeramente hace unos 70 años por el paleontólogo estadounidense George Gaylord Simpson, la idea es que pequeños mamíferos fueron inadvertidamente barridos hacia el mar por tormentas y que flotaron hasta las costas de Madagascar, ubicada en el océano Índico.

Los supervivientes evolucionaron durante millones de años para llenar numerosos nichos de los ecosistemas de la isla.

Una teoría descartada. La idea que los animales pudieron recorrer cientos de kilómetros de mar abierto aferrados a un tronco “suena un tanto dudoso,” admite Matthew Huber, paleoclimatólogo de la Universidad de Purdue en West Lafayette, Indiana, y un autor de un artículo de Nature.

“La clave es recordar que no tiene que pasar frecuentemente”. Unos cuantos lémures con suerte a través de millones de años serían todo lo que se necesitó, dice.

Pero que eso sucediera aun en un millón de años, sería imposible bajo las condiciones actuales; las corrientes oceánicas que fluyen entre Madagascar y tierra firme fluyen alejándose de la isla, no hacia ella. Los paleontólogos no sabían que contestar al problema planteado por esta corriente hasta que el coautor de Huber, Jason Alí, geólogo de la Universidad de Hong Kong en China, le pidió a Huber que abordara el problema. En menos de un día, Huber había resuelto el acertijo. Hace unos 60 millones de años, Madagascar y el continente africano estaban unos 1.650 kilómetros al sur de su actual posición, y según el modelo de Huber, eso los coloca en un distinto giro. El giro revirtió la corriente, enviando animales naufragados hacia Madagascar.

No solo había corrientes fluyendo en la dirección correcta, eran mucho más fuertes que ahora, reduciendo el tiempo de la travesía de los animales atrapados a 30 días o tal vez menos, especialmente si había una tormenta tropical en la región.

“Es bastante sencillo en realidad”, dice Ian Tattersall, paleontólogo del Museo Americano de Historia Natural en la Ciudad de Nueva York. Muchos biólogos han favorecido la teoría de la navegación porque puede explicar la biodiversidad actual, agrega. El nuevo análisis resuelve el último acertijo importante.

“Para mí, el debate se disipa,” afirma Anne Yoder, antropóloga de la evolución de la Universidad de Duke en Durham, N.C. Yoder cree que muchos otros tipos de animales y plantas arribaron también a la isla navegando.

Dada la simplicidad de la solución al problema, puede parecer asombroso que nadie lo haya resuelto antes.

Pero los paleontólogos y ecologistas no están preparados para modelar las antiguas corrientes oceánicas, indica Tattersall.

“Realmente se requiere de conocimientos ajenos a las personas que normalmente se angustian sobre esto.”

Huber comenta que ahora que él ha ayudado a los biólogos, tal vez ellos puedan ayudarlo a él. Estudiando el registro de los fósiles y la actual biodiversidad, señala, tal vez pueda aprender cómo fluyeron alguna vez las antiguas corrientes oceánicas.

FOTOS

  • Nacion.com

    El lémur es un primate longevo y puede llegar a vivir hasta 20 años en cautiverio. Nature News para LN

  • Nacion.com

  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS