LN OPINIÓN

Costa Rica, Lunes 22 de febrero de 2010

/OPINIÓN

Rodrigo Arias Sánchez

60 años de responsabilidad e independencia

 El B. Central ha cumplido una función vital para el buen desempeño de nuestra economía

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO
Ministro de la Presidencia

El famoso poema épico griego de Homero –La Odisea– narra el regreso a casa de Odiseo tras la Guerra de Troya. Por designio de los dioses, Odiseo debe sortear un sinnúmero de obstáculos para regresar a su reino en la isla de Ítaca. Uno de los obstáculos a los cuales se enfrenta, es escapar del canto enloquecedor de las sirenas. Consciente de sus debilidades, Odiseo le ordena a sus hombres que se tapen los oídos con cera y que lo aten al mástil del navío. Al escuchar el canto seductor, nuestro héroe le ruega a la tripulación ser liberado de sus amarras, pero sus fieles hombres ignoran su capricho y así logran continuar el largo viaje a Ítaca.

Al igual que la tripulación de Odiseo, al Banco Central se le ha encomendado la labor de ignorar consideraciones políticas –cantos de sirena de nuestros tiempos– conducir la política crediticia y monetaria de nuestro país con rigor técnico; la única manera de asegurar la estabilidad económica de nuestro país. La experiencia nos ha mostrado que el control directo del Gobierno sobre su fuente de dinero crea una perversa estructura de incentivos que comúnmente provoca desastres económicos. La emisión de dinero y la devaluación de la moneda como mecanismo para reducir la deuda estatal no es nada nuevo.

El reconocido economista David Ricardo advirtió, hace casi 200 años, que los Gobiernos que pudieran emitir dinero seguramente abusarían de este poder. La consecuencia de este abuso, como sabemos, es la inflación, cruel flagelo para los pobres y grave impedimento para los empresarios que buscan invertir y hacer crecer sus empresas.

Independencia y rigor. Hace sesenta años, nuestros gobernantes cedieron el control de la política crediticia y monetaria a una entidad independiente y autónoma: el Banco Central de Costa Rica. Hace sesenta años, reconocieron que el rigor técnico debía ser la base para la toma de decisiones en este ámbito. Hace sesenta años, reconocieron que las exigencias e influencias políticas en materia crediticia y monetaria no creaban las condiciones necesarias para crecer y prosperar económicamente. Como Odiseo, pidieron ser atados al mástil, para nunca más volver a ser presos de los cantos de sirena que los tentaban a tomar decisiones basadas en los vaivenes políticos del momento. Entendieron que la mejor manera para contener la inflación y mantener la estabilidad de la moneda nacional era creando un banco central que pudiera perseguir estos objetivos de manera consistente a lo largo de los años, los gobiernos, las décadas y las generaciones. Un Banco Central independiente ocupa un lugar de honor en la Acrópolis de las instituciones del Estado.

Conscientes de este postulado, en la primera Administración Arias Sánchez, impulsamos las reformas legales que redujeron la presencia de miembros del Poder Ejecutivo en su Junta Directiva. Gracias a esa reforma, hoy, únicamente el ministro de Hacienda tiene un puesto en ella; los demás puestos directivos están ocupados por personas del más alto nivel técnico y son independientes del Ejecutivo.

Siempre con el afán de dotarlo con las herramientas que requiere para cumplir con sus objetivos, en el 2007, le transferimos una suma cercana a los 85.000 millones de colones para disminuir su déficit financiero, originado, principalmente, en los sacrificios que ha tenido que realizar para combatir la inflación. Sumado a ello, ingresamos a la corriente legislativa un proyecto de Ley para capitalizar al Banco Central de manera sostenible y permanente, a fin de combatir el déficit financiero y, con ello, reducir las presiones inflacionarias, disminuir el costo del dinero y favorecer la inversión productiva y la generación de empleo.

Sin embargo, la independencia de este banco no supone ni podría entenderse como un impedimento para el diálogo entre las autoridades del Poder Ejecutivo y las autoridades del Banco Central. Sin este diálogo, no hubiéramos podido hacerle frente a la peor crisis económica internacional de los últimos 80 años.

Ejemplo exitoso. Expertos nacionales e internacionales señalan a Costa Rica como un ejemplo exitoso en sortear las consecuencias de la recesión económica internacional. En nuestro país, la crisis no produjo el cierre de grandes empresas. Ni un solo banco se ha declarado en quiebra. Los bancos estatales, redujeron las tasas de interés a las micro-, pequeñas y medianas empresas y para los préstamos de vivienda que habían contraído cientos de miles de costarricenses. Además, el año pasado cerramos con una de las tasas de inflación más bajas de nuestra historia.

Seis décadas después de la creación del Banco Central, esta institución cuenta con el respeto, la credibilidad y la confianza necesaria gracias a la independencia, al rigor técnico, a la transparencia y al sentido de la responsabilidad que han caracterizado su desempeño. Esta institución ha cumplido una función vital para asegurar el buen funcionamiento de nuestra economía.

Como la tripulación de Odiseo, han asegurado el éxito de la travesía y la arribada a las aguas mansas de la estabilidad económica. Gracias a sus fundadores, a aquellos que contribuyeron a su consolidación, y a todos los funcionarios que hoy conducen el destino del Banco Central, nuestra economía goza de una confianza y solidez que hacen de nuestro país un lugar más próspero para todos los costarricenses.

FOTOS

  • Nacion.com

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL    ENTRE LÍNEAS
ALEJANDRO URBINA ARMANDO GONZÁLEZ
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS