LN OPINIÓN

Costa Rica, Jueves 25 de febrero de 2010

/OPINIÓN

Nacion.com

Jorge Vargas Cullell | jovargas@nacion.co.cr.

Enfoque

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO
Politólogo

Los porós florecidos incendian el paisaje, los corteza amarillo deslumbran y nos hacen entornar los ojos y, entre mil flores, los robles de la sabana aquietan el ánimo. Hemos llegado a esa época del año cuando los colores nos asaltan –un dulce asalto, agrego– y uno desea que ojalá el cemento nunca nos robe las montañas rojas de Alajuelita. Mientras mi cabeza se cocina por un calor endemoniado, acepto que quizá hoy no logre articular una columna rescatable. Mi realidad parece estar tomada por las flores y el sopor. Camino como un mutante.

Pero el mundo sigue aunque yo deambule. Tenemos un verano caliente y no solo por los soles ardientes. En las próximas semanas la política costarricense se bifurcará en dos carriles: por una parte, el diálogo, y por otra, la confrontación. La Presidenta electa ha cerrado una primera ronda de conversaciones con partidos de oposición y se apresta a hablar con organizaciones sociales. A punta de gestos concretos, procura marcar un estilo propio, distinto al del Gobierno actual. Más allá de las formas, se trata de una acción realista: con un congreso dividido y un Gobierno que arrancará con una apretada situación fiscal y una importante carga de promesas, la Presidenta sienta picas en Flandes. El nuevo Gobierno necesita a las oposiciones y estas requieren logros para mostrar que no son obstruccionistas.

El carril de la confrontación está claro como el agua. El reconocimiento de una nueva junta directiva del sindicato de Japdeva transformó el viejo pulso entre el Gobierno y Sintrajap en una lucha abierta con el movimiento sindical. Aquí hay un coctel explosivo: un puerto ineficiente, disfuncional a las necesidades del país; una propuesta gubernamental de dar en concesión las instalaciones portuarias como respuesta a ese rezago; una pésima disciplina laboral; la promesa de pagar millones de dólares a los trabajadores de Japdeva para sacarlos del camino; la sustitución mediante golpe de mano de la vieja dirección del Sintrajap, un sindicato que coadministraba Japdeva, y denuncias contra la libertad sindical. En esto de la concesión hay mucha tela que cortar, y habrá que cortarla, pero la situación actual es inaceptable y la trayectoria de Sintrajap no genera mayor simpatía pública. Pareciera que el momento favorece más al Gobierno que a los sindicatos. ¿Podrán estos, como antes, paralizar Limón?

Del cruce entre el diálogo y la confrontación sale un ornitorrinco: la “ dialo-tación ”. Los ornitorrincos son difíciles de ver, pero abundan en la política. Como ando optimista, espero que la dialo-tación tenga un buen resultado: puertos eficientes y modernos, una buena organización laboral y un sistema político funcional.

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL    ENTRE LÍNEAS
ALEJANDRO URBINA ARMANDO GONZÁLEZ
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS