LN OPINIÓN

Costa Rica, Jueves 25 de febrero de 2010

/OPINIÓN

Rodrigo Alonso Villalobos | rigocr@gmail.com

Aprendiendo a arriesgar

 Ofertas engañosas que se les presentan todos los días a los jóvenes

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO
Locutor

El martes en la mañana presencié una escena digna de El Jugador, de Dostoievski. En un bus, un prestidigitador entretenía a un grupo de adolescentes con el famoso juego de “Dónde quedó la bolita”. Hizo dos pruebas gratis y a la tercera una de las muchachas, animadísima por la posibilidad de ganar de manera tan divertida y sobre todo fácil, apostó veinte mil colones.

“Uno, dos, tres, vueltas, la mano es más rápida que la vista, otra vez, uno, dos, tres, ¿dónde está la bolita? ¡Zas! Muchas gracias por jugar”.

– ¡Nooooo! ¡Tramposo! ¡Necesito mi dinero! ¡Por fa, devuélvamelo! –lloraba la chica. Lloraba, de verdad lloraba–. Era todo lo que tenía. Ahora qué hago –seguía sollozando.

“¡Qué güila más tonta!” “¿Para qué apostó si ese tipo es un estafador?” “¡Veinte rojos no los regalo ni loco!”, etcétera.

Trampas. Amén de los comentarios de todo el bus, me preocupó por lo fácil que cayó la inexperta muchacha. Y pienso también en todas las otras ofertas similares que se les presentan todos los días a los jóvenes: propuestas de un trabajo sencillo, sin horario, sin estudios, donde solo se requiere abrir la mente y la billetera; oportunidades de ser famoso con apenas un clic, o de ganarse una green card con solo ingresar los datos, o “le hacemos su tesis”, o de “guardarme un paquete por unos diítas y yo luego lo vengo a recoger y le pago una buena platica”, o “nada más vaya al banco y cámbieme este chequecito y yo le doy una parte”, o esa de “solo son unas fotillos coquetas”; e innumerables casos que nos invitan a la vida fácil.

Los mismos ídolos musicales que la sociedad les enseña a seguir no son sino, en apariencia, sujetos comunes y corrientes a quienes un día, a sus dieciséis años, por un golpe de fortuna, alguien les ofrece cumplirles sus más alocados sueños. Por ejemplo, esas chicas megafamosas que, sin tener la mayoría de edad, se compran carros de lujo, despilfarran cantidades inimaginables para un adolescente de estas latitudes en tiendas imposibles, gracias a una industria detrás de ellas que nos convencen para reclutar a nuestras jóvenes y que así sean como ellas. Esa factoría tan de moda hoy de crear “ídolos” en un dos por tres, que se desviven sin mayor sacrificio por obtener aplausos tan masivos como efímeros.

Fuera el estudio, el esfuerzo, la perseverancia, los sacrificios, la disciplina y las frustraciones que estos conllevan. Nada de pensar en el camino, sino en la meta, y si la meta puede venir ya, o por lo menos un fantasma que se le asemeje, valdrá más que lanzarse a la ardua aventura de la vida en donde los caminos no son siempre cortos, ni fáciles y no siempre se sabe la ruta acertada. Propuesta tan atractiva como peligrosa.

Y sí, quizás sea cierto que la vida es una ruleta donde media vuelta puede cambiarlo todo y que “quien no arriesga, no gana”; pero quienes más sufren son aquellos que no supieron que hay momentos para cada cosa: unos para apostar, otros para aguardar, los que son para retirarse y en los que, una vez estudiada la posibilidad y aún a sabiendas de que en todo hay un poco de azar, hay que lanzarse; algunos en los que pareciera mejor mantenerse en la misma casilla, y otros donde hay que probar las posibilidades aleatorias; hay tiempos para apostarlo todo, y la mayoría de las veces, en los que hay que saber cuánto quiero sacrificar realmente y nunca perder de vista qué es aquello que nunca deberemos exponer en la mesa de juego.

Que la mejor apuesta es aquella en la que el azar tiene muy poca injerencia.

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL    ENTRE LÍNEAS
ALEJANDRO URBINA ARMANDO GONZÁLEZ
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS