LN OPINIÓN

Costa Rica, Viernes 26 de febrero de 2010

/OPINIÓN

Edgardo Campos | ecampos@camposespinoza.com

Elecciones, tinta y transporte

 ¡La tinta en el dedo! Una práctica que debe volver

http://wvw.nacion.com
TAMAÑO
Abogado

¿Recuerdan ustedes cuando, no hace mucho tiempo atrás, luego de que emitíamos el voto, los integrantes de la mesa de votación nos exigían introducir nuestro dedo índice en un tintero hasta la raíz de la uña en señal inequívoca de que nuestro derecho al sufragio se había ejercido?

Más allá de que la marca se mantuviera por varios días, era un hecho que, en lo inmediato, en el centro de votación y sus alrededores, era fácil demostrar el “ya voté” con sólo mostrar la señal en el dedo.

Esta práctica desapareció por reformas introducidas que contaron con el aval del Tribunal Supremo de Elecciones; se alegaron muchas razones, entre ellas se mencionó el riesgo de daño que la tinta suponía para el material electoral, como si ello fuese insalvable.

Reconocimiento. Cometemos, cada cuatro años, la omisión de no resaltar el trabajo de tantos actores electorales en una extenuante labor que supera las doce horas: los integrantes de la Junta Cantonal, los guías, los miembros y fiscales de mesa, los ahora denominados “auxiliares electorales”, las personas que tienen a su cargo la alimentación de miles de colaboradores, quienes laboran en transporte, y así otras muchas funciones que se llevan a cabo por personas de todas las edades.

Nos fascinan los reconocimientos incluso internacionales de nuestras elecciones democráticas, pero no nos detenemos a reconocer el éxito que todas estas personas le imprimen al proceso.

La pasada jornada electoral del 7 de febrero se inició para mí de una manera particular: tuve a mi cargo la coordinación de transportes de toda la provincia de Heredia por el Partido Liberación Nacional.

En el ajetreo propio del “Día E”, las solicitudes de transporte, tanto internamente en la provincia como fuera de ella, era la constante; a media mañana, nuestras previsiones fueron desbordadas y a eso de las tres de la tarde el colapso inminente provocó acciones correctivas de último momento que incluyeron contrataciones adicionales de buses, microbuses y vehículos particulares.

Abuso. Ante el panorama a veces caótico, originado en miles de peticiones de votantes para su traslado, me tomé unos minutos para reflexionar sobre lo siguiente: ¿cómo sabíamos que quienes nos pedían transporte a distintos puntos del país realmente lo hacían para votar? La duda me surgió cuando pusimos en operación un primer filtro: la consulta electrónica. Ahí descubrimos, verbigracia, que más de uno votaba en San Pablo de Heredia y no, como lo había dicho, en El Roble de Puntarenas.

El abuso, tan arraigado en nuestra cultura, se imponía ante la buena fe, dando al traste con las intenciones transparentes de quienes tratábamos de maximizar los recursos previstos.

Es de suponer que nuestros guías también desviaron sus nobles esfuerzos para auxiliar a posibles votantes que, sin señales aparentes, deambulaban como sufragantes incógnitos en cada una de nuestras escuelas.

¡La tinta en el dedo! Ingrediente supremo de una tradición y orgullo patrio que desapareció (¡o desaparecieron!); instrumento de identificación, si bien artesanal, no por ello inútil; señal de que la democracia es perenne camino de sacrificios, entendimientos e identidades.

Hoy, en la era de la tecnología, muchos deseamos que se implemente el voto electrónico, que desaparezcan esos enormes bultos con kilos y kilos de papel, plástico, lapiceros –y ahora crayolas– y cintas adhesivas que produce cada mesa de votación, accediéndose así a procesos electorales más amigables con el ambiente; pero, en el sempiterno “mientras tanto” tico, ante la imposibilidad de saber electrónicamente cuándo alguien votó, la tinta en el dedo debe ser implementada de nuevo.

¿Sentimentalismo y nostalgia?, sí, lo acepto; una tradición, que debe volver; ¿utilidad?, innegable.

FOTOS

  • Nacion.com

ADEMÁS EN OPINIÓN
ARCHIVO COLUMNISTAS
EN VELA   EN GUARDIA
JULIO RODRÍGUEZ JORGE GUARDIA
LETRAS DE CAMBIO    OJO CRÍTICO
LUIS MESALLES RODOLFO CERDAS
ENFOQUE    POLÍGONO
JORGE
VARGAS
FERNANDO DURÁN
TAL CUAL    ENTRE LÍNEAS
ALEJANDRO URBINA ARMANDO GONZÁLEZ
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS