Perfil de jugadores de la Selección Nacional

Léster Morgan

Antes de descubrir que su puesto ideal era el de portero, probó suerte como líbero y hasta de delantero.

Pero era debajo de los tres tubos donde estaba su vocación, por eso, Léster Morgan Suazo optó por los guantes y atrapó la oportunidad que le daba el futbol.

Nació en Villanueva de Santa Cruz de Guanacaste el 2 de mayo de 1976 y comenzó su aventura con el balón en la escuela del pueblo.

El salto a lo que en el futuro sería su profesión lo dio en 1993, cuando en el colegio lo inscribieron para participar en los Juegos Nacionales, donde, gracias a su estatura y condiciones, lo encargaron de cuidar la portería.

Fue en el equipo de la Asociación Deportiva Guanacasteca donde hizo sus armas en una temporada en la Primera División y otra en la Segunda, lo que le sirvió como vitrina para ser llamado por uno de los "equipos grandes" para enrolarse en sus filas.

Pasó a vestir entonces la camiseta del Club Sport Herediano, un conjunto por el que siempre había sentido atracción y donde ha encontrado el sitio perfecto para proyectarse y pedir un espacio en la Tricolor.

La relación del futbolista de 25 años con los rojiamarillos solo se vio interrumpida por una corta estadía en el equipo de los Venados de Yucatán, en la primera A del futbol mexicano.

Morgan registra cuatro partidos con la Mayor y le han anotado cuatro goles. La suerte no ha sido su compañera más fiel, pues en varias ocasiones se ha perdido la oportunidad de jugar por lesiones, pero el arquero herediano confía en que esa racha pronto pasará.

En la Selección Nacional, Léster ha encontrado el lugar ideal para disfrutar de un ambiente de compañerismo, en el que todos se preocupan por el bienestar de cada uno y existe un compromiso serio de superación.

La meta inmediata de este jugador, al que le encantan el gallo pinto y las pastas, es ser titular en la Selección y clasificarse al Mundial para poder jugar en el máximo evento del futbol.

El momento más importante de su carrera lo vivió cuando la selección juvenil en la que estaba clasificó para asistir al Mundial de Qatar en 1995.

El portero rojiamarillo disfruta de escuchar música salsa y reggae, mientras espera seguir avanzando en su carrera.

Jugar en el exterior no lo desvela, prefiere concentrarse en colaborar para que Herediano llegue a ser campeón y seguir creciendo dentro de la Selección Nacional.


© 2002. LA NACION S.A. El contenido de Nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total oparcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com