Perfil de jugadores de la Selección Nacional

Reynaldo Parks

Reynaldo Parks Pérez es un hombre con una gran fe en Dios.

En su vida personal, aviva esa relación con la lectura de la Biblia. En la cancha, las manos en alto como ofrenda para el Creador, son el mejor signo de que goza de una gran paz espiritual.

Parks nació en Limón el 4 de diciembre de 1974, tiene en su cuenta un gol en 37 partidos internacionales y en la gramilla funge como capitán de la Tricolor.

Siempre ha jugado como defensa y reconoce que los años le han dado la capacidad para actuar con mayor soltura en los apremiantes choques con las delanteras enemigas, para tratar de resguardar, a como de lugar, los linderos de la portería costarricense.

Sus ratos de ocio los dedica al estudio de la Biblia, como el canal perfecto para mantener el equilibrio en su vida.

La amistad con el balón comenzó en una cancha que cualquiera envidiaría. La playa fue el espacio ideal para que Reynaldo diera rienda suelta a su pasión por el futbol, misma que lo ha llevado a jugar en Limón, Heredia, Municipal de Guatemala, Jaguares de Colima y los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara, en México.

Maneja bien los espacios para las bromas como para la seriedad, por eso a veces proyecta una imagen de ser una persona de pocas palabras. Es alegre y lo vive a su manera, le encanta el rice and beans y no es supersticioso.

Sobre el momento actual de la Selección Nacional, Parks afirma que existe un ambiente muy bueno, que la unión del grupo ha sido la clave ideal para los logros que han conseguido y que esperan muchos frutos más en el futuro.

Con voz firme, expresa que su presencia en el combinado que dirige Alexandre Guimaraes es el mejor momento de su carrera, pues ha dado pasos importantes que parecen llevarlo a la consecución del sueño de todo futbolista: asistir a una Copa del Mundo.

Parks formó parte también del seleccionado que asistió a la Copa de Oro en 1993, donde fue llamado por Alvaro MacDonald, para lograr, con una selección que carecía de estrellas, un auspicioso tercer lugar en el torneo. Su carrera también cuenta con participaciones en selecciones menores, donde su aporte en la zaga siempre ha sido digna de destacar.

Con el número 21 en la espalda, Parks destaca en el equipo patrio por el ser el caudillo atrás y cuidar celosamente la cabaña que toda la afición tica anhela proteger.


© 2002. LA NACION S.A. El contenido de Nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total oparcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com