Edición 44

Los Leandro en Costa Rica

Su origen parece haber sido el nombre propio de varios individuos.

Autor: Mauricio Meléndez Obando

El origen de muchas familias antiguas de Costa Rica es difícil de conocer con exactitud, algunas veces debido a la pérdida documental anterior al siglo XVIII o por los cambios de apellido tan frecuentes antes del siglo XVIII (para este último tema puede visitarse la columna Raíces N°3).

Este es el caso del apellido Leandro de Costa Rica, cuyo origen exacto desconocemos pero que podemos remontar a fines del siglo XVII en Cartago, capital de la Provincia de Costa Rica, entonces parte del Reino de Guatemala (o Capitanía General de Guatemala).

Todo parece indicar que este nombre propio, que también ha sido usado como apellido en otras regiones de España y América, se origina en los padres de Esteban Leandro de Chaves, también conocido simplemente como Esteban Leandro o Esteban de Chaves, quien nació en Cartago, hacia 1690, pero cuya filiación desconocemos por el momento.

Según Gutierre Tibón (Diccionario etimológico comparado de los apellidos españoles, hispanoamericanos y filipinos, Diana, 1988), Leandro es un nombre de pila usado también como apellido, procede del griego Léandros (< leoon, “león”, y aneer, andrós, “hombre”; “el hombre león”). Están emparentados la forma compuesta Sanleandro, la forma italiana Leandri, el francés Léandre y el inglés y alemán Leander.

Esteban Leandro

El miembro más antiguo de la familia que estudiamos es Esteban Leandro, también conocido como Esteban Leandro de Chaves o Esteban de Chaves, quien nació hacia 1690 (el 29 de agosto de 1724 declaró tener 33 o 34 años(1). No declara su “casta” pero la mayoría de sus hijos y demás descendientes son consignados como mestizos, por lo que suponemos que también lo era. Lamentablemente, en sus declaraciones no brinda información sobre su casta ni la filiación y tampoco hemos encontrado indicios de ella.

No obstante, hemos podido reconstruir algunos episodios de la vida de Esteban Lenadro pues en agosto de 1724 fue demandado por Francisco de Chaves, quien asegura que había hecho perder la virginidad a su hija Andrea de Chaves, bajo promesa de matrimonio (ABAT. Fondos Antiguos, Caja N°11, fs. 193-214).

Aunque en este expediente nunca se cita el nombre de la madre de Andrea, suponemos que se trata de María Padilla. De hecho, en las confirmas de 1711 encontramos la de Andrea, hija de Francisco de Chaves y María de Padilla(2).

El 25 de agosto de 1724, Francisco de Chaves, vecino de Cartago, demanda a Esteban Leandro ante el licenciado Diego de Angulo Gascón, vicario, juez eclesiástico, comisario del Santo Oficio de la Inquisición y delegado de la Santa Cruzada en Cartago, entonces capital de la Provincia de Costa Rica, que era parte del Reino de Guatemala (también conocido como Capitanía General de Guatemala). Su demanda dice literalmente [he modernizado la puntuación y la ortografía]:

“Con poco temor de Dios y de las reales justicias, el día domingo que se contaron seis del corriente mes, como a las tres de la tarde, llegó a mi casa que tengo en el campo de la otra parte del río de Taras y habiéndole cogido en ella un grande aguacero, se quedó allí hasta tarde de la noche, con cuyo motivo y el de haber ido para la cocina una hija mía nombrada Andrea de Chaves, a quien yo tenía en mi casa con todo recogimiento debajo del amparo paternal, el dicho Esteban de Chaves fue en seguimiento y despidiéndose de ella le dijo: ?Pues yo es menester a Usted aquí afueraÒ, a cuyas razones la dicha mi hija no le habló palabra y el dicho Esteban se fue y volvió a la dicha mi casa el día del señor San Lorenzo y con la ocasión que tuvo de poder hablar con la dicha mi hija (por estar mi mujer en cama y yo que no estaba en casa) entre otras razones la dijo que en qué parte la esperaba y le respondió que en un rastrojadillo que  está cerca de mi casa, de la otra parte de un laguneta, pareciéndole a la dicha mi hija le quería para tratarle se casase con él (y con efecto fue así) pues saliendo al paraje citado, el dicho Esteban Leandro dijo que como hombre se atrevía a ella y que su intento era el casarse pero que primero la había de gozar para ver de la forma que estaba y cogerla(3) más amor y queriendo así le daba mano y palabra de pedirla a mí, como su padre, para casarse con ella, a que la dicha mi hija le respondió que no podía por estar debajo de mi dominio y que no quería ponerse al riesgo de que la dejase burlada y perdida y que podía coger el camino e irse, a lo cual le dijo el dicho Esteban que si era fácil que él desamparase a su madre por más delitos que hiciese que estuviese cierta que se casara con ella y que así le daba segunda vez palabra, con cuyas persuasiones la dicha mi hija se dejó gozar del dicho, quien después de haber hecho su gusto, no la ha vuelto a ver ni a solicitar en modo alguno por no ser otro su fin que dejarla burlada y para prueba de ello y para más bien lograr su malicioso intento, tengo para mí que el dicho Esteban de Chaves, persuadió a tres sujetos que no  pudo conocer la dicha mi hija para que le salieran (como le salieron) el día veinte y dos del corriente allí en los lindes de mi casa, andando buscando unos palos de leña, y la maltrataron a golpes malamente, que dio muchas gracias a Dios haberse escapado de ellos, de que emanó haber corrido la vos de mi vecindad y que la habían gozado los tales, lo cual sabido ayer, jueves, por otra hija mía, se lo contó a la dicha Andrea su hermana, quien por que no se entendiese tal cosa, se determinó a contarme lo que le ha sucedido con el dicho Esteban, que ignoraba yo, por la estrecha cuenta que e de dar a mi Dios y Señor, y porque lo referido redunda en mi perjuicio de mi crédito y deshonor de la dicha mi hija Andrea de Chaves, le hago al dicho Esteban Leandro esta dicha acusación para que, preso en la cárcel pública desta dicha ciudad, en uno de sus calabozos, debajo de toda seguridad, por la fuga que puede hacer hasta tanto que le cumpla la palabra que de casarse con ella le tiene dada y además condenarle en las más graves penas que por derecho se hallaren para que el susodicho sea castigo y ejemplo en otros, por todo lo cual y lo más que me convenga, que he aquí expresado.

A Vuestra Merced pido y suplico le haya por acusado y mande a hacer serguir y como pido juro en forma lo cierto de mi relación justicia y costas protesto”.

Al día siguiente, Esteban Leandro es apresado y Andrea de Chaves depositada en casa del capitán don José de Morales y doña María de la O Céspedes, su esposa, mientras se resuelve el caso.

El día 27, Andrea de Chaves confirma la demanda que planteó su padre y afirma que salió de su casa con el pretexto de llevar leña y pasó frente a la casa de Manuela Chacón, donde esta Esteban, y más tarde, cuando se reunió con él en un rastrojal, “asegurándole se casaba con ella, se rindió con la fragilidad de mujer, creyendo la palabra que le aseguraba cumplir”.

Por su parte, el día 29 declara Esteban Leandro de Chaves, quien niega todo lo que se le imputa y añade que el día de San Lorenzo él estuvo fuera de la ciudad, en el pueblo de Ujarrás.

El día 5 de setiembre, Francisco de Chaves afirma que María Josefa de Villarreal vio a Esteban Leandro el día de San Lorenzo en casa de Manuela Chacón, cuando esta se encontraba “haciendo unos tabacos para Juana de Villarreal” y que Juana dijo: “¿Dónde irá Pata Chinga(4) por allí? –que así lo llama en chanza dicha Juana–”. Francisco añade que también estuvieron presentes el teniente Juan Chinchilla, su vecino, Miguel Aguilar, indio de Talamanca, “ladino en lengua castellana del servicio del capitán Diego de Aguilar”, marido de Manuela Chacón y yerno de Juana de Villarreal. María Josefa y Juana eran hermanas.

Cuando le informan los alegatos al preso, Leandro asegura que se trata de una “falsa querella” y que es falso que Francisco de Chaves haya tenido a su hija “en recogimiento”. Añade:

“...lo que se prueba que no es así pues es notorio en los campos, por personas que se hallaron en su casa y la vieron venir sola de los montes y cerros, sin más vestuario que unas naguas por los hombros, maltratada, con ligaduras, dando voces diciendo al dicho su padre ?Tatita, ya no sirvo, que tres hombres me han cogido y me han echado a perderÒ”, y Francisco, en lugar de hacer la denuncia la puso a mentir diciendo que él le debía la honra.

Leandro pide, igualmente, que se interrogue por testigos a Manuela Chacón, Miguel Aguilar, Juana de Villarreal y el Ten. Juan de Chinchilla, todos vecinos de Leandro y Francisco.

El día 14 de setiembre declara María Josefa de Villarreal, mestiza de 34 años, quien asegura que Esteban estuvo en casa de Manuela Chacón el día de San Lorenzo, cuando tomó unos tabacos de los que estaba haciendo esta y agrega que del maltrato “no sabe ni ha oído”.

El mismo día,  también declara Juana María de Villarreal, de 35 años, quien afirma que supo lo de la noche que se quedó hasta tarde Leandro en casa de Francisco, que también la madre de Andrea “le dijo que tres hombres la habían aporreado pero que no le tocaron a su honra ni ofendídola” y que quien le debía la honra a su hija Andrea era Esteban.

El día 18, se presenta a declarar Miguel de Aguilar, indio ladino y criado del capitán Diego Isidro de Aguilar, pero asegura no saber nada sobre los hechos que se le preguntan y que nunca ha visto a Leandro por los alrededores.

El día 20 declara María Manuela Chacón, mestiza de 18 años y esposa de Miguel de Aguilar; ella dice que es falso que Esteban Leandro estuviera en su casa el día de San Lorenzo, que el día que estuvo fue cuando llegó de la ciudad de Esparza a Cartago el señor Gobernador y Capitán General de la Provincia, “y que el dicho Esteban, con la amistad que tiene con la que declara, le quitó cuatro hojas de dicho tabaco”; añade que no sabe nada sobre el maltrato y que más bien la madre de la presunta víctima le dijo “que su hija Andrea estaba perdida de la cabeza y que tenía el juicio algo torcido”.

El día 20, también se presenta el alférez Juan de Chinchilla, de 40 años, quien asegura que no sabe nada y que no estaba cuando dicen que él vio a Leandro por la falda de un cerro y que solo “oyó decir vulgarmente que la cogieron tres hombres pero no que la maltrataron”.

El día 25 de setiembre declara el alférez Juan Masís(5), de 30 años y vecino de Cartago, quien asevera “que lo que sabe es que, hallándose junto a su casa, que dista de la casa de Francisco de Chaves un tiro de mosquete, contando unas espinas oyó voces de mujeres”, que eran las hijas de Chaves llamando a su padre diciéndole que Andrea venía del monte con señales en los pies de ligaduras, con las trenzas del cabello sueltas y una naguas negras por los hombros, pero que no oyó si la habían echado a perder.

Todos los testigos eran vecinos del acusador y ninguno sabía firmar, excepto Juan Masís [Juan Masiz, rubricado].

El 29 de setiembre, Andrea de Chaves mantiene en firme su declaración y añade sobre el ataque de los tres extraños:

“... y que lo que dijo por entonces fue a su padre que venía atarantada y perdida de la cabeza de los golpes y maltratamiento que le habían hecho tres hombres, que no había conocido, sin saber los motivos que para ello tendrían, cuando la que declara no había hecho daño a persona ninguna”.

El 7 de octubre, se hace el careo de la víctima con el acusado. Andrea le dice a Esteban que su alma se la va a llevar el diablo si no dice la verdad e insiste en que él le dio palabra de casamiento tres veces y la gozó bajo esa condición, sin embargo, Esteban lo niega y mantiene y ratifica su inocencia.

Lamentablemente, el expediente no incluye la resolución de Angulo Gascón, pero como las declaraciones de los testigos no apoyan en nada la acusación de Francisco de Chaves contra Esteban Leandro de Chaves, suponemos que este último fue absuelto.

Además, no consta que Esteban y Andrea hayan casado, más bien, ya en 1727, Esteban Leandro ya había contraído matrimonio con Catalina de Alfaro.

Gracias a documentos de este tipo, además de información genealógica invaluable (aunque este tal vez no es un caso muy rico en ese sentido), se pueden reconstruir aspectos de la historia social, de la historia de las mentalidades y de la vida familiar de nuestros antepasados.

Además, contribuye a desmitificar la Costa Rica idílica y pastoril que aún se mantiene en la mentalidad popular del costarricense promedio; esa Costa Rica inmemorial de agricultores pacíficos, blancos todos (españoles), igualitarios y diferentes de los demás centroamericanos.

Se revela la Costa Rica que estuvo inserta, como cualquier otro territorio español en ultramar, en un mundo de desigualdades sociorraciales y económicas, de mestizaje y algunas veces de abusos contra los menos poderosos.

 

El juicio por la saca del ayudante general

 

Una año antes de enfrentar la demanda por promesa de matrimonio incumplida, Esteban Leandro había estado en los estrados judiciales por su participación en la saca de ganado del ayudante general Cosme Miguel de Céspedes.

El 13 de octubre de 1723, el ayudante Miguel Cosme de Céspedes, vecino de Cartago, se presenta ante el teniente y juez del campo y dice(6):

“...que por el mes de julio próximo pasado deste presente año, hice viaje desta dicha ciudad para el Valle de Bagaces, a fin de sacar doscientas reses que quedaron de darme en el hato del Higuerón, de las cuales se me entregaron por el licenciado don Francisco de Ocampo cuarenta, de todas edades, sin otro ternero de más de año, que se me entregó por el susodicho en el paraje de Las Lajas, el mismo que hizo fuga de la boca del corral del capitán Benito Barrantes, en el paraje que llaman El Jarreteado, donde se encerró el ganado y hicimos alto más de tres días y aquella noche del día en que se fue dicho ternero volvió a entrar al corral al celo del otro ganado, y habiendo reparado en ello un José de Salazar (guarda  de la casa de dicho Barrantes), Juan Antonio Calderón, mozo que llevé de concierto, y mi hijo el mayor, el mandador de dicha saca, que es el sargento Gregorio Rodríguez, vecino de la ciudad de Esparza, no se dio por entendido en manera alguna, luego si no fuera así, como digo, el susodicho lo hubiera contradicho, para que yo no le hiciese, cmo le hago el cargo de dicho ternero, que le entregué nuevamente con el demás ganado referido el mismo día que me desaparté de los susodichos y de Esteban Leandro y de Antonio, indio talamanca, que vino con ellos de mi cuenta, hasta el paraje de Las Ciruelas(7) y por la del dicho Juan Antonio, un hermanito suyo que asimismo vino hasta esta dicha ciudad en cuyo lugar dicho mandador y Esteban Leandro me entregaron solo treinta de las cuarenta y una reses de ganado, dándome por descargo se habían ahogado en el Río Grande dos terneras mías y un ternero pequeño que el cual era de la saca que antes había venido de dicho licenciado, y que en la puerta de un cuñado suyo nombrado Antonio de Espinosa, que vive en Las Ciruelas, se habían quedado cansadas o por mejor decir despeadas, tres toretes y una vaca josca frontina y que en el Río de María de Aguilar se habían quedado cansadas una vaca de dos años, de blanco y negro, Pandita, y otra de año bermejita, que dijeron las habían dejado encargadas al negro  Francisco, esclavo de la viuda de Martín Gonzalo, y que en el pie de Las Amoladeras, desta parte, se había, asimismo, quedado cansada otra vaca josca, sobre la cual le envié recado con un hijo mío al dicho Leandro para que me la fuese a traer y me envió a decir que cuando tuviea lugar iría por ella, lo que hasta ahora ni esa ni las otras las ha visto, estando obligado a ponérmelas y entregármelas en esta dicha ciudad para donde les pagué a diez pesos a cada uno de los suspradichos, menos al dicho mandador que concerté en cuatro pesos, así bien me dieron por descargo el terneto que como dejo dicho se fue en la boca del corral, y una ternera, que es verdad que yo la dejé muriéndose y con efecto he sabido se murió, y como tal se la doy en descargo, y por lo que toca a las demás me aseguró dicho mandador las entregaría vivas o muertas para cuyo fin le escribí con él al alférez Francisco Loría, y a dicho esclavo de la viuda de Martín Gonzalo, y me valí de Juan Vanegas, morador del valle de Barva, para que fuese con dicho mi hijo a recaudar dichas reses, y habiéndome puesto envía, vido al dicho negro [sic] y al dicho Gregorio Rodríguez, y preguntándoles sobre dichas vacas y toretes le respondieron en cuanto a ellas y en cuanto al papel lo que el susodicho pido, jure y declare ante vuestra merced y consiguientemente lo que vido y supo el día que llegó de Matina a lo de su hermano Carlos Vanegas, como asimismo lo que le oyó decir al alférez Antonio Rodríguez sobre una ternerona que yo le compré en El Jarreteado a dicho Gregorio Rodríguez, de la cual corrí yo los riesgos porque el susodicho no debió pasar [a] aprovecharse de ella aunque no se la hubiera pagado, mayormente cuando me obligué a ello en esta ciudad, y a mayor abundamiento que diga debajo de juramento dicho Rodríguez lo que sabe y de todo se a de servir, asimismo, de darme traslado para alegar lo que más me conviniere ínterin qu eel dicho Esteban Leandro esté a derecho, lo cual y lo más que protesto pedir y alegar.

A Vuestra Merced pido y suplico así lo provea y mande que es justicia, juro en forma y en lo necesario y va en este papel por lo exhausto que está esto de plata. Cosme Miguel de Cespedes [rubricado]”.

Tras esta declaración, el capitán Dionisio Salmón Pacheco(8), juez a cargo de la jurisdicción de Cartago, toma declaraciones a todos los involucrados. Primeramente a Juan Vanegas, José Miguel de Céspedes y Francisco González.

Acompañado por José del Corral(9) y Tomás Corrales(10) [López del Corral], como testigos, empieza el mismo día con Juan Vanegas, de 30 años, quien asegura que estando en casa de Antonio de Espinosa, Céspedes le había preguntado a Gregorio Rodríguez por las cuatro vacas y que es le había dicho que dos murieron y que las otras dos “estaban dentro del monte” y “que no había quién las sacara por estar maltratadas”; que habiando lelgado a casa de Estéfana Arroyo, esta le había contado que los que traían el ganado habían dormido cerca de su casa y que se habían pedido dos reses; que había oído decir a Manuel Rodríguez, hijo del alférez Antonio Rodríguez, que el mandador de la saca mató una ternera que le había vendido el ayudante Miguel de Céspedes y que no se la había pagado.

El día 15 declara el alférez Antonio Rodríguez, de 68 años, dice que lo que sabe es que Gregorio Rodríguez, mandador de la saca, aseguró en presencia de su hijo Manuel, que había matado una ternera suya que traía entre la saca del ayudante general Miguel de Céspedes y que de dicha saca se había perdido un novillo cansado y que no sabe otra cosa.

El mismo día, toman declaración a José Miguel de Céspedes, de 14 años, hijo del ayudante general Miguel de Céspedes:

“...que lo que sabe es que habiéndolo enviado el dicho su padre día lunes del mes pasado con su hermano el mayor a topar a Gregorio Rodríguez y a Esteban Leandro, que venían con un poco de ganado de Bagaces de cuenta de dicho su padre llegó el citado día a lo de Carlos Vanegas, en la Boca del Monte de Curridabat(11), y el día marte llegaron los susodichos al mismo paraje en donde habiendo hecho noche se acostaron a dormir sin ponerle centinela al ganado y otro día se levantaron y no hallaron res ninguna y por último lo volvieron a juntar dejando perdida una ternera y una vaca y que después, día sábado, por la mañana, habiéndolo enviado dicho su padre a casa del dicho Esteban Leandro a dejarle al dicho Rodríguez dos papeles para que se los llevara a los valles (los cuales entregó a dicho Rodríguez, quien no le respondió nada) y que le dijo al dicho Esteban Leandro, que decía su padre que le fuese a traer la vaca josca que había quedado cansada al pie de Las Amoladeras y que el susodicho le respondió saliendo por señas de su cocina que la iría a traer cuando tuviera lugar y que después, habiéndolo enviado su padre en compañía de Juan Vanegas al Valle de Barva a recaudar las reses que habían quedado, toparon, pasado el Río de Torres, con el negro Francisco, esclavo de la viuda de Martín González, y preguntándole por las reses y si había recibido el papel el dicho su padre dijo que tal papel no había visto y en cuanto a las reses que no se las había entregado ni encargado dicho Rodríguez y que sí Esteban Leandro le había dicho se le habían quedado en aquel paraje dos reses que se las solicitara y que después, pasando las Ciruelas con dicho Vanegas, hallaron a dicho Rodríguez y preguntándole dicho Vanegas por las demás reses porque llevaba orden de dicho su padre para recibirlas, le respondió que dos de ellas se habían muerto y que las otras dos estaban en el monte de donde la sacó dicho Vanegas y en cuanto al papel dijo que se lo había dado a Francisco de Loría y que le había respondido que no quería hacerse cargo de cosa muerta y que esto es lo que sabe... Josephe Miguel de Cespedes, rubricado”.

El día 19, toman declaración al capitán Francisco González(12), vecino de Cartago, de 33 años, quien solo sabía que yendo él para Landecho se topó en el valle a los que traían el ganado del ayudante general, quienes le contaron que esa noche se les había huido todo el ganado.

El mismo día se ordena tomar declaración a Esteban Leandro, Antonio –indio de Talamanca– y a Gregorio Rodríguez.

El mismo día toman declaración a Esteban Leandro, de 30 años, vecino de Cartago:

“...que de aquí salió concertado con el ayudante general Miguel de Céspedes para el fin de traer un poco de ganado y que el día de la entrega del ganado que fue en el Alto del Higuerón no se halló presente por haberlo despachado dicho ayudante general a lo del capitán Juan Calvo a traer un caballo y que cuando volvió a dicho hato se habían venido aquel mismo día del hato de Benito Barrantes, y que de allí vino el que declara ayudándoles a traer dicho ganado y que en el paso del Río Grande se ahogó una ternera bermeja de año y un ternero pequeño que tendría un mes, el cal era de la saca del licenciado don Francisco de Ocampo, que lo dejó su gente perdido en el paraje que llaman Santo Domingo, de donde lo trujeron agregado a dicha saca y que en el paraje de Las Ciruelas, del Valle de Barva, se quedaron cansados tres toretes y una vaca, y que aunque hicieron bastantes diligencias por traer dichas reses no fue posible por estar imposibilitadas de poder andar pues adond se echaban no se podían levantar y que viendo hacer noche en el Río de María de Aguilar se les huyeron dos reses que las cuales, aunque las buscaron con toda solicitud, no las pudieron hallar, y solo sí dejáronle un encargo hecho de que las buscara, al negro Francisco, esclavo de la viuda de Martín Gonzalo, y que en el pie de Las Amoladeras se quedó otra vaca perdida que la cual volvió a buscar Gregorio Rodríguez al otro día de llegados a esta ciudad y que no la halló y que en cuanto al recado no ha recibido ninguno de dicho ayudante y que no fue a buscar la vaca por haber ido el mandador y que sabe que la ternera que mató el mandador Gregorio Rodríguez era suya y que la traía agregada a dicha saca y que no supo si el mandador la vendió y que no sabe otra cosa”.

En el Valle de Barva, el capitán Juan de Ugalde(13), teniente juez del campo, acatando la orden del capitán Pacheco, toma declaración el día 25 de octubre a Antonio, natural de Talamanca, del servicio del capitán Juan de Ocampo. Antonio, de 16 años, afirma que solo le consta que Gregorio Rodríguez vendió un novillo al alférez Francisco Loría y este era de las cuatro reses que habían quedado cansadas en el río de Las Ciruelas, que además mató para sí una ternerona de las referidas y que solo se ahogó un ternero del licenciado Francisco de Ocampo.

Tras las declaraciones, Cosme Miguel de Céspedes exige, el 3 de noviembre, que Gregorio Rodríguez y Esteban Leandro paguen las reses que le perdieron, tras asegurar que queda claro que Leandro miente sobre el paradero de las reses.

Esteban Leandro, también citado en el documento como Esteban de Chaves, alega:

“No puede tener lugar su pedimento en ningún tribunal; lo primero porque no se dará caso que ningún vecino de esta provincia haya hecho(14) pagar a ningún mozo de saca las reses que se quedan cansadas y muertas porque siendo así no tuviera hombre que fuera a ninguna y más cuando las pérdidas no están de parte de la gente como las reses que demanda dicho ayudante general, pues es cierto se quedaron despeadas y la res que queda en este modo solo cargada se puede traer, y las demás contingencias de perderse y ahogarse tampoco puede ninguno remediarlas y que se conoce que dicho ayudante es muy principiante en esto pues pretende se le paguen dichas reses fundándose en las declaraciones de su hijo que, como muchacho, solo dirá lo que le mandare su padre y el otro, un indio talamanca incapaz de juramento y que no se halló en el vado cuando se ahogaron las reses por estar en la canoa pasando las bestias y trastes, con que esta probada su incapacidad y que también declarará lo que le mandare, que se debe dar dicho pedimento por nulo y atentando y en cuanto a mi declaración alega de que es falsa de nuevo me ratifico en ella, por ser cierta, y que no consta que yo haya vendido(15) ni aprovechádome de ninguna de dichas reses y solo sí cumplí con mi obligación y concierto, del que se me deben dos pesos, los que se ha de servir Vuestra Merced de mandar se me paguen con más otro peso de dos días que me tuvieron en un calaboso, como si yo hubiera cometido algún delito grave y por lo que hace a decir que yo tapo a dicho mandador tiene la fuerza que lo demás por lo cual.

A Vuestra Merced pido y suplico me haya por respondido a dicho traslado, provea y mande según que lo pido por ser justicia, juro en forma, no ser de malicia y en lo necesario. No firmo porque no sé”.

Luego, el ayudante Céspedes añade por testigos a Juan Antonio Calderón y José Miguel Calderón, hermanos, quienes confirman que en el hato del Higuerón se le entregó a Rodríguez 40 reses y en el sitio de Las Lajas, un ternero del Lic. Dn. Francisco de Ocampo y un novillo del mismo Rodríguez; que el mandador de la saca vendió una ternera alazana por habérsele liciado, que el novillo lo vendió Rodríguez en el valle, que además mató una ternera en casa de su suegra [de Rodríguez], que tres reses cansadas quedaron en Las Ciruelas y que en Mata Redonda se huyeron dos reses.

Finalmente, el 16 de febrero de 1724, el sargento mayor don Pedro José Sáenz, teniente general de la ciudad de Cartago y su jurisdicción determina que Gregorio Rodríguez y Esteban de Chaves “por iguales partes paguen las diez reses según las demanda dicho ayudante general para cumplimiento se le haga saber a dicho Esteban y para el dicho Gregorio Rodríguez se remita razón al teniente general de la ciudad de Esparza para que sabido su contexto haga parecer ante sí a dicho Gregorio Rodríguez y mandarle que luego entregue las cinco reses demandadas y que las ponga o remita a su costa a esta ciudad, adonde debió entregarlas, y asimismo paguen por iguales partes las costas procesales y personales de esta causa y este auto que quiero tenga fuerza de sentencia en definitiva se le haga saber al dicho Esteban de Chaves y participe a dicho teniente general para su cumplimiento y al dicho ayudante general para que sepa de quien debe cobrar dichas reses... Don Pedro Joseph Saenz, rubricado”.

Las costas ascendieron a 11 pesos, 5 reales y medio, que debían pagar a medias Leandro y Rodríguez.

Leandro o Coto

Otro de los cambios de apellido presentes en esta familia es el de Coto a Leandro y que presenta la familia de Teodoro Coto, “hijo de padres de conocidos”, mulato, quien contrajo matrimonio en la Villa de Cubujuquí [después Villa Vieja, hoy Heredia], el 9 de enero de 1725, con María de Arce, mulata también, hija legítima del capitán Miguel de Arce y María Rodríguez.

Un hijo de este matrimonio, Antonio Romualdo, contrajo matrimonio en Cartago, el 27 de enero de 1760, pero es consignado como hijo legítimo de Teodoro Leandro y Juana María de Arce. Antonio Romualdo casó con Antonia Gutiérrez, hija legítima de Juan Gutiérrez y Ana Gertrudis Granados. La descendencia de Antonio Romualdo pasó a Heredia, pero fueron conocidos como Coto.

Es posible que esta familia se relacione con Teodoro Leandro, quien fue casado con Micaela Méndez, ambos mulatos libres, cuya hija María de la Rosa Coto contrajo matrimonio en Cartago, el 29 de noviembre de 1744, con Juan Acosta.

Por otra parte, tal parece que Teodoro Leandro contrajo matrimonio también con Gregoria Cardoso, pues en Cartago, el 17 de noviembre de 1755, casó José Lizano con María Coto, hija legítima de Teodoro Leandro [así consignado] y Gregoria Cardoso.

Quizá –y esto es una mera especulación fundamentada en la coincidencia de nombre y apellido– esta familia tenga su origen en Leandro Coto, esposo de Nicolasa García, quienes confirmaron dos hijos en Cartago, en 1711: Micaela y Manuel, cuya madrina fue Gertrudis Jiménez.

Por último, hallamos la partida de bautizo de María de los Angeles, mestiza, bautizada en Cartago, el 20 de diciembre de 1762, hija legítima de Manuel Coto y Manuela de la Rosa Bermúdez, que bien podrían ser los mismos José Manuel Leandro y Bernarda de la Rosa Bermúdez; sin embargo, habrá que profundizar más para confirmar o descartar esta especulación. José Manuel Leandro y Bernarda de la Rosa Bermúdez habían contraído matrimonio en la misma ciudad, el 9 de mayo de 1762, cuando fueron consignados como mestizos.

Familias Leandro

Pese a que el más antiguo miembro de esta familia que hemos podido identificar es Esteban Leandro de Chaves, no todos los Leandro de Costa Rica pueden documentar su filiación con Esteban. Tal parece que hubo una alta proporción de ilegitimidad entre los miembros de esta familia durante el siglo XVIII.

Por esta razón, presentamos a continuación a las distintas familias que hemos identificado. Primeramente, la de Esteban Leandro de Chaves por ser el más antiguo, luego las demás en orden cronológico. Aclaramos, como siempre, que no se trata de genealogías exhaustivas pues esto requeriría investigaciones muy prolongadas, pero se presenta abundante información que podrá servir de punto de partida para cualquiera que desee investigar esta prolífica familia cartaginesa, hoy dispersa por todo el territorio nacional, aunque todavía con una fuerte presencia en la provincia de Cartago.

Varias de estas familias las podrán encontrar en las Genealogías de Cartago hasta 1850 de monseñor Víctor Manuel Sanabria (1957), aunque él no se percató de los cambios de apellidos.

Asimismo, se consultaron las genealogías de San José y Heredia, que dejó inconclusas el mismo monseñor Sanabria, así como otros documentos originales que se reseñan en las notas.

Familia Leandro Alfaro (Cartago)

Primera generación

Esteban Leandro [Esteban Leandro de Chaves] contrajo matrimonio, muy posiblemente en Cartago, hacia fines de 1725, con Catarina de Alfaro, mestiza, muy posiblemente viuda de Manuel Robles y, por tanto, hija legítima de Juan de Alfaro e Isabel de la Fuente.

HIJOS:

•José Casimiro de Chaves Alfaro, mestizo (bautizado en Cartago, el 2 de setiembre de 1727)

•Pablo José Leandro Alfaro (bautizado en Cartago, el 19 de mayo de 1731) casó con Ana María Corella y con Antonia Manuela Rodríguez.

•José Mateo Leandro Alfaro [de Chaves 1755] (bautizado en Cartago, el 12 de octubre de 1731(16)) casó en la misma ciudad, el 18 de abril de 1755, con María Antonia de la Vega.

•Félix Esteban Leandro Alfaro (bautizado en Cartago, el 14 de diciembre de 1735(17))

•Juana Micaela Leandro Alfaro (bautizada en Cartago, el 25 de mayo de 1737(18))

•María Magdalena Leandro Alfaro (bautizada en Cartago, el 4 de setiembre de 1740,(19)).

 

Segunda generación

Familias Leandro Corella y Leandro Rodríguez (Cartago)

Pablo José Leandro [también conocido como Pablo José Chaves y Pablo José Chaves Leandro] casó primera vez en la Villa Vieja [Heredia], con Ana María Corella [también citada como Manuela María Corella, 1761 y 1772; María Ana de las Nieves Corella, 1768; Flores en 1786] hija legítima de Francisco Corella y Josefa Margarita Calvo; Pablo José contrajo segundas nupcias en la ciudad de Cartago, , 15 de octubre de 1783, con Antonia Manuela Rodríguez, viuda de Matías Trinidad Calderón.

HIJOS LEANDRO CORELLA:

•Juana Leandro Corella, bautizada en Cartago, el 5 de noviembre de 1761(20).

•María de los Angeles Leandro Corella, bautizada en Cartago, el 15 de diciembre de 1768(21).

•Juana Josefa Leandro Corella, bautizada en Cartago, el 6 de mayo de 1772(22).

•José Francisco Chaves casó Juana Marcela Sánchez y con Francisca Josefa Calderón.

•Juana Petronila Chaves Leandro casó en la villa de San José, el 4 de enero de 1786, con José de los Santos Ramírez.

HIJOS LEANDRO RODRÍGUEZ:

•José Rafael Leandro Rodríguez, bautizado en Cartago, el 26 de octubre de 1781.

•José Emigdio Leandro Rodríguez, mestizo (bautizado en Cartago, el 17 de noviembre de 1786) casó en Cartago, en enero de 1810, con Agapita Baptista García.

•José Tiburcio Leandro Rodríguez casó con Tiburcia Fernández Molina.

Leandro Vega [o Leandro Sanabria] (Cartago)

José Mateo Leandro [de Chaves 1755] (bautizado en Cartago, el 12 de octubre de 1731(23)) casó en la misma ciudad, el 18 de abril de 1755, con María Antonia de la Vega [Antonia Sanabria en 1770], hija legítima de Pedro Vega y María Sanabria.

HIJOS:

•Antonia Francisca Leandro Sanabria (bautizada en Cartago, el 24 de noviembre de 1770).

 

Tercera generación

Familias Leandro Sánchez y Leandro Calderón [o Chaves Sánchez y Chaves Calderón] (Cartago)

José Francisco Leandro [también conocido como José Francisco Chaves, en 1780, 1799], mestizo, casó primera vez en la ciudad de Cartago, el 28 de noviembre de 1780, con Juana Marcela Sánchez, mestiza, hija legítima de José Francisco Sánchez y Antonia Josefa Aguilar. José Francisco contrajo segundas nupcias en la misma ciudad, el 17 de abril de 1799, con Francisca Josefa Calderón [tal parece que es la misma Jacoba Calderón en 1802, 1805 y 1806] mestiza, hija legítima de Blas Calderón y Polonia Monge.

HIJOS LEANDRO SANCHEZ:

•Juana Josefa Nicolasa Leandro Sánchez (bautizada en Cartago, el 20 de diciembre de 1781)

•Juan José Leandro Sánchez (bautizado en Cartago, el 27 de junio de 1784)

•María de la Trinidad Leandro Sánchez (bautizada en Cartago, el 17 de julio de 1785)

HIJOS LEANDRO CALDERÓN:

•Petronila de las Mercedes Chaves Calderón (bautizada en Cartago, el 22 de febrero de 1800)

•Francisca de los Dolores Leandro Calderón (bautizada en Cartago, el 6 de octubre de 1802)

•Jesús Nicolás Leandro Calderón (bautizado en Cartago, el 13 de abril de 1805)

•Nicolás Leandro Calderón (bautizado en Cartago, el 13 de abril de 1805).

 

Familia Leandro Batista (Cartago)

José Emigdio Leandro Rodríguez, mestizo (bautizado en Cartago, el 17 de noviembre de 1786; muerto ya 16 de marzo de 1864(24)) casó en Cartago, en enero de 1810, con Agapita Baptista García, mestiza (testó en Cartago, 26 de agosto de 1864; muerta ya 2 de setiembre del mismo año(25)), hija legítima de Sebastián Baptista y Cayetana García.

HIJOS:

•Juana Leandro Batista (muerta ya 1864) casó con Joaquín Aguilar.

•María Isabel Leandro Batista casó en Cartago, el 2 de mayo de 1832(26), con José de los Dolores Aguilar, viudo de María de Jesús Quirós.

•Juliana Leandro Batista

•María Brígida Leandro Batista (ya finada 1864)

 

Familia Leandro Fernández (Cartago)

José Tiburcio Leandro Rodríguez, mestizo, casó en la ciudad de Cartago, el 7 de enero de 1812, con Tiburcia Fernández Molina, mestiza, hija legítima de Teodor Fernández y Dominga Molina. Véase cuadro genealógico aparte de la ascendencia parcial de Tiburcio Leandro Rodríguez.

 

Infografía: ascendencia parcial de Tiburcio Leandro

 

HIJOS:

•María Balbina de Jesús Leandro Fernández (bautizada en Cartago, el 9 de abril de 1813; muerta ya 12 de octubre de 1859(27)) casó en Cartago, el 20 de noviembre de 1844, con José Balbino Rivera.

•José Alejo de los Angeles Leandro Fernández (bautizado en Cartago, el 1° de diciembre de 1814) casó con Rafaela Zúñiga Rivera.

•Jerónima Ramona Leandro Fernández (bautizada en Cartago, el 30 de setiembre de 1817) casó en Cartago, el 11 de junio de 1851, con Manuel López, carpintero (muerto ya 6 de marzo de 1858(28)).

•María Ramona Leandro Fernández (bautizada en Cartago, el 18 de junio de 1819) casó en Cartago, el 9 de enero de 1839, con Santos Quesada.

•Juan de Jesús Leandro Fernández (bautizado en Cartago, el 8 de marzo de 1824)

•Antonia Josefa Leandro Fernández (bautizado en Cartago, el 3 de mayo de 1829) casó en la misma ciudad, el 4 de mayo de 1853(29), con su pariente Francisco Antolino Solano Fernández, hijo legítimo de Mercedes Solano y María de los Angeles Fernández.

•María Josefa Leandro Fernández (bautizado en Cartago, el 3 de noviembre de 1831)

 

Cuarta generación

Aguilar Leandro (Cartago)

Juana Leandro Batista (muerta ya 1864) casó con Joaquín Aguilar.

HIJOS

•Rafael Aguilar Leandro

•León Aguilar Leandro

•Vital Aguilar Leandro

•Manuel Aguilar Leandro

•Juana Aguilar Leandro

•Eduviges Aguilar Leandro

•María Antonia Aguilar Leandro

•Bruna Aguilar Leandro

Familia Leandro (Cartago)

María Brígida Leandro Batista (ya finada 1864)

HIJOS:

•Joaquín María Leandro [o Chaves]

•Juan Leandro

Familia Leandro Zúñiga (Cartago)

Alejo Leandro Fernández (bautizado en Cartago, el 1° de diciembre de 1814; murió en Cartago, 16 de setiembre de 1874(30)) casó en la misma ciudad, el 1° de febrero de 1842, con Rafaela Zúñiga Rivera (murió en Cartago, 28 de mayo de 1902(31)), hija legítima de José Antonio Zúñiga y Cayetana Rivera.

HIJOS:

•María Justa Leandro Zúñiga (bautizada en Cartago, el 13 de diciembre de 1842)

•María Ramona Leandro Zúñiga (bautizada en Cartago, el 15 de abril de 1845)

•María Josefa Leandro Zúñiga (bautizada en Cartago, el 12 de diciembre de 1847)

 

Familia López Leandro (Cartago)

Ramona [de Jesús] Leandro Fernández (bautizada en Cartago, el 30 de setiembre de 1817) casó en Cartago, el 11 de junio de 1851, con Manuel López, carpintero (muerto ya 6 de marzo de 1858(32)); casó con segunda vez con Rita Jiménez (sin hijos en su segundo matrimonio).

HIJA:

•María de Jesús López Leandro (nació hacia 1853)

 

Familia Leandro Arce [Coto Arce] (Heredia)

Primera generación

Teodoro Leandro, mulato, “hijo de padres no conocidos”, casó en la villa de Cubujuquí [hoy Heredia], el 9 de enero de 1725, con Juana María de Arce, mulata, hija legítima del Cap. Miguel Arce y María Rodríguez. Es posible que Teodoro contrajo segundo matrimonio con Gregoria Cardoso y quizá un tercer matrimonio en Cartago, el 8 de febrero de 1750, con Gregoria Gómez, hija legítima de Juan Gómez y Claudia López. ¿Serán Gregoria Cardoso y Gregoria Gómez la misma persona? Tal vez.

HIJO LEANDRO ARCE:

•Antonio Romualdo Leandro casó con Antonia Gutiérrez.

HIJA LEANDRO CARDOSO:

•María Coto casó en Cartago, el 17 de noviembre de 1755, con José Lizano.

 

Segunda generación

Familia Coto Gutiérrez (Cartago/Heredia)

Antonio Romualdo Coto [citado como Antonio Romualdo Leandro en su matrimonio] contrajo matrimonio en Cartago, el 27 de enero de 1760, con Antonia Gutiérrez, hija legítima de Juan Gutiérrez y Ana Gertrudis Granados.

HIJOS:

•Ana Coto casó en la villa de Heredia, el 8 de octubre de 1786, con Antonio Sancho.

•Manuela Coto casó con Manuel Argüello. Vecinos de Heredia.

 

Familia Leandro Chacón y Leandro Ruiz (Cartago)

Primera generación

José Nicolás Leandro, mestizo, “hijo de padres no conocido”, casó en la ciudad de Cartago, en primeras nupcias, el 7 de enero de 1754, con Antonia Eusebia Chacón, viuda de Pedro Gómez. José Nicolás contrajo segundas nupcias en la misma ciudad, el 23 de febrero de 1764, con María Manuela Ruiz, mestiza, viuda de Benito Solano.

HIJOS LEANDRO RUIZ:

•María de Jesús Leandro Ruiz (bautizada en Cartago, el 24 de abril de 1764)

•Antonia Ricarda Leandro Ruiz (bautizada en Cartago, el 5 de abril de 1766)

 

Familia Chaves Vega (Ujarrás, Cartago)

Primera generación

José Miguel Leandro Chaves (33) casó en el pueblo de Ujarrás, el 25 de agosto de 1768, con Gabriela Sojo.

HIJOS:

•José de la Cruz Chaves (bautizado en Ujarrás, el 11 de noviembre de 1770)

•Evencia Rafaela Chaves (bautizada en Ujarrás, el 13 de mayo de 1774)

•Cristóbal Chaves Sojo casó con Francisca Vega.

 

Segunda generación

Familia Chaves Vega [o Leandro Vega] (Ujarrás)

Cristóbal Chaves [también citado como Cristóbal Leandro], mestizo, casó en el pueblo de Ujarrás, el 18 de octubre de 1786, con Francisca Vega, mestiza, hija legítima de José Antonio Vega y Juana Loría.

HIJOS:

•Francisca de Paula Chaves Vega (bautizada en Ujarrás, el 28 de enero de 1788)

•Antonia Nazaria Chaves Vega (bautizada en Ujarrás, el 13 de junio de 1790)

•Tomasa Chaves Vega (bautizada en Ujarrás, el 31 de octubre de 1792)

•Manuel José Chaves Vega (bautizado en Ujarrás, el 8 de noviembre de 1792)

•María Manuela Chaves Vega (bautizada en Ujarrás, el 27 de octubre de 1793)

•José Valentín Chaves Vega (bautizado en Ujarrás, el 14 de febrero de 1796)

 

Familia Leandro (Cartago)

Primera generación

María Leandro (sin más información, pudo haber nacido entre 1710 y 1730) quizá tuvo su hijo con un Aguilar.

HIJO:

•José Manuel Leandro casó con Ramona de la Rosa Bermúdez.

 

Segunda generación

Familia Leandro Bermúdez (Cartago)

José Manuel Leandro (nació hacia 1742), mestizo, casó en la ciudad de Cartago, el 9 de mayo de 1762, con Ramona de la Rosa Bermúdez, mestiza, hija legítima de José Bermúdez y Juana Josefa Quesada.

HIJOS:

•Juana María Leandro (bautizada en Cartago, el 19 de setiembre de 1764)

•María de la Trinidad Leandro [también conocida como María de la Trinidad Bermúdez] (bautizada en Cartago, el 25 de mayo de 1769) casó en la misma ciudad, el 25 de octubre de 1786, con Pablo Chaves Solano, hijo legítimo de José Manuel Chaves y Ramona Solano..

•José Eufrasio Leandro (bautizado en Cartago, el 1° de junio de 1771)

•Pascuala Josefa Leandro (bautizada en Cartago, el 20 de junio de 1777) casó en Cartago, el 19 de noviembre de 1800, con José Casimiro Ramírez.

•José de Jesús Leandro (bautizado en Cartago, el 12 de agosto de 1780)

•Manuela de la Cruz Leandro (bautizada en Cartago, el 24 de febrero de 1782)

•María de la Concepción Leandro (bautizada en Cartago, el 9 de diciembre de 1787).

•Manuel de Jesús Leandro casó con María Concepción Ramírez.

•José Antonio Leandro casó con María Antonia Martínez.

 

Tercera generación

Familia Leandro Ramírez [o Aguilar Ramírez] (Cartago)

Manuel de Jesús Leandro Bermúdez [también conocido como Manuel de Jesús Aguilar], mestizo, casó primera vez en Cartago, el 20 de noviembre de 1793, con María de la Concepción Ramírez, mestiza, hija legítima de Francisco Ramírez y Magdalena Segura. Manuel de Jesús contrajo segundo matrimonio en Cartago, el 15 de abril de 1801, con Angela Ruiz [también conocida como Angela Soto], mestiza, viuda de Juan Brenes.

HIJOS LEANDRO RAMÍREZ:

•María Mercedes Leandro (bautizada en Cartago, el 10 de abril de 1795) casó con Santos Fonseca.

•Antonia Narcisa Leandro casó en Cartago, el 28 de enero de 1811, con Juan Francisco Leandro.

•Pilar Leandro casó con Luisa Chacón

HIJA LEANDRO RUIZ

•María Leandro casó en Cartago, el 31 de julio de 1833, con Casimiro Brenes Mora, hijo legítimo de José Brenes y Antonia Josefa Mora.

•María Cayetana Leandro (bautizada en Cartago, el 17 de setiembre de 1808)

 

Familia Leandro Martínez (Cartago)

José Antonio Leandro Bermúdez, mestizo, casó primera vez en la ciudad de Cartago, el 22 de octubre de 1806, con María Antonia Martínez, mestiza, hija legítima de Luis Martínez y María Luisa Alvarez. José Antonio contrajo segundas nupcias en la misma ciudad, el 7 de setiembre de 1853, con Matea Araya, hija de Manuela Araya.

HIJOS LEANDRO MARTINEZ:

•Juana del Carmen Leandro (bautizada en Cartago, el 3 de enero de 1808)

•Josefa del Carmen Leandro (bautizada en Cartago, en marzo de 1810)

•Manuel de Jesús Leandro (bautizado en Cartago, el 3 de junio de 1812) casó con Anselma Quirós.

•Cecilio Francisco Leandro (bautizado en Cartago, el 22 de noviembre de 1814)

•Simona de la Concepción Leandro (bautizada en Cartago, el 28 de octubre de 1815)

•Ramón Benito Leandro (bautizado en Cartago, el 19 de enero de 1818)

•Juan Félix Leandro (bautizado en Cartago, el 26 de junio de 1820)

•Encarnación de los Angeles Leandro (bautizado en Cartago, el 26 de marzo de 1822) casó en la misma ciudad, el 15 de noviembre de 1843, con María Josefa Cedeño Andrade.

•María Josefa Leandro (bautizada en Cartago, el 23 de diciembre de 1824)

•Miguel de Jesús Leandro (bautizado en Cartago, el 27 de marzo de 1826)

 

Cuarta generación

Leandro Chacón (Cartago)

Pilar Leandro Ramírez casó en Cartago con Luisa Chacón Irola, hija legítima de Francisco Chacón y Casilda Irola.

HIJOS:

•Justo de Jesús Leandro (bautizado en Cartago, el 8 de agosto de 1834).

•Micaela de Jesús Leandro (bautizada en Cartago, el 16 de mayo de 1836)

•Manuel Ramón Leandro (bautizado en Cartago, el 22 de febrero de 1840).

•Manuel María Leandro (bautizado en Cartago, el 17 de julio de 1842).

•María de Jesús Leandro (bautizada en Cartago, el 10 de junio de 1844).

•Manuel Ramón Leandro (bautizado en Cartago, el 20 de abril de 1847).

 

Leandro Quirós [o Aguilar Quirós] (Cartago)

Pedro Manuel Leandro Martínez casó en Cartago con Anselma [Máxima 1849] Quirós Flores, hija legítima de Buenaventura Quirós y Josefa Flores.

HIJOS:

•Juana María Leandro (bautizada en Cartago, el 20 de octubre de 1846).

•José María Leandro (bautizado en Cartago, el 12 de julio de 1849).

 

Familia Leandro Sáenz (Cartago)

Primera generación

José Francisco Leandro [o Vargas], “hijo de padres no conocido”, casó en la ciudad de Cartago, el 30 de julio de 1765, con Ana Margarita Sáenz [Ana Sanabria 1772] mestiza, hija legítima de Alejandro Sáenz y María Efigenia Sanabria.

HIJOS:

•María Josefa Leandro (buatizada en Cartago, el 1° de diciembre de 1765)

•Bernabela Josefa Leandro (bautizada en Cartago, el 12 de julio de 1769)

•Micaela de la Trinidad Leandro (bautizada en Cartago, el 30 de setiembre de 1772) casó en la misma ciudad, el 8 de enero de 1794, con Manuel Francisco Céspedes.

•Blas de la Candelaria Leandro (bautizado en Cartago, el 1° de febrero de 1772) casó con Juana Josefa Calderón.

•María Isabel Leandro casó en Cartago, el 10 de enero de 1798, con Antonio Onofre Brenes.

•Cayetana Leandro casó en Cartago, el 10 de enero de 1798, con Pedro José Calvo.

 

Segunda generación

Familia Leandro Calderón (Cartago)

Blas José Leandro [o Blas José Vargas], mestizo, casó en Cartago, el 9 de enero de 1793, con Juana Josefa Calderón, mestiza, hija legítima de Manuel José Calderón y Antonia Josefa Aguilar.

HIJOS:

•Agustín Leandro casó con Salvadora Madrigal.

 

Tercera generación

Familia Leandro Madrigal [o Leandro Sánchez] (Cartago)

Agustín Leandro Calderón casó primera vez con Salvadora Madrigal [también conocida como Salvadora Sánchez], cuyo testamento fue legalizado en Cartago, el 10 de agosto de 1849, aunque ella había muerto el año anterior, fue hija legítima de Gregorio Madrigal y Josefa Alvarado. Agustín contrajo segundas nupcias en Cartago, el 6 de noviembre de 1848, con Ramona Calvo, hija legítima de Félix Antonio Calvo y Mercedes Salas.

HIJOS LEANDRO MADRIGAL [O LEANDRO SANCHEZ]:

•Simón de Jesús Leandro (bautizado en Cartago, el 28 de setiembre de 1833)

•María de Jesús Leandro (bautizada en Cartago, el 25 de setiembre de 1837)

•José Francisco Leandro (bautizado en Cartago, el 1° de noviembre de 1840)

•José Manuel Leandro (bautizado en Cartago, el 12 de abril de 1843)

•Justa de Jesús Leandro (bautizada en Cartago, el 22 de julio de 1845)

•María de Jesús Leandro (bautizada en Cartago, el 5 de enero de 1847)

•Ramona Leandro

HIJO LEANDRO CALVO:

 •Joaquín Bruno Leandro (bautizado en Cartago, el 6 de octubre de 1849)

 

Familia Leandro Brenes [Chaves Brenes] (Cartago)

Primera generación

Manuel Antonio Leandro [de Chaves (34)en 1772], “hijo de padres no conocidos”, casó en la ciudad de Cartago, el 25 de noviembre de 1772, con Ana de los Santos Brenes, “hija de padres no conocidos”. Ana de los Santos contrajo segundo matrimonio en la misma ciudad, el 15 de octubre de 1783, con Matías Quirós.

HIJO CHAVES BRENES:

•Prudencio de la Encarnación Chaves Brenes (bautizado en Cartago, el 1° de junio de 1773).

 

Familia Leandro Fonseca (Cartago)

Primera generación

José Cosme Leandro, mestizo, “hijo de padres no conocido”, casó en la ciudad de Cartago, el 17 de agosto de 1773, con Bernarda de la Trinidad Fonseca, mestiza, viuda de Bartolo Madrigal.

HIJOS:

•José Gervasio Leandro Fonseca (bautizado en Cartago en 1776) casó con Gertrudis Bonilla.

•Trinidad Leandro Fonseca casó con Antonia Zúñiga.

 

Segunda generación

Familia Leandro Bonilla (Cartago)

José Gervasio Leandro Fonseca [consignado unas veces como mestizo y otras como mulato] casó en la ciudad de Cartago, el 24 de mayo de 1807, con Gertrudis de los Dolores Bonillla Salazar, mestiza, hija legítima de Antonio Bonilla y Josefa Salazar.

HIJOS:

•Juana de los Angeles Leandro Bonilla (bautizada en Cartago, el 13 de marzo de 1808) casó en la misma ciudad, el 13 de abril de 1831, con Bernardo Sánchez.

•María de Jesús Leandro Bonilla (bautizada en Cartago, el 11 de noviembre de 1809) casó en la misma ciudad, el 18 de enero de 1835, con Apolonio Solano.

•Nicolás Baltasar Leandro Bonilla (bautizado en Cartago, el 13 de enero de 1812)

•Jesús del Pilar Leandro Bonilla (bautizado en Cartago, el 13 de octubre de 1813) casó con Juana Moya.

•Francisco María Leandro Bonilla (bautizado en Cartago el 9 de diciembre de 1815) casó con Marcelina Aguilar.

•José de Jesús Leandro Bonilla (bautizado en Cartago, el 7 de noviembre de 1817)

 

Familia Leandro Zúñiga (Cartago)

Trinidad Leandro Fonseca casó en Cartago, el 20 de agosto de 1823, con Antonia Zúñiga, viuda de José Vega.

HIJO:

•Cleto de Jesús Leandro Zúñiga (bautizado en Cartago, el 26 de abril de 1824).

 

Tercera generación

Familia Leandro Moya (Cartago)

Pilar Leandro Bonilla (bautizado en Cartago, el 13 de octubre de 1813) casó en la misma ciudad, el 21 de noviembre de 1834, con Juana Moya Morúa, hija legítima de Cayetano Mora y Antonia Morúa.

HIJOS:

•Manuel Francisco Leandro Moya (bautizado en Cartago, el 29 de octubre de 1836)

•Guillermo Antonio del Pilar Leandro Moya (bautizado en Cartago, el 25 de junio de 1838)

 

Familia Leandro Aguilar (Cartago)

Francisco Leandro Bonilla (bautizado en Cartago, el 9 de diciembre de 1815) casó en la misma ciudad, el 8 de enero de 1841, con Marcelina Aguilar Guillén, hija legítima de Francisco Aguilar y Ramona Guillén.

HIJOS:

•Buenaventura Leandro Aguilar (bautizado en Cartago, el 17 de diciembre de 1843)

•María de Jesús Leandro Aguilar (bautizada en Cartago, el 3 de noviembre de 1847)

 

Familia Chaves Miranda o Leandro Miranda (Cartago)

Primera generación

Miguel de Jesús Leandro [también conocido como Miguel de Jesús Chaves, en 1780 y 1782](35), mestizo, “hijo de padres no conocido”, casó en la ciudad de Cartago, el 24 de mayo de 1780, con Juana Ramona Miranda, mestiza, hija legítima de Francisco Antonio Miranda y Clara Josefa Alvarado. Juana Ramona contrajo segundas nupcias en la misma ciudad, el 25 de mayo de 1790, con Antonio Joaquín Calderón.

HIJA:

•María del Espíritu Santo Chaves Miranda (bautizada en Cartago, el 5 de noviembre de 1782)

 

Familia Leandro Salas (Cartago)

Primera generación

Antonio de la Cruz Leandro, mestizo, “hijo de padres no conocido”, casó en la ciudad de Cartago, el 23 de enero de 1782, con María Manuela Josefa Salas, mestiza, viuda de Lorenzo Ruiz.

HIJOS:

•José Manuel Leandro Salas (bautizado en Cartago, el 14 de marzo de 1782)

•María Tiburcia Leandro Salas (bautizada en Cartago, el 14 de marzo de 1783)

•José de la Ascensión Leandro Salas (bautizado en Cartago, el 5 de mayo de 1785) casó con María Mora.

•María Josefa Leandro Salas (bautizada en Cartago, el 25 de octubre de 1787) casó con José Francisco Soto.

Segunda generación

Familia Leandro Mora (Cartago)

José de la Ascención Leandro Salas [también citado como José de la Concepción Leandro] casó en la ciudad de Cartago, el 13 de febrero de 1805, con María Sención Mora Redondo, mestiza, hija legítima de Bernabé Mora y Micaela Redondo.

HIJOS:

•María de los Angeles Leandro Mora (bautizada en Cartago, el 5 de abril de 1806)

•José Yanuario Leandro Mora (bautizado en Cartago, el 19 de setiembre de 1807)

•Atanasio de la Cruz Leandro Mora (bautizado en Cartago, el 3 de mayo de 1809)

•Ramón Ricardo Leandro Mora (bautizado en Cartago, el 3 de abril de 1810)

•Antonio Ubaldo Leandro Mora (bautizado en Cartago, el 29 de mayo de 1811)

•Antonia Manuela Joaquina Leandro Mora (bautizada en Cartago, el 13 de junio de 1814)

•María Antonia Leandro Mora casó en la ciudad de Cartago, el 5 de febrero de 1840, con Pascual Solano.

 

Familia Leandro Amador (San José)

Primera generación

Bartolo Leandro casó hacia 1782 con Teresa Amador [también citada como María Teresa Sáenz, en 1786 y 1789]

HIJOS:

•Josefa Micaela Leandro Amador (bautizada en la villa de San José, el 15 de enero de 1783)

•Josefa Petronila Leandro Sáenz, mulata, (bautizada en la villa de San José, el 21 de enero de 1786)

•Jerónimo María de los Angeles Leandro Amador (bautizado en la villa de San José, el 2 de octubre de 1787)

•Angel Leandro Sáenz, mulato, (bautizado en la villa de San José, el 3 de octubre de 1789)

•José Francisco Leandro Amador (bautizado en la villa de San José, el 11 de octubre de 1796)

 

Familia Leandro Aguilar (San José)

Primera generación

Manuel José Leandro casó hacia 1787 con  Juana Aguilar.

HIJOS:

•José Onofre Leandro Aguilar, mestizo (bautizado en la villa de San José, el 28 de febrero de 1788)

•Ponciano Leandro Aguilar, mestizo (bautizado en la villa de San José, el 18 de noviembre de 1789)

•José Leandro Aguilar, mestizo (bautizado en la villa de San José, el 23 de marzo de 1795)

 

Familia Leandro Calderón (Cartago)

Primera generación

Rosa Leandro, fue madre de:

•José Fermín del Rosario Leandro casó con María Josefa Cayetana Calderón.

 

Segunda generación

José Fermín del Rosario Leandro, mestizo, casó en la ciudad de Cartago, el 23 de junio de 1802, con María Josefa Cayetana Calderón, mestiza [en 1806 citada como Cayetana Chavarría], hija legítima de Esteban Calderón y Joaquina Picado.

HIJOS:

•José de los Santos Leandro Calderón (bautizado en Cartago, el 21 de marzo de 1803)

•Manuel Ceferino Leandro Calderón (bautizado en Cartago, el 26 de agosto de 1804) casó con María Matea Obando.

•Doroteo de los Angeles Leandro Chavarría (bautizado en Cartago, el 7 de febrero de 1806) casó con María del Rosario Portugués.

•José María de los Angeles Leandro Calderón (bautizado en Cartago, el 10 de diciembre de 1807)

•Prudenciana de Jesús Leandro Calderón (bautizada en Cartago, el 30 de abril de 1809) casó en San José, el 18 de enero de 1832, con José Benítez.

•José María de la Asunción Leand ro Calderón (bautizado en Cartago, el 15 de agosto de 1811)

•Liberata de Jesús Leandro Calderón (bautizada en Cartago, el 20 de julio de 1814) casó en la misma ciudad, el 11 de julio de 1848, con José María Jiménez.

•Manuel María Leandro Calderón (bautizado en Cartago, el 10 de noviembre de 1816)

•Paula del Espíritu Santo Leandro Calderón (bautizada en Cartago, el 26 de junio de 1818)

•Micaela Lorenza Leandro Calderón (bautizada en Cartago, el 7 de setiembre de 1820)

 

Tercera generación

Familia Leandro Obando (Cartago)

Manuel Ceferino Leandro Calderón, casó en la ciudad de Cartago, el 9 de agosto de 1847, con María Matea Obando, hija de María Dolores Obando.

HIJOS:

•María Eduviges Leandro Obando (bautizada en Cartago, el 8 de enero de 1848)

•Anastasio María Leandro Obando (bautizado en Cartago, el 21 de diciembre de 1849)

 

Familia Leandro Portugués (Cartago)

Doroteo Leandro Calderón casó en Cartago, el 3 de noviembre de 1830, con María del Rosario Portugués Guevara, hija legítima de Miguel Portugués y Rafaela Guevara.

HIJOS:

 

 

Familia Leandro Granados [Chaves Granados] (Cartago)

Primera generación

Miguel Jerónimo Leandro [de Chaves (36) en], “hijo de padres no conocidos”, casó en la ciudad de Cartago, el 8 de enero de 1790, con Josefa Granados [Josefa Zeledón 1790 y 1792], hija legítima de Antonio Granados y Petronila Martínez.

HIJOS:

•María de los Santos Leandro Zeledón (bautizada en Cartago, el 2 de noviembre de 1790)

•Manuel Antonio Leandro Zeledón (bautizado en Cartago, el 28 de julio de 1792)

 

Notas

 

(1) ABAT. Fondos Antiguos, Caja N°11, fs. 193-214.

(2) Francisco de Chaves casó con María de Badilla.

Hijos:

•Teodor de Chaves (confirmado en Cartago, en 1690)

•Andrea de Chaves (confirmada en Cartago, en 1711)

•María Sebastiana de Chaves (confirmada en Cartago, en 1711)

(3) Cogerla, por “tomarle” más amor.

(4)  Esto sugiere que Esteban Leandro de Chaves no usaba calzado, como muchos de los costarricenses de la época.

(5) Firmó: Juan Masiz [rubricado].

(6) ANCR. Complementario Colonial, N°4135.

(7) En el documento: “las Sirguelas”.

(8) Firmó: Dionisio Pacheco, rubricado.

(9) Firmó: Josephe del Corral, rubricado.

(10) Firmó: Thomas Corrales, rubricado.

(11) “Currirava” en el documento.

(12) Firmó: Franco Gonzales, rubricado.

(13) Firmó: Juan de Ugalde, rubricado. Por testigos: Manuel Gonzales, rubricado; Cayetano de Sandobal, rubricado, y Franco de Ulate, rubricado.

(14) “aiga echo pagar”, en el documento.

(15) “aiga vendido”, en el documento.

(16) ABAT. Libro de Bautizos de Cartago N°5, f. 91, a. 116. Joseph Mateo, hijo legítimo de Esteban Leandro y Catalina Alfaro; madrina: Andrea Sandoval. Testigos: José Esquivel y Miguel Luna. Pbro.: José Antonio Díaz de Herrera.

(17) ABAT. Libro de Bautizos de Cartago N°6, f. 44, a. 180. Felix Esteban, “español”, hijo legítimo de Esteban Leandro y Catalina Alfaro; bautizado por Dn. José Francisco de Casasola y Córdoba con licencia de los curas; madrina: Josefa Carbonero.

(18) ABAT. Libro de Bautizos de Cartago N°6, f. 111, a. 36. Juana Micaela, hija legítima de Esteban Leandro y Catarina Alfaro. Habiéndola bautizado a necesidad el Lic. Dn. Eusebio Meléndez. Cura: José Hermenegildo de Arlegui.

(19) ABAT. Libro de Bautizos de Cartago N°6, f. 323. María Magdalena, hija legítima de Esteban Leandro y Catarina Alfaro. Madrina: Luisa de la Fuente. Cura: Manuel Gabriel de Mier Ceballos.

(20) ABAT. Libro de Bautizos de Cartago N°9, f. 124, a. 185. Juana, mestiza, hija legítima de Pablo Leandro y María Corella. Madrina: Petronila Corella. Pbro.: José Miguel de Guzmán y Echavarría.

(21)  ABAT. Libro de Bautizos de Cartago N°11, f. 69, a. 305. María de los Angeles, mestiza, hija legítima de Pablo Chaves y María Corella. Madrina: Petronila Corella. Pbro.: Dn. Juan Francisco de Ibarra, cura interino.

(22)  ABAT. Libro de Bautizos de Cartago N°11, f. 211, a. 158. Juana Josefa, hija legítima de Pablo José Leandro y Manuela María Corella. Madrina: Manuela Petronila Corella. Pbro.: Francisco Antonio Robredo, teniente de cura.

(23)  ABAT. Libro de Bautizos de Cartago N°5, f. 91, a. 116. Joseph Mateo, hijo legítimo de Estban Leandro y Catalina Alfaro; madrina: Andrea Sandoval. Testigos: José Esquivel y Miguel Luna. Pbro.: José Antonio Díaz de Herrera.

(24) ANCR. Mortual Independiente de Cartago N°691. Mortual de Emidio Leandro Chaves [sic]. Se incluye copia del testamento de Emidio Leandro Chaves, de 60 años, hijo legítimo de Pablo Chaves y Antonia Manuela Rodríguez, ya difuntos, todos labradores. Estaba enfermo pero en su sano juicio. Declara que está casado con Agapita Batista, “de oficio mujeril”, de 70 años.

Los bienes incluían una casa y solar propios en el barrio El Carmen, algunos muebles y herraminetas, algún ganado, dice deber 125 pesos en el valor de un potrero. Cita a su nieto Francisco Barahona. Menciona que Cruz Leandro Chaves le debía 17 pesos. El testamento lo otorgó ante Adriano María Bonilla, alcalde primero constitucional de Cartago, a las 6 p.m. del 27 de diciembre de 1863.

La mortual se inicia el 16 de marzo de 1864 a solicitud de Francisco Barahona, mayor de edad y agricultor, nombrado albacea por Emidio Leandro Chaves en su testamento.

Hijos:

•Juana Leandro Batista (muerta ya) casó con Joaquín Aguilar.

Hijos:

•Rafael Aguilar Leandro

•León Aguilar Leandro

•Vital Aguilar Leandro

•Manuel Aguilar Leandro

•Juana Aguilar Leandro

•Eduviges Aguilar Leandro

•María Antonia Aguilar Leandro

•Bruna Aguilar Leandro

•María Isabel Leandro Batista

•Juliana Leandro Batista

•María Brígida Leandro Batista (ya finada)

Hijos:

•Joaquín María Leandro [o Chaves]

•Juan Leandro

(25) ANCR. Mortual Independiente de Cartago N°483. Mortual de Agapita Batista García. Incluye copia del testamento en que se dice de 90 años, hija legítima de los finados Sebastián Batista y Cayetana García; se declara gravemente enferma pero en su sano juicio. Viuda de Emidio Leandro. Declara los mismo hijos que su marido [véase mortual de Emidio Leandro]. Instituyó por sus herederos a sus hijos. Pide se le den 20 pesos a su hijo adoptivo Cruz Leandro, “en recompensa de sus servicios”. Por albacea nombra a Vital Aguilar, mayor de edad, labrador y de este vecindario. El testamento lo otorgó ante José Eustaquio Ulloa, alcalde primero de Cartago, a la 1 p.m. del 26 de agosto de 1864.

La mortual se inicia el 2 de setiembre del mismo año, cuando Vital Aguilar se presenta ante el alcalde primero constitucional de Cartago para que se inicie la mortuoria. A cada hijo tocaba 24 pesos tres reales.

(26) ABAT. Libro de Matrimonios de Cartago N°12, f. 234, a. 096. Se consigna que el novio tiene 28 años y la novia 18. Testigos: José Seas y Joaquín Ortiz. Cura: Rafael del Carmen Calvo.

(27) ANCR. Mortual Independiente de Cartago N°1760. Mortual de Balbino Rivera y Balbina Leandro. En Cartago, el 12 de octubre de 1859, Alejo Leandro se presenta ante el alcalde constitucional tercero de esa ciudad, informando que por fallecimiento de los señores Balbino Rivera y Balbina Leandro, de quienes no quedó sucesión legítima ni bienes que dividir, pero sí cuatro hijos menores [de Balbina, aunque no se dice]: José María [en poder de su abuela Tiburcia Fernández], Nicolás [en poder de Alejo Leandro], María de Jesús [en poder de Tiburcia Fernández, la abuela] y Esmeralda [en poder de Dn. José María Bonilla]. Añade que los únicos bienes son un casita de media agua en un solar, una vaca con un ternero,  un novillo coyote y una yegua colorada, que todo valdrá 68 pesos cuatro reales que ponen a disposición del juez. Esa cantidad se dividió entre cada hijo lo que daba 14 pesos 7 reales, rebajados los 8 pesos y nueve reales de las costas.

(28) ANCR. Mortual Independiente de Cartago N°164, fs. 32 v. a 36. Mortual de Manuel López. Se dice que murió sin disposición testamentaria, quien dejó por única heredera a María de Jesús, de tres años, hija del difunto y de Ramona de Jesús Leandro (finada). Aunque había casado en segundas nupcias con Rita Jiménez, no había tenido hijos con ella. Se nombró por curador de la niña a su abuelo Alejo Leandro Rodríguez. Como el difunto tenía herramientas de carpintería, lo que sugiere que fue carpintero.

(29) ABAT. Fondos Antiguos, Caja N°88, f. 217-221. Expediente matrimonial de Francisco Antolino Solano [hijo de Mercedes Solano y María de los Angeles Fernández] y Antonia Leandro [hija de Tiburcio Leandro y Tiburcia Molina Fernández, sic], con quien tenía parentesco de tercero con cuarto grado de consanguinidad. La solicitud de dispensa está fechada en Cartago, 30 de marzo de 1853. Explican que el parentesco provenía de que Manuel Antonio Rodríguez [tronco común de ambos contrayentes] fue padre de Antonia Rodríguez y Micaela Rodríguez; la primera fue madre de Tiburcio Leandro y la segunda, de Apolonia Echavarría; Tiburcio Leandro era el padre de la novia [Antonia] y Apolonia era la madre de Mercedes Solano, padre del novio [Francisco Solano]. El matrimonio fue autorizado el 13 de abril de 1853.

(30) ANCR. Alcaldía Primera de Cartago, N°663. Mortual de Alejo Leandro. Alejo Leandro falleció en la ciudad de Cartago, el 16 de setiembre de 1874, murió de 70 años, recibió los santos sacramentos y estaba casado con Rafaela Zúñiga.

La mortual se inicia a solicitud de Rafaela Zúñiga y Rivera, mayor, viuda, de oficios domésticos, vecina del barrio San Nicolás, cuyo esposo, Alejo Leandro y Rodríguez ha fallecido, según consta en la certificación que presentó. Ella cita a sus hijos.

Los bienes que tenían eran un cerco en La Arenilla, un potrero en El Cuajiniquil, otro potrero en La Arenilla, la casa y un potrero en San Nicolás, 2 bueyes, un buey amarillo, tres vacas, tres terneritos.

•Josefa Leandro Zúñiga

•Aniceto Leandro Zúñiga

•Ramona Leandro Zúñiga [muerta ya 1902]

•Eduarda Leandro Zúñiga

•Leonidas Leandro Zúñiga

•Juan Espíritu Santo Leandro Zúñiga

•Teodoro Leandro Zúñiga [muerto ya en 1902]

(31) ANCR. Alcaldía Segunda de Cartago, N°1434. Mortual de Rafaela Zúñiga Rivera. Según la certificación expedida por Camilo Durán Bueno, registrador general del Estado Civil, Rafaela Zúñiga Rivera, de 74 años, viuda de Alejo Leandro, vecina de San Nicolás, murió de inflamación intestinal en su domicilio a las 8 de la noche del 28 de mayo de 1902; fue sepultada en el cementerio de Cartago y había sido hija legítima de José Antonio Zúñiga y Cayetana Rivera.

La mortual fue iniciada en Cartago, el 19 de octubre de 1907 a solicitud de Juan Espíritu [en otros documentos citada como Espíritu o Espíritu Santo] Leandro Zúñiga, soltero, vecino de San Nicolás.

Se incluye copia del testamento que certifica Telésforo Peralta Marín, secretario del Juzgado Civil de la Provincia de Cartago. El testamento fue otorgado ante Nicolás Oreamuno Ortiz, notario, y Rafaela Zúñiga y Rivera se dice viuda de Alejo Leandro Rodríguez; ya en este testamento solo cita a sus hijos Aniceto, Espíritu, Leonidas, Josefa y Eduardo, todos casados. Declara que el único bien es su casa de habitación y el solar en que está que consta de una superficie de una hectárea. Nombra por su albacea a su hijo Espíritu Leandro Zúñiga. Lo firmó en su casa de habitación a las 6 p.m. del 10 de febrero de 1902.

Véase también ANCR. Alcaldía Segunda de Cartago, N°2832. Mortual de Rafaela Zúñiga Rivera. Es continuación de la anterior pero no aporta mayores datos.

(32) ANCR. Mortual Independiente de Cartago N°164, fs. 32 v. a 36. Mortual de Manuel López. Se dice que murió sin disposición testamentaria, quien dejó por única heredera a María de Jesús, de tres años, hija del difunto y de Ramona de Jesús Leandro (finada). Aunque había casado en segundas nupcias con Rita Jiménez, no había tenido hijos con ella. Se nombró por curador de la niña a su abuelo Alejo Leandro Rodríguez. Como el difunto tenía herramientas de carpintería, lo que sugiere que fue carpintero.

(33)   Por el uso de apellidos, es muy posible que sea descendiente de Esteban Leandro de Chaves.

(34) Por el uso de apellidos, es muy posible que sea descendiente de Esteban Leandro de Chaves.

(35) Por el uso de apellidos, es muy posible que sea descendiente de Esteban Leandro de Chaves.

(36) Por el uso de apellidos, es muy posible que sea descendiente de Esteban Leandro de Chaves.

Glosario

Familias estudiadas

Ediciones anteriores


Este material tiene derechos reservados ©y no debe ser reproducido sin el permiso explícito de nacion.com 2005. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.com